Ví­tor Te­re­sa: una gran ex­po­si­ción te­re­sia­na

Al­ba de Tor­mes aco­ge has­ta el pró­xi­mo 16 de di­ciem­bre una pro­pues­ta que in­vi­ta a re­con­si­de­rar la fi­gu­ra de san­ta Te­re­sa y su vi­ven­cia in­te­rior en el con­ven­to de San Juan de la Cruz

ABC - Alfa y Omega - - España - Ma­riano Ca­sas Hernández Co­mi­sa­rio de la ex­po­si­ción

Más allá de la obli­ga­ción a la que pa­re­ce so­me­ter­nos la cul­tu­ra de la efe­mé­ri­de en la que nos en­con­tra­mos in­mer­sos, la ce­le­bra­ción del I Año Ju­bi­lar Te­re­siano ha he­cho po­si­ble, con el im­pul­so de los Car­me­li­tas Des­cal­zos, el pa­tro­ci­nio de la Dipu­tación de Sa­la­man­ca y la co­la­bo­ra­ción ge­ne­ro­sa de ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas y par­ti­cu­la­res, una só­li­da pro­pues­ta ex­po­si­ti­va que in­vi­ta a re­con­si­de­rar la fi­gu­ra de san­ta Te­re­sa y su vi­ven­cia in­te­rior, en el con­ven­to de San Juan de la Cruz de Al­ba de Tor­mes. De ahí que las pri­me­ras pa­la­bras que abor­dan al vi­si­tan­te sean las de Luis Cernuda: «Es­ta­bas en Al­ba, y no la re­cor­das­te…» (Oc­nos), ver­da­de­ros ele­men­tos re­ubi­ca­do­res di­ri­gi­dos a des­mon­tar su­per­fi­cia­li­da­des.

No se tra­ta de una mues­tra al uso, sino de una pro­pues­ta es­té­ti­ca que aú­na con­ti­nen­te y con­te­ni­do, apro­xi­man­do al vi­si­tan­te el le­ga­do y la pa­la­bra (aún vi­va y per­ma­nen­te) de la re­for­ma­do­ra en diá­lo­go mu­tuo. Se­ña­la­ba fray Luis de León en la edición prin­ceps de las obras de la ma­dre Te­re­sa que la me­jor ma­ne­ra de co­no­cer­la es a tra­vés de sus hi­jas y de sus obras. Por pri­me­ra vez se abre al vi­si­tan­te el com­ple­jo del con­ven­to de los pa­dres car­me­li­tas de Al­ba, en cu­yo pri­mer pi­so se dis­tri­bu­yen las su­ce­si­vas es­tan­cias de la mues­tra. La ade­cua­ción de las obras es­co­gi­das a los es­pa­cios que ocu­pan per­mi­te en­fren­tar­las en el en­torno ade­cua­do del in­te­rior de una ca­sa dis­pues­ta y pen­sa­da pa­ra vi­vir el ca­ris­ma car­me­li­tano. No hay me­jor con­tex­tua­li­za­ción que ex­pe­ri­men­tar las obras se­lec­cio­na­das, mu­chas iné­di­tas, en la sen­ci­llez del tra­za­do de las áreas que trans­mi­ten la vi­da real del que las ha­bi­ta. Es po­si­ble re­des­cu­brir el pro­gre­so es­pi­ri­tual ha­cia la luz que se ope­ra en el tra­ba­jo in­te­rior de la clau­su­ra, apre­cia­ble fí­si­ca­men­te tras cru­zar el um­bral de la igle­sia –con una ilu­mi­na­ción muy pon­de­ra­da, don­de se pro­po­ne una mi­ra­da a la Te­re­sa in­te­rior– y des­cu­brir la cla­ri­dad que inun­da la in­ti­mi­dad del claus­tro, don­de tam­bién se re­ve­la la Te­re­sa apos­tó­li­ca y su pos­te­rior exal­ta­ción, sin ol­vi­dar la fi­gu­ra de san Juan de la Cruz. En to­do ello se vi­ve y res­pi­ra la ex­pe­rien­cia de la San­ta, una in­vi­ta­ción abier­ta a to­dos en aca­dé­mi­ca acla­ma­ción de triun­fo: ¡Ví­tor Te­re­sa!

Es­cul­tu­ra de san­ta Te­re­sa de Je­sús que abre la mues­tra en Al­ba de Tor­mes

Fo­tos: Ós­car Gar­cía Ro­drí­guez

La mues­tra es­tá per­fec­ta­men­te in­te­gra­da en el tem­plo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.