CON LA IN­MI­GRA­CIÓN ILE­GAL NO SE JUE­GA

Las fron­te­ras de los paí­ses no son in­ven­tos gra­tui­tos. De­li­mi­tan los es­pa­cios don­de los Es­ta­dos ejer­cen sus so­be­ra­nías y don­de los ciu­da­da­nos ejer­cen sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes

ABC (Andalucía) - - EDITORIALES -

Ame­di­da que se acer­ca el des­em­bar­co de los in­mi­gran­tes res­ca­ta­dos por el bu­que Aqua­rius, el Go­bierno va ma­ti­zan­do su eu­fo­ria bue­nis­ta ini­cial y ya ad­mi­te que só­lo con­ce­de­rá la con­di­ción de re­fu­gia­do a quien la me­rez­ca y que abri­rá pro­ce­di­mien­tos de ex­pul­sión pa­ra los de­más. Tras la bue­nas in­ten­cio­nes vie­nen los pro­ble­mas y el Go­bierno in­ten­ta ple­gar el men­sa­je de la­xi­tud en­via­do a las ma­fias del trá­fi­co de mi­gran­tes. En es­te desea­ble ate­rri­za­je del Go­bierno en el sue­lo de la rea­li­dad, el mi­nis­tro del In­te­rior, Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka, no se ha re­sis­ti­do a apor­tar su con­tri­bu­ción al de­ba­te. Anun­ció el mi­nis­tro su vo­lun­tad de re­ti­rar las cu­chi­llas (con­cer­ti­nas) ins­ta­la­das en la va­lla que se­pa­ra Ceu­ta y Me­li­lla de Ma­rrue­cos. Aquel dis­po­si­ti­vo fue ins­ta­la­do por el Go­bierno de Ro­drí­guez Za­pa­te­ro an­te las con­ti­nuas ava­lan­chas de in­mi­gran­tes pro­ce­den­tes de la zo­na sub­saha­ria­na. No hay du­da de que se tra­ta de un sis­te­ma ex­tre­ma­da­men­te le­si­vo pa­ra los asal­tan­tes, pe­ro por eso mis­mo bus­ca un efec­to di­sua­so­rio y pre­ven­ti­vo. Gran­de-Mar­las­ka es­tá le­gi­ti­ma­do pa­ra reorien­tar los pro­ce­di­mien­tos del con­trol fron­te­ri­zo, pe­ro an­tes de lan­zar es­tas ideas al ca­lor de un im­pul­so per­so­nal, de­be­ría te­ner a mano el con­tex­to ge­ne­ral del pro­ble­ma mi­gra­to­rio y, prin­ci­pal­men­te, el pa­pel de­ci­si­vo que jue­ga Ma­rrue­cos des­de ha­ce años en la co­la­bo­ra­ción con Es­pa­ña.

Si se qui­tan las con­cer­ti­nas, de­be ha­ber una al­ter­na­ti­va que me­jo­re el blin­da­je de la fron­te­ra con Ma­rrue­cos. A to­da me­di­da que se su­pri­ma de­be se­guir otra nue­va que se apli­que. Ade­más, cual­quier de­ci­sión so­bre los mé­to­dos de con­trol fron­te­ri­zo de­be con­tar con el co­no­ci­mien­to de las au­to­ri­da­des ma­rro­quíes y el res­pal­do téc­ni­co de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do que es­tán so­bre el te­rreno. Ma­rrue­cos se ha eri­gi­do en un alia­do fia­ble en dos po­lí­ti­cas esen­cia­les pa­ra Es­pa­ña: la an­ti­te­rro­ris­ta y la mi­gra­to­ria, y se­ría un error des­co­nec­tar una de otra por­que el aná­li­sis de ries­gos y ame­na­zas pa­ra las de­mo­cra­cias eu­ro­peas no lo per­mi­te. Las fron­te­ras de los paí­ses no son in­ven­tos gra­tui­tos. De­li­mi­tan los es­pa­cios don­de los Es­ta­dos ejer­cen sus so­be­ra­nías y don­de los ciu­da­da­nos ejer­cen sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes. Las so­cie­da­des se ar­ti­cu­lan so­bre la acep­ta­ción de unas re­glas de con­vi­ven­cia, no siem­pre fá­ci­les de acor­dar y de re­gu­lar, que tam­bién de­ben ser res­pe­ta­das es­cru­pu­lo­sa­men­te por los in­mi­gran­tes. No bas­ta con aco­ger­los en­tre dis­cur­sos bie­nin­ten­cio­na­dos e ig­no­rar al mis­mo tiem­po las di­fi­cul­ta­des de in­te­gra­ción en los valores so­cia­les y po­lí­ti­cos del país que los aco­ge. El ca­so de las de­ce­nas de ni­ños in­mi­gran­tes sin fa­mi­lia que deam­bu­lan por Me­li­lla es un ejem­plo de las con­se­cuen­cias de sus­ti­tuir la res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca por el sen­ti­men­ta­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.