Los Reyes ce­le­bran la hue­lla de Es­pa­ña en el sur de EE.UU.

Vi­si­ta­rán Nue­va Or­leans y San An­to­nio, an­tes de re­unir­se con Do­nald Trump

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - JA­VIER ANSORENA EN­VIA­DO ES­PE­CIAL A NUE­VA OR­LEANS

Las ban­de­ras es­pa­ño­las engalanan Ca­nal Street, una de las prin­ci­pa­les ar­te­rias de Nue­va Or­leans, mien­tras los vie­jos tran­vías vie­nen y van con rit­mo can­sino por la me­dia­na. Es una ave­ni­da bu­lli­cio­sa, que es­cu­pe tu­ris­tas des­de am­bas ace­ras y mar­ca la fron­te­ra en­tre el «down­town», el cen­tro fi­nan­cie­ro y ad­mi­nis­tra­ti­vo de la ciu­dad y el French Quar­ter –el «ba­rrio fran­cés»–, su distrito más em­ble­má­ti­co, don­de la hue­lla de su pa­sa­do co­lo­nial si­gue más fres­ca.

El es­ta­dou­ni­den­se co­nec­ta de for­ma in­de­fec­ti­ble a Nue­va Or­leans con la he­ren­cia fran­ce­sa, la pre­sen­cia eu­ro­pea más ex­ten­sa has­ta la crea­ción de EE.UU., fi­na­li­za­da con la ven­ta his­tó­ri­ca de Lui­sia­na –un te­rri­to­rio en­ton­ces mu­cho ma­yor que el ac­tual es­ta­do, una an­cha fran­ja que iba de los Gran­des La­gos al Gol­fo de Mé­xi­co– a la jo­ven de­mo­cra­cia en 1804. Pe­ro el pa­sa­do de Nue­va Or­leans es más ri­co y com­ple­jo. Y tie­ne mu­cho de es­pa­ñol. Pa­ra en­con­trar­lo, ape­nas ha­ce fal­ta ras­car en las ca­lles em­ba­rra­das de su distrito his­tó­ri­co.

La he­ren­cia es­pa­ño­la aflo­ra­rá con fuer­za es­tos días con el via­je que los Reyes ha­cen al sur de EE.UU. y que tie­ne en Nue­va Or­leans su pri­me­ra pa­ra­da. Las ban­de­ras es­pa­ño­las de Ca­nal Street son un ges­to tem­po­ral de bien­ve­ni­da a Don Fe­li­pe y Do­ña Le­ti­zia, que ayer por la tar­de ate­rri­za­ron en la ciu­dad. La he­ren­cia es­pa­ño­la, sin em­bar­go, ca­la has­ta los hue­sos a Nue­va Or­leans, que es­tu­vo ba­jo con­trol es­pa­ñol cua­ren­ta años, en­tre 1763 y 1803. En ese tiem­po, dos gran­des in­cen­dios –en 1788 y 1794– de­vas­ta­ron bue­na par­te de la ciu­dad. Los es­pa­ño­les la re­cons­tru­ye­ron con un có­di­go de edi­fi­ca­ción más exi­gen­te que los ga­los, que in­cluía la co­lo­ca­ción es­tra­té­gi­ca de cor­ta­fue­gos y el uso de la­dri­llo en lu­gar de ma­de­ra.

La ca­lle de Bor­bón

El «ba­rrio fran­cés» que hoy ado­ran los tu­ris­tas es en bue­na par­te el re­sul­ta­do de esa re­cons­truc­ción, con bal­co­nes or­na­men­ta­dos de hie­rro for­ja­do y pa­tios de es­ti­lo es­pa­ñol por los que se cue­la la na­tu­ra­le­za irre­fre­na­ble del del­ta del Mi­si­si­pi. Que­dan ejem­plos de esa pre­sen­cia en edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les –los Reyes ha­rán un re­co­rri­do por ellos– y en mu­chos le­tre­ros de ca­lles, ela­bo­ra­dos con ce­rá­mi­ca de Ta­la­ve­ra de la Rei­na, que re­cuer­dan có­mo se lla­ma­ban ba­jo pre­sen­cia es­pa­ño­la: ca­lle de la Adua­na, ca­lle Real, ca­lle del Ar­se­nal de las Ur­su­li­nas… Y la ca­lle de Bor­bón, que en­raí­za a la ciu­dad con la di­nas­tía de Don Fe­li­pe. Hoy es el lu­gar más fa­mo­so y, al mis­mo tiem­po, in­fa­me de Nue­va Or­leans, un des­fi­le eterno de tu­ris­tas al­coho­li­za­dos, en­tre anun­cios de neón, mú­si­ca abru­ma­do­ra y bus­ca­vi­das. Mu­chos creen que de­be el nom­bre al «bour­bon», al whisky ori­gi­na­rio de Ken­tucky, que se des­pa­cha aquí con ge­ne­ro­si­dad (en rea­li­dad, el li­cor tam­bién to­ma su nom­bre de la Ca­sa Real de ori­gen fran­cés).

La vi­si­ta de los Reyes se de­be al 300 aniver­sa­rio de la fun­da­ción de Nue­va Or­leans, una oca­sión que Don Fe­li­pe y Do­ña Le­ti­zia uti­li­za­rán pa­ra re­for­zar las re­la­cio­nes con EE.UU. y ce­le­brar la in­fluen­cia es­pa­ño­la en el sur del país. «Es un ho­nor y un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio dar la bien­ve­ni­da al Rey Fe­li­pe VI y a la Rei­na Le­ti­zia en Nue­va Or­leans en es­te mo­men­to his­tó­ri­co», ha ase­gu­ra­do la al­cal­de­sa de la lo­ca­li­dad, LaTo­ya Cen­trell, que hoy en­tre­ga­rá las lla­ves de la ciu­dad a los Reyes.

El go­ber­na­dor de Lui­sia­na

El ac­to, y un en­cuen­tro pre­vio con el go­ber­na­dor de Lui­sia­na, John Ed­wards, se­rá el pun­to de par­ti­da de una vi­si­ta que ten­drá un fuer­te com­po­nen­te cul­tu­ral. Los Reyes vi­si­ta­rán la ex­po­si­ción «Me­mo­ria re­cu­pe­ra­da: Es­pa­ña, Nue­va Or­leans y el apo­yo a la Re­vo­lu­ción Ame­ri­ca­na», que aco­ge el Pa­la­cio del Ca­bil­do, en su día se­de del Go­bierno es­pa­ñol en la ciu­dad, y dis­fru­ta­rán de la mú­si­ca de Nue­va Or­leans, una de las cu­nas del jazz y de la mú­si­ca afro­ame­ri­ca­na.

El via­je de los Reyes con­ti­nua­rá con otro aniver­sa­rio, el de la fun­da­ción de la ciu­dad te­ja­na de San An­to­nio, que es­te año tam­bién llega a su ter­cer cen­te­na­rio. En 1718, los es­pa­ño­les em­pe­za­ron la cons­truc­ción de la ciu­dad, co­men­za­da con la Mi­sión de San An­to­nio de Va­le­ro. El com­ple­jo, co­no­ci­do co­mo The Ala­mo, fue un si­glo des­pués es­ce­na­rio de la ba­ta­lla del mis­mo nom­bre den­tro de la gue­rra en­tre Mé­xi­co y la gue­rri­lla te­ja­na, un ca­pí­tu­lo cla­ve en la for­ma­ción de Te­xas y de EE.UU.

Los Reyes es­ta­rán en San An­to­nio des­de ma­ña­na por la no­che has­ta el lu­nes por la tar­de, cuan­do par­ti­rán rum­bo a la ca­pi­tal del país pa­ra el en­cuen­tro de ma­yor pe­so po­lí­ti­co del via­je. En su pri­mer via­je al ex­tran­je­ro tras la lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez al Go­bierno de Es­pa­ña, el mar­tes ce­le­bra­rán un en­cuen­tro con Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca. La vi­si­ta a Trump se pro­du­ce en un mo­men­to ten­so pa­ra las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas en­tre EE.UU. y la Unión Eu­ro­pea. Trump apro­bó a co­mien­zos de mes nue­vos aran­ce­les a la im­por­ta­ción de ace­ro y alu­mi­nio eu­ro­peos, lo que desató la ten­sión en­tre los alia­dos, co­mo se vio la se­ma­na pa­sa­da en la cum­bre del G-7 en Ca­na­dá, des­pués de me­ses de desacuer­dos en asun­tos co­mo la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co o el acuer­do nu­clear con Irán. Los Reyes irán acom­pa­ña­dos del nue­vo mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Josep Bo­rrell.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.