«Es un san­to in­có­mo­do»

ABC - Alfa y Omega - - Mundo - Cris­ti­na Sán­chez Agui­lar

Lla­ma­ban Go­yi­to a aquel sa­cer­do­te que, cuan­do era rec­tor del se­mi­na­rio, es­cu­cha­ba ca­da día las ho­mi­lías que pro­nun­cia­ría mon­se­ñor Ro­me­ro a con­ti­nua­ción, y le da­ba su vis­to bueno. Su­ce­sor na­tu­ral de Ro­me­ro, el ines­pe­ra­do car­de­nal –fue nom­bra­do sien­do obis­po au­xi­liar de San Sal­va­dor– re­cuer­da có­mo su ami­go es un «san­to in­có­mo­do», con po­cos ami­gos en el cle­ro por ser «de­ma­sia­do exi­gen­te». «Es­ta­ría muy a gus­to con la nue­va pri­ma­ve­ra de Fran­cis­co»

Abun­dan hoy los su­pues­tos ami­gos de Ro­me­ro. Us­ted lo fue de ver­dad.

Aun­que le co­no­cí en 1957, cuan­do yo te­nía 14 años, fue en 1965 cuan­do nos hi­ci­mos ami­gos. Co­mo, efec­ti­va­men­te, abun­dan los ami­gos ín­ti­mos, men­ciono es­ta ci­ta de su dia­rio, con fecha de ma­yo de 1979: «Pro­lon­gué mi diá­lo­go con el pa­dre Ro­sa Chá­vez, lle­ván­do­lo a ce­nar y a pa­sear un ra­to en el que tu­vo él tam­bién una ex­pan­sión muy gran­de, no so­lo en su ofi­cio de rec­tor del se­mi­na­rio, sino co­mo ami­go que lo ha si­do des­de tan­to tiem­po y muy a fon­do». En su dia­rio mi nom­bre apa­re­ce cer­ca de 40 ve­ces. Yo so­lía es­cu­char sus ho­mi­lías en la rec­to­ría del se­mi­na­rio y lue­go com­par­tía con él mis va­lo­ra­cio­nes. Cuan­do es­cu­ché el fi­nal de la ho­mi­lía del 23 de mar­zo de 1980 sen­tí un gol­pe en el co­ra­zón y pen­sé: «Es su sen­ten­cia de muer­te». El pre­sen­ti­mien­to se cum­plió al día si­guien­te. Yo es­ta­ba se­gu­ro de que mo­ri­ría ase­si­na­do, pe­ro nun­ca ima­gi­né que en­tre­ga­ría su vi­da en el al­tar, a la ho­ra del ofer­to­rio.

¿Por qué ha­bía tan­to mie­do a mon­se­ñor Ro­me­ro?

Amé­ri­ca La­ti­na vi­vía en los 70 un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio y es­ta­ba na­cien­do la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción. Mu­cha gen­te de Igle­sia se in­vo­lu­cró de lleno en es­ta lu­cha; al­gu­nos in­clu­so lle­ga­ron a em­pu­ñar las ar­mas. ¿Có­mo pa­rar es­to? La res­pues­ta vino so­bre to­do de Bra­sil, con la doc­tri­na de la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, se­gún la cual to­do aquel que que­ría cam­bios era co­mu­nis­ta. Por tan­to, ha­bía que eli­mi­nar­los. A es­ta es­cue­la se apun­ta­ron los mi­li­ta­res y el Go­bierno de El Sal­va­dor que, ade­más, re­ci­bía de par­te de Es­ta­dos Uni­dos un mi­llón de dó­la­res al día «pa­ra com­ba­tir la sub­ver­sión». El prin­ci­pal sub­ver­si­vo era mon­se­ñor Ro­me­ro. Su va­len­tía, su fran­que­za y su in­clau­di­ca­ble com­pro­mi­so con la de­fen­sa de la dig­ni­dad hu­ma­na in­co­mo­da­ban a mu­chos –tam­bién a más de un obis­po y va­rios sa­cer­do­tes–.

¿Y lo era? Un suber­si­vo, di­go. Mu­chos se apro­ve­cha­ron de es­ta idea pa­ra cons­truir un mi­to po­lí­ti­co.

La Uni­ver­si­dad Don Bos­co aca­ba de pu­bli­car una investigación muy do­cu­men­ta­da so­bre un as­pec­to po­co es­tu­dia­do: Mon­se­ñor Ro­me­ro y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Allí se des­cri­be la reali­dad de los me­dios, el per­fil de mon­se­ñor co­mo co­mu­ni­ca­dor y la res­pues­ta que se dio des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de la Igle­sia a esa cam­pa­ña bru­tal de ca­lum­nias. Fue un ata­que bien or­ques­ta­do des­de la po­lí­ti­ca y los sec­to­res do­mi­nan­tes. Yo pen­sa­ba la ima­gen de Da­vid con­tra Go­liat cuan­do com­pa­ra­ba la avalancha de men­ti­ras que sus enemi­gos desata­ban du­ran­te la se­ma­na y la Mi­sa do­mi­ni­cal cuan­do el pas­tor, en la ho­mi­lía, nos de­cía qué ha­bía pa­sa­do real­men­te en el país y nos en­se­ña­ba a leer­lo con la luz del Evan­ge­lio. De he­cho, du­ran­te el pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción, co­rres­pon­dió a la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe, ba­jo la di­rec­ción del car­de­nal Rat­zin­ger, exa­mi­nar la or­to­do­xia de la pre­di­ca­ción de nues­tro bea­to. ¡Y no en­con­tra­ron na­da que olie­ra a mar­xis­mo! Mon­se­ñor to­mó co­mo guía la en­se­ñan­za de Pa­blo VI, so­bre to­do en Evan­ge­lii nun­tian­di. Su otro guía fue el car­de­nal Eduar­do Pi­ro­nio, con cu­yos ojos mon­se­ñor le­yó los do­cu­men­tos de Me­de­llín.

Guia­do por las en­se­ñan­zas de un Papa, pe­ro re­le­ga­do du­ran­te años por la Igle­sia. ¿Por qué?

Ro­me­ro es un san­to in­có­mo­do. Bas­ta leer los pro­pó­si­tos de sus retiros es­pi­ri­tua­les pa­ra dar­se cuen­ta de có­mo lu­cha­ba con­tra su ca­rác­ter hos­co, cor­tan­te y frío. Vi en pri­me­ra per­so­na có­mo en sus tiem­pos de sa­cer­do­te en la dió­ce­sis de San Mi­guel, que tam­bién era la mía, te­nía po­cos ami­gos en el cle­ro por­que era de­ma­sia­do exi­gen­te. No era un hom­bre de de me­dias tin­tas. Cum­plió a fon­do su uto­pía de Igle­sia, tal co­mo la sue­ñan los jó­ve­nes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, y la for­mu­la­ción la to­mó de los do­cu­men­tos de Me­de­llín. Aho­ra Ro­me­ro emer­ge co­mo un icono del ti­po de pas­tor que quie­re el Papa Fran­cis­co y del ti­po de Igle­sia que él sue­ña: una Igle­sia po­bre pa­ra los po­bres. ¡Có­mo han cam­bia­do las co­sas!

¿Cuál fue real­men­te el pa­pel de Juan Pa­blo II con mon­se­ñor Ro­me­ro?

Hu­bo dos mo­men­tos dis­tin­tos. Lo sé por­que me to­có ayu­dar a Ro­me­ro a pre­pa­rar va­rios do­cu­men­tos que de­bía en­viar al Va­ti­cano pa­ra de­fen­der­se de gra­ves acu­sa­cio­nes en ma­te­ria de or­to­do­xia. Co­no­ce­mos su pri­mer en­cuen­tro con el Pon­tí­fi­ce, quien le mi­ró con in­di­fe­ren­cia y le lla­mó la aten­ción por «pres­tar­se al jue­go del co­mu­nis­mo». No po­día es­pe­rar­se otra co­sa de un hom­bre que ha­bía vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de Po­lo­nia. Pe­ro el Papa pron­to com­pren­dió que su aná­li­sis no era co­rrec­to. Su vi­si­ta a la tum­ba de Ro­me­ro, en mar­zo de 1983, fue el sím­bo­lo más im­pac­tan­te de es­te cam­bio de en­fo­que. Don Es­ta­nis­lao, fiel se­cre­ta­rio del Papa, lo cuen­ta en el li­bro Una vi­da con Ka­rol. En el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do al mar­ti­rio, trans­cri­be es­tas pa­la­bras: «¿Có­mo no voy a ir a su tum­ba, si en­tre­gó su vi­da en el al­tar?».

Esa tum­ba ol­vi­da­da du­ran­te años y aho­ra cen­tro de pe­re­gri­na­ción…

Mu­chos de los que úl­ti­ma­men­te le vi­si­tan es pa­ra pe­dir­le per­dón y re­con­ci­liar­se con él.

¿Qué men­sa­je ha lan­za­do Fran­cis­co con la rá­pi­da bea­ti­fi­ca­ción y ca­no­ni­za­ción de un már­tir re­cha­za­do por mu­chos?

No re­sis­to la ten­ta­ción de vol­ver a con­tar lo que pa­só en la V Con­fe­ren­cia Ge­ne­ral del Epis­co­pa­do La­ti­noa­me­ri­cano en Apa­re­ci­da, Bra­sil, en el año 2007: un sa­cer­do­te pre­gun­tó a Fran­cis­co qué pen­sa­ba de mon­se­ñor Ro­me­ro. La res­pues­ta fue in­me­dia­ta: «Pa­ra mí es un san­to y un már­tir. Si yo fue­ra Papa, ya lo ha­bría ca­no­ni­za­do». De­bo aña­dir que Ber­go­glio no tie­ne aler­gia a la Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción. Las con­se­cuen­cias de to­mar real­men­te en se­rio la idea de la Igle­sia co­mo Pue­blo de Dios son real­men­te re­vo­lu­cio­na­rias. Es uno de los signos de la nue­va pri­ma­ve­ra que es­ta­mos vi­vien­do con Fran­cis­co. Ro­me­ro se sen­ti­ría muy a gus­to con es­ta pri­ma­ve­ra.

EFE/Ro­dri­go Su­ra

El pri­mer car­de­nal sal­va­do­re­ño, Gre­go­rio Ro­sa Chá­vez, jun­to a una ima­gen del bea­to Ro­me­ro en Ar­ca­tao

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.