Arrai­ga­dos en la ora­ción y en la ayu­da a los de­más

El Pa­pa Fran­cis­co nos es­tá in­vi­tan­do a to­dos, y de una ma­ne­ra es­pe­cial a los jó­ve­nes, a «cons­truir con otros un mun­do más hu­mano».

ABC - Alfa y Omega - - Fe Y Vida - +Car­los Card. Oso­ro Ar­zo­bis­po de Ma­drid

Au­na se­ma­na del ini­cio del Sí­no­do de obis­pos en Ro­ma, con el tí­tu­lo Los jó­ve­nes, la fe y el dis­cer­ni­mien­to vo­ca­cio­nal, quie­ro re­cor­da­ros unas pa­la­bras del Pa­pa Fran­cis­co a los jó­ve­nes pro­nun­cia­das el 13 de enero de 2017: «He que­ri­do que us­te­des ocu­pen el cen­tro de la aten­ción por­que los lle­vo en el co­ra­zón. […] Los in­vi­to a es­cu­char la voz de Dios que re­sue­na en el co­ra­zón de ca­da uno a tra­vés del so­plo vi­tal del Es­pí­ri­tu San­to. […] Un mun­do me­jor se cons­tru­ye tam­bién gra­cias a us­te­des, que siem­pre desean cam­biar y ser ge­ne­ro­sos».

El Pa­pa Fran­cis­co nos es­tá in­vi­tan­do a to­dos, y de una ma­ne­ra es­pe­cial a los jó­ve­nes, a «cons­truir con otros un mun­do más hu­mano». ¿Có­mo ha­cer­lo? Ayu­dan­do a los jó­ve­nes a que sean arries­ga­dos pa­ra se­guir a Je­su­cris­to, que bus­quen la sa­bi­du­ría en quien la tie­ne sin en­ga­ño, vi­vien­do sin nos­tal­gias de un tiem­po pa­sa­do y ob­ser­van­do tam­bién las os­cu­ri­da­des que te­ne­mos en es­te tiem­po, las emer­gen­cias de las que tan­to nos ha­blan que tie­ne nues­tra épo­ca. Reac­cio­ne­mos, que no es bus­car o pe­dir una in­ter­ven­ción es­pec­ta­cu­lar, pe­ro sí si­tuar­nos jun­to a otros pa­ra mi­rar más allá de uno mis­mo, con la es­pe­ran­za de que pue­de sur­gir al­go me­jor.

Con­tem­pla­mos en el mun­do de los jó­ve­nes, en to­das las latitudes de la tie­rra, aun­que se den con acen­tos dis­tin­tos y de for­mas di­fe­ren­tes, de­seos, ne­ce­si­da­des, sen­si­bi­li­da­des, mo­dos de re­la­cio­nar­se con los de­más que son nue­vos. Así nos lo po­nen de ma­ni­fies­to los en­cuen­tros in­ter­na­cio­na­les de jó­ve­nes con el Pa­pa. «Con la glo­ba­li­za­ción los jó­ve­nes tien­den a ser ca­da vez más ho­mo­gé­neos en to­das las par­tes del mun­do». No obs­tan­te, en mu­chos lu­ga­res en­cuen­tran di­fi­cul­ta­des pa­ra te­ner ho­ri­zon­tes que les ha­gan to­mar op­cio­nes de vi­da: fal­ta de li­ber­tad, po­bre­za, ex­clu­sión, mi­gra­cio­nes, cre­ci­mien­to sin fa­mi­lia, aban­dono, ex­plo­ta­ción, tra­ta, es­cla­vi­tud…

En si­tua­cio­nes de cam­bio co­mo las que es­ta­mos vi­vien­do, cons­cien­tes de que es­ta­mos en una nue­va épo­ca, nos co­rres­pon­de a to­dos plan­tear los fun­da­men­tos de la vi­da. ¿Dón­de en­con­trar esos fun­da­men­tos? Me atre­vo a ha­ce­ros una pro­pues­ta, es la que os di­go en el tí­tu­lo de es­ta car­ta: «Arrai­ga­dos en la ora­ción y en la ayu­da a los de­más». ¿Qué sig­ni­fi­ca ese arrai­go y esa ayu­da? Atre­ver­nos a con­for­mar­nos in­te­rior­men­te con Cris­to, que siem­pre es­tá pre­sen­te en su Igle­sia. Una Igle­sia que irra­dia el Es­pí­ri­tu de Cris­to en to­do lo que exis­te, en la so­cie­dad, la cul­tu­ra, el uni­ver­so, ma­ni­fes­tan­do así la Be­lle­za más gran­de, sin la cual no en­tre­ga­mos ni sus­ci­ta­mos la ver­da­de­ra be­lle­za en el mun­do, pues lo más be­llo se ma­ni­fies­ta en la unión del cie­lo y la tie­rra.

¿Qué aprendizaje ten­dría­mos que ha­cer pa­ra en­con­trar ese arrai­go y sa­bi­du­ría que nos da la ora­ción y pa­ra ayu­dar a los de­más con el com­por­ta­mien­to que nos pi­de el ver­da­de­ro en­cuen­tro con el pró­ji­mo?

1. Apren­da­mos a ser y a con­vi­vir. El Se­ñor nos da y nos re­ga­la su pro­pia ora­ción, el pa­dre­nues­tro. Nos re­ga­la es­ta ma­ne­ra de ser y de con­vi­vir, sien­do y vi­vien­do co­mo hi­jos de Dios y her­ma­nos de to­dos los hom­bres. Ha­ga­mos es­te aprendizaje con Él. Pre­ci­sa­men­te por eso de­ci­mos: «fie­les a la re­co­men­da­ción de Dios nos atre­ve­mos a de­cir». En las tres pri­me­ras pe­ti­cio­nes se nos di­ce lo esen­cial, pues im­plo­ran que Dios sea to­do en to­dos: «Pa­dre Nues­tro que es­tás en el cie­lo, san­ti­fi­ca­do sea tu nom­bre, ven­ga a no­so­tros tu reino». Las si­guien­tes pe­ti­cio­nes nos plan­tean y nos re­ga­lan los me­dios y las con­di­cio­nes pa­ra co­la­bo­rar en es­te acon­te­ci­mien­to: «há­ga­se tu vo­lun­tad así en la tie­rra co­mo en el cie­lo, da­nos hoy nues­tro pan de ca­da día, per­do­na nues­tras ofen­sas así co­mo no­so­tros per­do­na­mos a los que nos ofen­den y no nos de­jes caer en la ten­ta­ción, lí­bra­nos del mal». Es­to es esen­cial, pues cuan­do se de­bi­li­tan las cer­te­zas, cuan­do se ma­ni­fies­ta una plu­ra­li­dad mo­ral a ve­ces a la car­ta, es di­fí­cil orien­tar la di­rec­ción que tie­ne que man­te­ner el ser hu­mano y se ha­ce más pre­ci­so in­cre­men­tar el des­cu­bri­mien­to de quié­nes so­mos, desa­rro­llan­do la di­men­sión tras­cen­den­te.

2. Apren­da­mos a ser pro­ta­go­nis­tas de la ayu­da a los de­más. El Se­ñor nos lo ma­ni­fies­ta en la pa­rá­bo­la del buen sa­ma­ri­tano. Le pre­gun­tan: «¿Quién es mi pró­ji­mo?» y, con su res­pues­ta, nos ha­ce ver có­mo ha de ser nues­tro pro­ta­go­nis­mo pa­ra ayu­dar a los de­más. Hom­bres cre­yen­tes pa­san al la­do de un hom­bre apa­lea­do, me­dio muer­to, pe­ro si­guen su ca­mino. So­la­men­te uno ba­ja de su ca­bal­ga­du­ra, se acer­ca a él, lo mi­ra, lo cu­ra, lo ven­da, lo to­ma en sus bra­zos, lo po­ne en su ca­bal­ga­du­ra y lo lle­va a que lo cui­den has­ta re­cu­pe­rar­se, pe­ro sin de­sen­ten­der­se de él, pues vol­ve­rá a ver­lo. Ser pro­ta­go­nis­tas su­po­ne es­ta­ble­cer víncu­los per­so­na­les con los que en­cuen­tro en mi ca­mino, ba­sa­dos en la aper­tu­ra a to­dos los hom­bres, ca­pa­ces de ex­pe­ri­men­tar en uno mis­mo los sen­ti­mien­tos de Cris­to, vien­do en to­dos al mis­mo Cris­to. Ser pro­ta­go­nis­tas en ayu­dar a los de­más su­po­ne tam­bién co­la­bo­rar en pro­yec­tos y ta­reas co­mu­nes.

3. Apren­da­mos a ha­bi­tar jun­tos en es­te mun­do. ¡Qué gran­de es asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ocu­par­nos de cu­rar to­das las he­ri­das que es­ta hu­ma­ni­dad pa­de­ce! Lo cual no quie­re de­cir que to­do el mun­do ten­ga que adop­tar una ma­ne­ra con­cre­ta de vi­vir, sino que to­dos pon­ga­mos en va­lor lo que ne­ce­si­ta­mos pa­ra vi­vir, ese amor que al­can­za la be­lle­za más gran­de en Je­su­cris­to y que tan be­lla­men­te des­cri­be el Se­ñor cuan­do nos di­ce: «Amaos los unos a los otros co­mo yo os he ama­do».

Javier Pei­ró/AVAN

Unos jó­ve­nes par­ti­ci­pan en una vi­gi­lia de ora­ción, en la ba­sí­li­ca de la Vir­gen de los Des­am­pa­ra­dos de Va­len­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.