El me­jor acuer­do po­si­ble

El acuer­do de la San­ta Se­de con Chi­na evi­ta, de en­tra­da, que se per­si­ga a los ca­tó­li­cos

ABC - Alfa y Omega - - Editoriales -

Apo­cos días de que el Pa­pa ca­no­ni­ce a Ós­car Ro­me­ro –un obis­po li­bre que al­za la voz fren­te a las in­jus­ti­cias y plan­tar­le ca­ra al po­der–, la San­ta Se­de ha fir­ma­do un acuer­do con el Go­bierno de Chi­na pa­ra normalizar la pre­sen­cia de la Igle­sia en es­te país. Era pre­vi­si­ble que sur­gie­ran vo­ces acu­san­do al Va­ti­cano de trai­cio­nar a quie­nes han pa­ga­do su fi­de­li­dad al Pa­pa con la cár­cel o el mar­ti­rio. Su­ce­dió con la Ost­po­li­tik de Juan XXIII y Pa­blo VI, o más re­cien­te­men­te con el acer­ca­mien­to des­de Juan Pa­blo II a la Cu­ba co­mu­nis­ta. In­va­ria­ble­men­te, en el mo­men­to en que se dan unas mí­ni­mas cir­cuns­tan­cias, ter­mi­na im­po­nién­do­se en Ro­ma la lí­nea del rea­lis­mo, con el ob­je­ti­vo de ga­nar pa­ra las co­mu­ni­da­des lo­ca­les es­pa­cios de li­ber­tad y unas mí­ni­mas ga­ran­tías de se­gu­ri­dad per­so­nal. En el ca­so chino, se po­ne ade­más fin a una do­lo­ro­sa di­vi­sión en­tre la Igle­sia ofi­cial (la con­tro­la­da por el ré­gi­men co­mu­nis­ta) y la clan­des­ti­na, cul­mi­nan­do el tra­ba­jo­so acer­ca­mien­to ini­cia­do por Benedicto XVI, gra­cias al cual esas di­fe­ren­cias son de he­cho a me­nu­do más no­mi­na­les que reales. En ade­lan­te, ya sí ofi­cial­men­te, ha­brá una so­la Igle­sia ca­tó­li­ca en Chi­na, y to­dos sus obis­pos es­ta­rán en co­mu­nión con el Pa­pa. A cam­bio, esos obis­pos se­rán nom­bra­dos con el be­ne­plá­ci­to del Go­bierno, co­mo en la prác­ti­ca ve­nía ya su­ce­dien­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Los tér­mi­nos con­cre­tos del acuer­do per­ma­ne­cen ocul­tos y se­rán pe­rió­di­ca­men­te re­vi­sa­dos. Lo que sí de­ja cla­ro el Va­ti­cano es que la úl­ti­ma pa­la­bra que­da­rá en ma­nos del Pa­pa, con­di­ción in­dis­pen­sa­ble a la que has­ta aho­ra Pe­kín se ne­ga­ba a ac­ce­der.

La San­ta Se­de ha re­co­no­ci­do que es­te no es el acuer­do que hu­bie­ra desea­do, pe­ro ad­vier­te de que era el me­jor acuer­do po­si­ble en es­tos mo­men­tos. De en­tra­da, se evi­ta que, en el fu­tu­ro, a los ca­tó­li­cos se les per­si­ga por su fe. ¿A cam­bio de que los obis­pos ten­gan cui­da­do de no mo­les­tar po­lí­ti­ca­men­te al Go­bierno? Na­da nue­vo ba­jo el sol. Sin ol­vi­dar que la Igle­sia ha vi­vi­do du­ran­te si­glos en sis­te­mas po­lí­ti­cos que dis­ta­ban mu­cho de ser mo­dé­li­cos. Lo de­ci­si­vo es po­der fa­ci­li­tar el en­cuen­tro per­so­nal con Je­sús, quien ya se en­car­ga­rá de sus­ci­tar las vo­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra la mi­sión en ca­da tiem­po: ca­te­quis­tas, edu­ca­do­res, go­ber­nan­tes san­tos… Y sí, se­gu­ra­men­te tam­bién al­gún pro­fe­ta in­có­mo­do co­mo Ro­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.