Co­mo si un tsu­na­mi te abra­za

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Vi­cen­te Es­plu­gues* * Mi­sio­ne­ro Verbum Dei. Pa­rro­quia Ntra. Sra. de las Amé­ri­cas. Ma­drid

Ha­ce po­cas se­ma­nas que lle­gué de va­ca­cio­nes, y en muy po­co tiem­po, de la pla­ci­dez de unos días de des­can­so jun­to al mar, en fa­mi­lia, lleno de se­re­ni­dad, he pa­sa­do en la pa­rro­quia a sen­tir­me en un es­ta­do de per­ma­nen­te ago­bio, de cua­drar agen­das, de po­ner en mar­cha pro­yec­tos, de res­pon­der a pe­ti­cio­nes, de con­tac­tar con per­so­nas... Eso ha­ce que me cues­tio­ne dón­de es­tá y dón­de en­cuen­tro el ver­da­de­ro des­can­so. Sí lo bus­co en la fal­ta de ac­ti­vi­dad, en la au­sen­cia de con­flic­tos y de exi­gen­cias, lo que es­toy reivin­di­can­do es la ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da. Si lo que quie­ro es ha­cer de mi vi­da una en­tre­ga dia­ria al ser­vi­cio de la gen­te, sin de­jar es­pa­cio a la que­ja ni al des­alien­to, dan­do una res­pues­ta lle­na de gra­ti­tud al Se­ñor, res­pon­der­le de for­ma ge­ne­ro­sa a tan­to bien que re­ci­bo de Él, ten­dré que apren­der a vi­vir el afán de ca­da día co­mo Él nos en­se­ña: vi­vir la do­na­ción de la pro­pia vi­da co­mo la ofren­da agra­da­ble a Dios.

Que na­da a nues­tro al­re­de­dor nos al­te­re es muy di­fí­cil, por­que nues­tras vi­das es­tán en­vuel­tas en fra­gi­li­dad. Un diag­nós­ti­co mé­di­co, una no­ti­cia que lle­ga de los je­fes, des­qui­cia­mien­to e in­com­pren­sión con los ado­les­cen­tes, al­gún ve­cino que nos cuen­ta sus pro­ble­mas, vi­si­tar a per­so­nas ma­yo­res, el ini­cio del cur­so es­co­lar con los hi­jos... se con­vier­te en un ba­ño de rea­lis­mo que nos ha­ce es­pa­bi­lar y nos ale­ja de los pa­raí­sos ar­ti­fi­cia­les que nos cons­trui­mos.

En­con­trar en me­dio del aje­treo dia­rio la pre­sen­cia del Dios de la vi­da, es vi­vir «co­mo vien­do al In­vi­si­ble» (Heb 11, 27). Y esa es la ver­da­de­ra fuen­te de paz y ale­gría con la que po­de­mos afron­tar nues­tra exis­ten­cia. To­dos los pa­sos que da­mos en nues­tra vi­da dia­ria, nues­tros com­pro­mi­sos y res­pon­sa­bi­li­da­des familiares, la­bo­ra­les, afec­ti­vas, pas­to­ra­les, no son una ca­rre­ra de obs­tácu­los. Son la oca­sión de ha­cer de nues­tro tiem­po una his­to­ria de sal­va­ción. No po­de­mos ser «Mar­tas, Mar­tas» (cf. Lc 10,38-42), que an­da­mos ago­bia­das y fa­ti­ga­das por cual­quier co­sa. Sino apren­der a ser Ma­rías que, sen­ta­das a los pies del Se­ñor, en­con­tra­mos ca­da día la fuer­za. Ha­cer que el tsu­na­mi no nos hun­da, sino dis­fru­tar­lo co­mo el sur­fe­ro que ca­bal­ga la ola.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.