«El que no es­tá con­tra no­so­tros, es­tá a fa­vor nues­tro»

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - Da­niel A. Esco­bar Portillo De­le­ga­do epis­co­pal de Li­tur­gia ad­jun­to de Ma­drid

Nos en­con­tra­mos an­te uno de esos epi­so­dios de la vi­da del Se­ñor no do­mi­na­do pre­ci­sa­men­te por la dulzura o la fa­ci­li­dad de sus ex­pre­sio­nes. Más bien al con­tra­rio, Je­sús se mues­tra bas­tan­te exigente con quie­nes quie­ren se­guir­lo, y pre­ten­de acla­rar, en pri­mer lu­gar, que Dios se sir­ve de mu­chos mo­dos pa­ra rea­li­zar la sal­va­ción. En se­gun­do lu­gar, cen­su­ra con gran se­ve­ri­dad a quie­nes es­can­da­li­zan o a los que con­si­de­ran el pe­ca­do co­mo un mal me­nor con el que, en cier­ta ma­ne­ra, se pue­de dia­lo­gar.

Aper­tu­ra a la ac­ción de Dios

La pri­me­ra par­te del pa­sa­je que Mar­cos nos pre­sen­ta es­te do­min­go cons­ti­tu­ye un pa­ra­le­lo con la pri­me­ra lec­tu­ra de la Mi­sa, del li­bro de los Nú­me­ros. Del mis­mo mo­do que Jo­sué pi­de a Moi­sés prohi­bir a al­gu­nos pro­fe­ti­zar, Juan pre­ten­de que Je­sús im­pi­da a un exor­cis­ta echar de­mo­nios, de­bi­do a que no for­ma par­te del gru­po de sus dis­cí­pu­los más cer­ca­nos. La reac­ción de Je­sús es ta­jan­te: «No se lo im­pi­dáis». El Se­ñor sa­le al pa­so de una ac­ti­tud de fal­sa pru­den­cia, que en reali­dad sir­ve pa­ra en­mas­ca­rar los ce­los an­te el éxi­to de otros. Na­da que no ten­ga­mos la ten­ta­ción de re­pe­tir en nues­tros días, tan­to en la vi­da co­ti­dia­na co­mo tam­bién den­tro de la vi­da de la Igle­sia. Cuan­do re­cha­za­mos al que no se co­rres­pon­de con mi per­fil, al que no per­te­ne­ce a mi gru­po con­cre­to, o cuan­do en­ca­si­lla­mos sin más a las per­so­nas por te­ner es­ta o aque­lla sen­si­bi­li­dad, no so­lo te­ne­mos cor­te­dad de mi­ras o co­me­te­mos una in­jus­ti­cia des­de el pun­to de vis­ta hu­mano. Es­ta­mos yen­do con­tra el cri­te­rio del Se­ñor y po­nien­do co­to a la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to, el cual no ac­túa siem­pre con­for­me a nues­tros pro­gra­mas y pre­vi­sio­nes. To­do cuan­to de bueno y ver­da­de­ro exis­te per­te­ne­ce a Dios, pro­ven­ga de don­de pro­ven­ga.

La du­re­za con­tra el pe­ca­do

En con­tras­te con la acep­ta­ción ha­cia quien tie­ne cri­te­rios o for­mas di­ver­sas de las nues­tras pa­ra anun­ciar el Reino de Dios, Je­su­cris­to ha­bla sin mi­ra­mien­tos con­tra lo úni­co que se de­be ser in­to­le­ran­te: el pe­ca­do, que se ma­ni­fies­ta en una do­ble ver­tien­te, el pro­pio y el in­du­ci­do a otros. En los dos ca­sos des­ta­ca la du­re­za de las pa­la­bras del Se­ñor. El que es­can­da­li­za es oca­sión de pe­ca­do pa­ra los de­más. Y Je­sús in­sis­te en pro­te­ger es­pe­cial­men­te a los «pe­que­ñue­los que creen». Ba­jo es­ta ca­te­go­ría se pue­de en­glo­bar no so­lo al pe­que­ño en edad, sino tam­bién al dé­bil y al sen­ci­llo, con quie­nes el Se­ñor siem­pre se mues­tra par­ti­cu­lar­men­te cer­cano. En es­ta lí­nea, el após­tol San­tia­go lan­za tam­bién una fé­rrea con­de­na ha­cia los que han acu­mu­la­do ri­que­zas apro­ve­chán­do­se del tra­ba­jo de los de­más, con­de­nan­do y ase­si­nan­do al inocen­te. No exis­te la mí­ni­ma jus­ti­fi­ca­ción de quien cau­sa da­ño o in­du­ce al pe­ca­do a otro, es­pe­cial­men­te al pe­que­ño y al po­bre.

No son más per­mi­si­vas las pa­la­bras con las que Je­sús se re­fie­re ha­cia el pe­ca­do per­so­nal. Con las imá­ge­nes de la mano, el pie y el ojo se en­glo­ba to­do aque­llo que con­du­ce al hom­bre al mal. La mano ac­túa y eje­cu­ta; el pie di­ri­ge nues­tros mo­vi­mien­tos; y el ojo que ve es­tá co­nec­ta­do con los de­seos, tan­tas ve­ces con­tra­rios a la vo­lun­tad de Dios. En de­fi­ni­ti­va, es­ta­mos an­te un epi­so­dio trans­pa­ren­te por sus ex­pre­sio­nes y exigente en su con­te­ni­do. Es­tas pa­la­bras tie­nen la fi­na­li­dad de mos­trar­nos que el se­gui­mien­to de Je­su­cris­to no ad­mi­te me­dias tin­tas. Si se quie­re ser ver­da­de­ro dis­cí­pu­lo es pre­ci­so tra­tar de vi­vir con ra­di­ca­li­dad cuan­to él pi­de. Cier­ta­men­te, no es una ta­rea fá­cil «cor­tar­se» las ma­nos o el pie, o «sa­car­se» el ojo. Pe­ro esas imá­ge­nes, in­clu­so des­agra­da­bles por su cla­ri­dad, nos acer­can al­go a va­lo­rar el gran da­ño que nos pue­de ha­cer cuan­to nos apar­ta de Dios.

Je­sús y sus dis­cí­pu­los.

Rem­brandt. Mu­seo Tey­lers, Haar­lem (Ho­lan­da)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.