El BCE re­tra­sa a di­ciem­bre el fin de las com­pras de deu­da

Drag­hi lla­ma a la cal­ma: «He­mos de ser pa­cien­tes, pru­den­tes y per­sis­ten­tes»

ABC (Andalucía) - - ECONOMÍA - ROSALÍA SÁN­CHEZ BERLÍN

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE, se es­tá es­for­zan­do en des­ac­ti­var el pro­gra­ma de es­tí­mu­los con la ma­yor cal­ma po­si­ble. Ya ha­bía en­via­do de avan­za­di­lla a va­rios miem­bros de la cú­pu­la del BCE en de­cla­ra­cio­nes que ade­lan­ta­ban que el pro­gra­ma de com­pra de deu­da ter­mi­na­ría a fi­na­les de 2018, tres me­ses des­pués de lo pre­vis­to. Los 30.000 mi­llo­nes que de­di­ca ac­tual­men­te a ello ca­da mes que­da­rán re­du­ci­dos a 15.000 mi­llo­nes has­ta di­ciem­bre. Des­pués no ha­brá más.

Du­ran­te la rue­da de pren­sa de ayer en Ri­ga, pa­ra ba­jar el ni­vel de pul­sa­cio­nes de los mer­ca­dos, se des­hi­zo en ad­je­ti­vos tran­qui­li­zan­tes. «He­mos de ser pa­cien­tes», «pru­den­tes», «per­sis­ten­tes», hil­va­na­ba uno con otro, se­ña­lan­do, ade­más de la ho­ja de ru­ta, el com­pás, el rit­mo y la ca­den­cia a los que ten­drá lu­gar es­te cam­bio de era en la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del eu­ro. Tam­bién anun­cia­ba que es­pe­ra man­te­ner los ti­pos

de in­te­rés en sus ni­ve­les ac­tua­les al me­nos has­ta el ve­rano de 2019 y, en cual­quier ca­so, tan­to tiem­po co­mo sea po­si­ble pa­ra ase­gu­rar la evo­lu­ción de la in­fla­ción has­ta su ob­je­ti­vo. Y pa­ra tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos, preo­cu­pa­dos por una po­si­ble bur­bu­ja de deu­da en los paí­ses con peor ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia, co­mo Es­pa­ña, ga­ran­ti­zó «un

am­plio gra­do de aco­mo­da­ción mo­ne­ta­ria». La ci­ta su­po­nía ade­más el es­treno co­mo vi­ce­pre­si­den­te del BCE del ex­mi­nis­tro Luis de Guin­dos, que asu­mió el car­go el pa­sa­do 1 de ju­nio. Su pro­ta­go­nis­mo, sin em­bar­go, fue mo­de­ra­do y en la rue­da de pren­sa so­lo in­ter­vino en una oca­sión pa­ra res­pon­der a una pre­gun­ta re­la­cio­na­da con un ban­co le­tón. Drag­hi, por su par­te, sí que tu­vo que res­pon­der a di­ver­sas in­quie­tu­des so­bre los úl­ti­mos y sor­pre­si­vos cam­bios de go­bierno en paí­ses del eu­ro y acla­ró que no le preo­cu­pan en ex­ce­so. «No de­be­mos dra­ma­ti­zar de­ma­sia­do so­bre los cam­bios po­lí­ti­cos. So­mos vein­ti­sie­te, hay elec­cio­nes ca­da po­co tiem­po y es ló­gi­co que ha­ya cam­bios», di­jo, sin de­jar de en­viar un men­sa­je a los par­ti­dos an­ti­eu­ro en as­cen­so, «lo úni­co que quie­ro re­cor­dar es que el eu­ro si­gue aquí, ha su­pe­ra­do du­ras cri­sis y si­gue ha­bien­do paí­ses in­tere­sa­dos en en­trar en el eu­ro, por­que es una rea­li­dad exi­to­sa e irre­ver­si­ble».

Sí mos­tró preo­cu­pa­ción por la con­vul­sión cau­sa­da por Trump. «Es­to es tan im­por­tan­te co­mo las me­di­das que es­ta­mos dis­cu­tien­do, por­que si mi­na­mos el mar­co mul­ti­la­te­ral que ha acom­pa­ña­do nues­tra exis­ten­cia des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, ba­se de la gran pros­pe­ri­dad que el mun­do ha dis­fru­ta­do des­de en­ton­ces, en­ton­ces va­mos a crear un da­ño muy gra­ve», ad­ver­tía, «ya he­mos pa­sa­do por es­to: no no­so­tros, sino nues­tros an­ces­tros, así que no hay ne­ce­si­dad de re­pe­tir la ex­pe­rien­cia». Mo­ne­ta­ria­men­te, el BCE no fue tan agre­si­vo co­mo es­pe­ra­ba el mer­ca­do, lo que de­ri­vó ayer en fuer­tes caí­das del eu­ro, subidas del bono ale­mán y la re­cu­pe­ra­ción de los par­qués. En la reunión de Ri­ga no fue­ron de­ba­ti­dos los por­me­no­res de la rein­ver­sión, pe­ro Drag­hi sí pro­me­tió que uti­li­za­rá el di­ne­ro de la ad­qui­ri­da que va­ya ven­cien­do «du­ran­te un pe­río­do pro­lon­ga­do tras el fi­nal de sus com­pras y, en to­do ca­so, du­ran­te el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio».

REUTERS

Luis de Guin­dos se es­tre­nó ayer en Ri­ga co­mo vi­ce­pre­si­den­te del BCE. En la ima­gen jun­to a Zo­ja Raz­mu­sa, Ma­rio Drag­hi y Ch­ris­ti­ne Graeff

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.