El in­fierno en la tie­rra

ABC - Alfa y Omega - - Opinión - Jor­ge Cri­sa­fu­lli* Mi­sio­ne­ro sa­le­siano en Free­town (Sie­rra Leo­na)

Chen­nor. Así lo co­no­ce­mos to­dos en Don Bos­co Fam­bul. Tie­ne cuer­po de cul­tu­ris­ta: un In­creí­ble Hulk pe­ro no ver­de, sino ne­gro. Si te lo cru­zas en la ca­lle de no­che sa­les co­rrien­do por­que su pre­sen­cia in­fun­de te­mor… o te­rror. Y, sin em­bar­go, to­do en él es na­tu­ral y es­pon­tá­neo. Chen­nor es un jo­ven afri­cano con al­ma de ni­ño, con mi­ra­da trans­pa­ren­te, que no ha per­di­do su tiem­po en el gim­na­sio.

Cre­ció en las ca­lles pe­lean­do y ro­ban­do pa­ra so­bre­vi­vir has­ta que lo en­ce­rra­ron en la cár­cel dos años. Sa­lió, re­in­ci­dió y vol­vió a en­trar, pe­ro es­ta vez lo man­da­ron a una pri­sión de al­ta se­gu­ri­dad, Pa­dem­ba Road, en Free­town. Es una cár­cel cons­trui­da pa­ra 324 pre­sos don­de hoy vi­ven 2.300 y en la que cin­co ve­ces a la se­ma­na en­tran los sa­le­sia­nos y los tra­ba­ja­do­res so­cia­les de Don Bos­co Fam­bul pa­ra lle­var­les es­pe­ran­za y co­mi­da ex­tra.

Allí Chen­nor vi­vió su in­fierno en la tie­rra: una co­mi­da al día, pe­lear­se por un cu­bo de agua pa­ra ba­ñar­se, pi­ca­du­ras de in­sec­tos y mor­de­du­ras de roe­do­res, abu­sos de to­do ti­po... Una ver­da­de­ra lu­cha por la su­per­vi­ven­cia. Pen­só en qui­tar­se la vi­da, por­que has­ta un ofi­cial le di­jo que no ma­ta­ra cu­ca­ra­chas ya que sus vi­das va­lían más que la su­ya…

En la cár­cel co­no­ció a Don Bos­co y una luz de es­pe­ran­za bri­lló en me­dio del in­fierno. El día que sa­lió re­co­no­ce que fue co­mo to­car el cie­lo, aun­que no sa­bía dón­de ir. Al­guien le su­gi­rió Don Bos­co Fam­bul, don­de fi­nal­men­te le ofre­cie­ron for­mar par­te del Group Ho­me, un pro­gra­ma que ofre­ce te­cho, co­mi­da y edu­ca­ción a jó­ve­nes que no pue­den ser re­in­te­gra­dos con sus fa­mi­lias. Com­ple­tó su for­ma­ción pro­fe­sio­nal co­mo sol­da­dor y fi­nal­men­te lo con­tra­ta­mos pa­ra ayu­dar en las vi­si­tas a la pri­sión.

Cuan­do re­ci­bió su pri­mer sa­la­rio vino a mi ofi­ci­na y me lo en­tre­gó com­ple­to: «Pa­ra al­gún chi­co que lo ne­ce­si­te», me di­jo. Es­te In­creí­ble Hulk afri­cano me es­ta­ba dan­do la lec­ción de ge­ne­ro­si­dad y mi­se­ri­cor­dia más fuer­te y lin­da de mi vi­da. Su pa­sa­do de do­lor y su­fri­mien­to ad­qui­ría un sen­ti­do com­ple­ta­men­te nue­vo des­de la pers­pec­ti­va del amor y la en­tre­ga a los más vul­ne­ra­bles de nues­tra so­cie­dad.

Pa­ra Chen­nor, Dan­te se ha­bía equi­vo­ca­do al es­cri­bir: «Vo­so­tros los que en­tráis, de­jad to­da es­pe­ran­za», al me­nos pa­ra los in­fier­nos que crea­mos aquí en la tie­rra. No im­por­ta cuán gran­de sea tu in­fierno, tu do­lor y tu su­fri­mien­to. Cuan­do te de­ci­des a dar, a amar y a ser­vir, fi­nal­men­te des­cu­bres que to­do ad­quie­re sen­ti­do.

Jor­ge Cri­sa­fu­lli

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.