Cul­tu­ra de­tie­ne la fu­sión del Tea­tro Real con el Tea­tro de la Zar­zue­la

El nue­vo mi­nis­tro, Jo­sé Gui­rao, da­rá marcha atrás a uno de los asun­tos más can­den­tes de los úl­ti­mos me­ses y es­tu­dia­rá de­te­ni­da­men­te su so­lu­ción

ABC (Andalucía) - - CULTURA - JESÚS GAR­CÍA CALERO MA­DRID

Ha si­do una de las pri­me­ras de­ci­sio­nes co­mu­ni­ca­das por el nue­vo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te, Jo­sé Gui­rao a sus co­la­bo­ra­do­res. Na­da más ter­mi­nar el ac­to en el que re­ci­bió la car­te­ra mi­nis­te­rial de ma­nos de Mà­xim Huer­ta, el nue­vo ti­tu­lar ha re­mo­vi­do es­te asun­to can­den­te. En un pri­mer día in­ten­so, re­ci­bió a sus di­rec­to­res ge­ne­ra­les con el fin de abor­dar los asun­tos más ur­gen­tes. En­tre los que ne­ce­si­ta­ban su in­me­dia­ta in­ter­ven­ción es­tán la si­tua­ción de la SGAE y la po­lé­mi­ca fu­sión en­tre el Tea­tro Real y el Tea­tro de la Zar­zue­la, pues­ta en marcha por un Real De­cre­to pu­bli­ca­do el pa­sa­do mes de abril, que su­ma­ba los dos co­li­seos en una fun­da­ción de ca­rác­ter pú­bli­co lla­ma­da « Fun­da­ción Na­cio­nal del Tea­tro Real y el Tea­tro de la Zar­zue­la FSP (fun­da­ción de ser­vi­cio pú­bli­co)» y que te­nía pre­vis­ta su en­tra­da en vi­gor una vez apro­ba­dos los nue­vos Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, lo cual de­ja aún diez o do­ce días de mar­gen.

Los tra­ba­ja­do­res del Tea­tro de la Zar­zue­la vol­vie­ron ayer a ma­ni­fes­tar­se a las puer­tas del Mi­nis­te­rio en la Pla­za del Rey con el fin de ha­cer oír sus reivin­di­ca­cio­nes. Y, al pa­re­cer, han si­do oí­das. De he­cho, a la sa­li­da del ac­to de en­tre­ga de la car­te­ra mi­nis­te­rial, el co­ro de la Zar­zue­la can­ta­ba afi­na­da­men­te, una vez más, las reivin­di­ca­cio­nes con­tra­rias a una fu­sión pla­nea­da por el go­bierno del PP. Se­gún ha po­di­do sa­ber es­te pe­rió­di­co de fuen­tes pró­xi­mas al mi­nis­te­rio, su mú­si­ca ha lle­ga­do al des­pa­cho del mi­nis­tro Gui­rao, que hoy mis­mo ha da­do ór­de­nes de de­te­ner el pro­ce­so a pe­sar de que los tea­tros ya es­ta­ban tra­ba­jan­do co­mo una so­la en­ti­dad.

Ges­tión por se­pa­ra­do

La me­di­da abre un pe­rio­do com­pli­ca­do pa­ra vol­ver a de­li­mi­tar por se­pa­ra­do las ges­tio­nes de am­bas ins­ti­tu­cio­nes y po­ner en marcha pro­ce­sos de con­tra­ta­ción di­fe­ren­tes pa­ra los mon­ta­jes de la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Por el mo­men­to, la de­ci­sión fir­me es de­te­ner la fu­sión con el fin de es­tu­diar a fon­do sus con­se­cuen­cias. Se ha con­vo­ca­do a los sin­di­ca­tos pa­ra po­der in­for­mar­les de la de­ci­sión en las pró­xi­mas ho­ras. Se­gún pu­do com­pro­bar ABC du­ran­te los úl­ti­mos y agi­ta­dos días de cam­bios su­ce­si­vos en el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, en el en­torno po­lí­ti­co del Par­ti­do So­cia­lis­ta no exis­tía ni de le­jos la vo­lun­tad de asu­mir a cie­gas una fu­sión so­bre la que ha­bía mu­chas du­das y so­bre la que gra­vi­tan des­de ha­ce un par de me­ses las mo­vi­li­za­cio­nes in­can­sa­bles de los tra­ba­ja­do­res de la Zar­zue­la.

De­cre­to re­vo­ca­to­rio

Se­gún pu­do con­fir­mar ayer es­te pe­rió­di­co, en los más al­tos ni­ve­les de de­ci­sión del Go­bierno, in­clui­da la Vi­ce­pre­si­den­cia, la im­pre­sión de que con­ve­nía de­te­ner es­te pro­ce­so tie­ne un res­pal­do in­du­da­ble, con el fin de ana­li­zar las im­pli­ca­cio­nes del Real De­cre­to. No es po­si­ble sa­ber si la de­ten­ción de es­ta fu­sión es al­go de­fi­ni­ti­vo o su­po­ne la de­ten­ción tem­po­ral del de­cre­to y del pro­yec­to, a la es­pe­ra de ha­llar un mo­de­lo que pue­da sa­tis­fa­cer a los nue­vos res­pon­sa­bles de Cul­tu­ra. Pe­ro en cual­quie­ra de las dos hi­pó­te­sis vie­nen gran­des cam­bios, que co­men­za­rán a sus­tan­ciar­se la pró­xi­ma se­ma­na. Tal vez pa­ra en­ton­ces sea pu­bli­ca­do el de­cre­to re­vo­ca­to­rio que im­pli­ca a va­rios mi­nis­te­rios, co­mo Cul­tu­ra y Hacienda, que de­be apro­bar la vuel­ta a la es­truc­tu­ra an­te­rior, así co­mo la Vi­ce­pre­si­den­cia.

Co­mo ges­tor de am­plia ex­pe­rien­cia

en el cam­po de la cul­tu­ra, Jo­sé Gui­rao co­no­ce a la per­fec­ción las ins­ti­tu­cio­nes del sec­tor y las di­fi­cul­ta­des so­bre­ve­ni­das a am­bos tea­tros por la ur­gen­cia con la que se lle­vó a ca­bo la im­plan­ta­ción del Real De­cre­to pues­to en marcha por el an­te­rior Go­bierno. De he­cho, se­gún co­men­ta­ron fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so, al­gu­nos de los pla­zos que obli­ga a adop­tar la con­tra­ta­ción de una fun­da­ción pú­bli­ca es­ta­ban cau­san­do cier­tos que­bra­de­ros de cabeza pa­ra las ad­ju­di­ca­cio­nes por el po­co tiem­po que que­da has­ta el ini­cio de la tem­po­ra­da, en oc­tu­bre. En un Con­se­jo de Di­rec­ción de la nue­va fun­da­ción crea­da, es­tos pro­ble­mas fue­ron pues­tos so­bre la me­sa, se­gún fuen­tes con­sul­ta­das por ABC.

Se­gu­ri­da­des

Es ló­gi­co que el nue­vo ti­tu­lar de Cul­tu­ra quie­ra te­ner cer­ti­dum­bres y es­tu­diar el te­rreno de al­go que ha en­tra­do en fun­cio­na­mien­to en una épo­ca de tan­tos cam­bios. El Go­bierno sa­lien­te pu­so en marcha la fu­sión pro­me­tien­do que la ope­ra­ción no afec­ta­ría a los tra­ba­ja­do­res –ni fun­cio­na­rios ni la­bo­ra­les– y que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal era la pro­mo­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal del género lí­ri­co es­pa­ñol y la ne­ce­si­dad de apro­ve­char la pre­sen­cia di­gi­tal, la ex­pe­rien­cia de ges­tión y la cap­ta­ción de re­cur­sos del Tea­tro Real.

Des­de que se dio a co­no­cer el Real De­cre­to del pa­sa­do abril nu­me­ro­sas per­so­na­li­da­des del mun­do de la ópe­ra y el tea­tro lí­ri­co se pro­nun­cia­ron al res­pec­to. Fi­gu­ras co­mo Plá­ci­do Do­min­go ha­bla­ban con es­pe­ran­za de un pro­yec­to que po­día su­po­ner un im­pul­so im­por­tan­te pa­ra la zar­zue­la. Mu­chos otros, tal vez en ma­yor nú­me­ro, tan­to can­tan­tes co­mo di­rec­to­res y ges­to­res, mos­tra­ron gra­ves re­ser­vas an­te la for­ma en la que se dio a co­no­cer la fu­sión e hi­cie­ron lla­ma­das a la pru­den­cia.

A pe­sar de la gran po­lé­mi­ca le­van­ta­da du­ran­te la gé­ne­sis del pro­ce­so, que se di­la­tó dos me­ses más por la fal­ta de apro­ba­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do, el de­cre­to se im­pu­so y los dos tea­tros co­men­za­ron a mez­clar­se co­mo agua y acei­te de­bi­do a las dos cul­tu­ras di­fe­ren­tes de las que pro­ce­den. Aho­ra to­do que­da en es­pe­ra, de­te­ni­do, des­pués de que el nue­vo Go­bierno ha­ya da­do marcha atrás al pro­yec­to.

El PSOE no te­nía la vo­lun­tad de asu­mir a cie­gas una fu­sión so­bre la que ha­bía du­das

Los cam­bios co­mien­zan la pró­xi­ma se­ma­na, tal vez con un de­cre­to re­vo­ca­to­rio de la fu­sión

ER­NES­TO AGU­DO

Los tra­ba­ja­do­res del Tea­tro de la Zar­zue­la se ma­ni­fes­ta­ron ayer, nue­va­men­te, fren­te al Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra don­de to­ma­ba po­se­sión Gi­rao

IGNACIO GIL

Da­niel Bian­co, di­rec­tor del Tea­tro de la Zar­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.