«Mi me­jor ami­ga»

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - * Ca­pe­llán del hos­pi­tal de Mé­ri­da

Me en­ca­mi­né al se­gun­do só­tano del hos­pi­tal, to­can­do el timbre pa­ra po­der ac­ce­der a la zo­na de psi­quia­tría. Fren­te al mos­tra­dor de en­fer­me­ría, sen­ta­da y con ca­ra con­tra­ria­da se en­con­tra­ba Inma, que rá­pi­da­men­te me con­tó su his­to­ria: pa­sa de los 40 años, tie­ne una ni­ña que echa de me­nos, se en­cuen­tra de­cep­cio­na­da e in­tran­qui­la y no sa­be por qué la han en­ce­rra­do aquí si ella no es­tá lo­ca.

Inma no so­lo no sa­bía por qué la ha­bían me­ti­do allí, sino que lo peor era que no sa­bía qué ha­cer las 24 ho­ras del día en aquel si­tio. Eso sí que la es­ta­ba sa­can­do de sus ca­si­llas; te­nía la sen­sa­ción de que es­ta­ba per­dien­do el tiem­po sin ha­cer na­da.

Le con­té lo que le ha­bía pa­sa­do ha­cia unos días a mi ami­go Pe­dro. Ha­bía que­da­do con una per­so­na, pe­ro se en­tre­tu­vo y lle­gó una ho­ra tar­de. No sa­bía có­mo pe­dir­le per­dón a aque­lla per­so­na, pe­ro se sor­pren­dió mu­cho cuan­do es­ta le di­jo que no se preo­cu­pa­se, que no le ha­bía he­cho per­der el tiem­po. To­do lo con­tra­rio: «He pa­sa­do una ho­ra la mar de bien, con la per­so­na que me ha­ce más fe­liz en el mun­do y con la que me­jor me lle­vo; me has da­do la po­si­bi­li­dad de de­di­car una ho­ra pa­ra mí so­li­to». Me re­cor­dó una fra­se de mi pa­dre: «El día que se mue­ra An­to­nio [así se lla­ma­ba él] se mue­re mi me­jor ami­go».

A Inma le cam­bió la ca­ra y me di­jo que era cier­to, que nun­ca ha­bía te­ni­do va­ca­cio­nes, ni tiem­po pa­ra ella. «Aho­ra que la vi­da me ha re­ga­la­do es­tos días pa­ra que pue­da to­mar las rien­das de mi vi­da y que­rer­me más a mí mis­ma, me de­di­co a en­fa­dar­me con el mun­do y a es­tar más agre­si­va con la gen­te a la que cul­po de es­tar aquí en­ce­rra­da».

Me des­pe­dí de los en­fer­mos y le di­je a la au­xi­liar que me abrie­ra la puer­ta pa­ra sa­lir, pe­ro Inma co­rrió ha­cia mí y me gri­tó que, por fa­vor, es­pe­ra­se. Se acer­có y me di­jo al oí­do: «Mu­chas gra­cias por es­cu­char­me y por tu tiem­po, no sa­bes có­mo lo ne­ce­si­ta­ba, ha si­do el me­jor tra­ta­mien­to en los tres días que lle­vo aquí, me has he­cho sen­tir de nue­vo per­so­na». Yo so­lo pu­de de­cir­le: «Tú ya eras per­so­na y de las bue­nas, aho­ra de­bes de­mos­trár­se­lo a los que te cui­dan, pa­ra que vean que es­tás bien y te pue­das ir pron­to a ca­sa».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.