«Yo so­lo he pro­cu­ra­do amar a los po­bres»

Sor Cris­ti­na Arana, Me­da­lla de Ex­tre­ma­du­ra 2018 La re­li­gio­sa, de 94 años y per­te­ne­cien­te a las Hijas de San Vi­cen­te de Paúl, se con­vir­tió «en un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos de Ba­da­joz por su bon­dad, de­li­ca­de­za en el tra­ba­jo y em­pa­tía»

ABC - Alfa y Omega - - España - Jo­sé Cal­de­re­ro de Al­de­coa @jcal­de­re­ro

Sor Cris­ti­na Arana As­ti­ga­rra­ga, de las Hijas de San Vi­cen­te de Paúl, ha re­ci­bi­do la Me­da­lla de Ex­tre­ma­du­ra 2018 jun­to al pe­rio­dis­ta de Don Be­ni­to Án­gel Sas­tre Ca­ne­las, la in­ves­ti­ga­do­ra Ma­ría Vic­to­ria Gil Ál­va­rez, la Fe­de­ra­ción Ex­tre­me­ña de Ban­das de Mú­si­ca y el Gru­po Ma­nan­tial Folk, el pin­tor Jai­me de Ja­raíz (ya fa­lle­ci­do) y el res­pon­sa­ble de la Ca­sa de Ex­tre­ma­du­ra en Se­vi­lla, Gon­za­lo Mar­tín Do­mín­guez.

La re­li­gio­sa, na­ci­da en Ver­ga­ra (Gui­púz­coa) ha­ce 94 años, se declara «agra­de­ci­da a Ex­tre­ma­du­ra», pe­ro se­gui­da­men­te di­lu­ye cual­quier mé­ri­to per­so­nal y con­vier­te a to­da su con­gre­ga­ción en la pro­ta­go­nis­ta: «Yo soy so­lo una más. El pre­mio no es pa­ra mí sino pa­ra to­das las Hijas de la Ca­ri­dad y pa­ra to­das las per­so­nas que tra­ba­jan en nues­tras obras», di­ce a Alfa y Ome­ga.

Es­ta hu­mil­dad, «jun­to a su avan­za­da edad, pro­vo­ca­ron que sor Cris­ti­na no pu­die­ra acu­dir a la ga­la en la que se le ha­ría en­tre­ga de la me­da­lla. No se sen­tía dig­na de re­co­ger­la, ella no de­ja de re­pe­tir que no ha he­cho más que cual­quie­ra de sus her­ma­nas de con­gre­ga­ción. Se sien­te co­mo un gra­ni­to de are­na den­tro de la com­pa­ñía de las Hijas de la Ca­ri­dad, pe­ro re­sul­ta que se ha con­ver­ti­do un po­co en el icono de ese ser­vi­cio», ase­gu­ra su her­ma­na de comunidad sor Ana Mar­tí­nez.

Es­te re­co­no­ci­mien­to de la Jun­ta de Ex­tra­ma­du­ra a Arana As­ti­ga­rra­ga le lle­ga por ha­ber de­di­ca­do «to­da su vi­da al cui­da­do y aten­ción de per­so­nas vul­ne­ra­bles». Sin em­bar­go, se­gún la pro­pia ver­sión de la re­li­gio­sa, ella so­lo se ha de­di­ca­do a «tra­ba­jar y a dar amor a los más po­bres».

70 años de ser­vi­cio

El pri­mer des­tino de sor Cris­ti­na en Cá­ce­res fue la comunidad que las Hijas de la Ca­ri­dad te­nían en el Hos­pi­tal de la Cruz Ro­ja en los años 40. Pos­te­rior­men­te, en 1975, cam­bió Cá­ce­res por Ba­da­joz y el Hos­pi­tal de la Cruz Ro­ja por el Hos­pi­tal Pro­vin­cial, don­de ejer­ció de en­fer­me­ra.

Sin em­bar­go, los dos co­me­ti­dos a los que la hija de la Ca­ri­dad les de­di­có más tiem­po fue a aten­der a los pre­sos y a los po­bres. La re­li­gio­sa tra­ba­jó du­ran­te 40 años, has­ta que cum­plió los 90, en la Pas­to­ral Pe­ni­ten­cia­ria de la dió­ce­sis de Mé­ri­da-Ba­da­joz. «Vi­si­ta­ba a los in­ter­nos, pro­cu­ra­ba ha­cer­les com­pa­ñía y ha­blar con ellos», afir­ma sor Cris­ti­na.

«Era un en­la­ce muy bueno en­tre los re­clu­sos y sus fa­mi­lia­res», aña­de sor Ana Mar­tí­nez. «Cuan­do al­gún re­clu­so le con­ta­ba que su madre es­ta­ba ma­la o cual­quier otra co­sa, ella iba in­me­dia­ta­men­te a ver­la. Les lle­va­ba no­ti­cias de los hi­jos pre­sos a sus pa­dres y no­ti­cias de los pa­dres a sus hi­jos pre­sos».

Co­me­dor social Vir­gen de la Aco­gi­da

Su la­bor con los más ne­ce­si­ta­dos se desa­rro­lló, tam­bién has­ta los 90 años, en el co­me­dor social Vir­gen de la Aco­gi­da. Allí, se­gún la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, se con­vir­tió «en un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos de Ba­da­joz por su bon­dad, de­li­ca­de­za en el tra­ba­jo y em­pa­tía».

En el co­me­dor, «sor Cris­ti­na pro­cu­ra­ba es­tar muy cer­ca­na a los de­más. Era muy sen­si­ble an­te las ne­ce­si­da­des de ca­da uno», ase­gu­ra Mar­tí­nez, que es la di­rec­to­ra del co­me­dor social.

To­do es­te de­rro­che de ser­vi­cio, aho­ra re­co­no­ci­do por la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra, ya era vox po­pu­li des­de ha­ce tiem­po. «Sor Cris­ti­na se ha con­ver­ti­do en el re­fe­ren­te de to­das las per­so­nas que pa­de­cen mi­se­ria, de los de­lin­cuen­tes, de los que vi­ven en la ca­lle, de las mu­je­res, de las fa­mi­lias…».

Ha­ce una se­ma­na, por ejem­plo, «apa­re­ció un se­ñor a las 21:00 ho­ras en el co­me­dor pre­gun­tan­do por ella. Yo le di­je que era muy tar­de pa­ra que sor Cris­ti­na le pu­die­ra re­ci­bir. “Dí­ga­le us­ted, por fa­vor, que ten­go mu­chas ga­nas de ver­la, que aca­bo de sa­lir de la cár­cel y que lo pri­me­ro que que­ría ha­cer era ver­la”. Le pre­gun­té si que­ría ce­nar y me di­jo que no, que te­nía fa­mi­lia, que ha­bía ve­ni­do ex­clu­si­va­men­te a ver­la a ella», re­la­ta sor Ana.

La fe­li­ci­ta­ción del ar­zo­bis­po de Mé­ri­daBa­da­joz

Pe­ro al en­cuen­tro de sor Cris­ti­na no so­lo acu­den men­di­gos o pre­si­dia­rios, tam­bién lo ha­cen obis­pos. El de la dió­ce­sis Mé­ri­da-Ba­da­joz –mon­se­ñor Cel­so Mor­ga Iru­zu­bie­ta– se acer­có has­ta la comunidad de las Hijas de San Vi­cen­te de Paúl pa­ra fe­li­ci­tar per­so­nal­men­te a la ga­lar­do­na­da.

«Me di­jo lo mis­mo que a us­ted, que ella no ha he­cho na­da, que el pre­mio es pa­ra la con­gre­ga­ción», ase­gu­ra el ar­zo­bis­po a Alfa y Ome­ga. Ade­más de su hu­mil­dad, a Mor­ga Iru­zu­bie­ta le im­pre­sio­nó «su edad, su lu­ci­dez, su tran­qui­li­dad y su sen­ti­do del hu­mor».

Pa­ra el pre­la­do, «la me­da­lla es­tá to­tal­men­te jus­ti­fi­ca­da» por­que la mon­ja, «ha te­ni­do una vi­da de­di­ca­da a los de­más». In­clu­so aho­ra que es­tá im­pe­di­da fí­si­ca­men­te, no de­ja de pen­sar en los otros y «me de­di­co a re­zar por los pre­sos, los po­bres, sa­cer­do­tes, por el Papa y los obis­pos…», con­clu­ye sor Cris­ti­na.

Ar­zo­bis­pa­do de Mé­ri­da-Ba­da­joz

El obis­po de Mé­ri­da-Ba­da­joz, mon­se­ñor Cel­so Mor­ga, vi­si­ta a sor Cris­ti­na tras la ob­ten­ción de la me­da­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.