NOS TO­MAN POR IDIO­TAS

La iz­quier­da se con­si­de­ra la pro­pie­ta­ria de la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca co­mo los in­de­pen­den­tis­tas creen po­seer la ra­dio­te­le­vi­sión ca­ta­la­na

ABC (Andalucía) - - OPINIÓN - RA­MÓN PÉ­REZ-MAURA

DÍAS atrás pu­de com­pro­bar có­mo una co­rres­pon­sal de Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la en el ex­tran­je­ro re­ci­bía una lla­ma­da en su mó­vil na­da más ter­mi­nar una cró­ni­ca trans­mi­ti­da en di­rec­to. El mo­ti­vo era una re­cri­mi­na­ción por la des­crip­ción que ha­bía he­cho de los po­lí­ti­cos so­bre los que es­ta­ba in­for­ma­do. Su in­ter­lo­cu­tor, miem­bro del co­mi­té de em­pre­sa de RTVE, exi­gía una de­fi­ni­ción más agre­si­va de un po­lí­ti­co con­ser­va­dor del que ella es­ta­ba ha­blan­do. El am­bien­te ya re­fle­ja­ba la nue­va reali­dad de la cor­po­ra­ción. La iz­quier­da se con­si­de­ra la pro­pie­ta­ria de la ra­dio­te­le­vi­sión pú­bli­ca co­mo los in­de­pen­den­tis­tas creen po­seer la ra­dio­te­le­vi­sión ca­ta­la­na. Son me­dios pú­bli­cos, pe­ro so­la­men­te de una par­te del pú­bli­co. Ayer tu­vi­mos el me­jor ejem­plo de es­to.

Pa­blo Igle­sias es­ce­ni­fi­có en di­rec­to el nom­bra­mien­to de un pe­rio­dis­ta de su con­fian­za co­mo nue­vo pre­si­den­te de Ra­dio Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. Se­gún di­jo, la per­so­na es­co­gi­da se de­bía a que «en la ne­go­cia­ción [en­tre PSOE y Po­de­mos] ha ha­bi­do una cues­tión que ha que­da­do cla­ra des­de el prin­ci­pio: TVE tie­ne que de­jar de ser un apa­ra­to de pro­pa­gan­da del par­ti­do que go­bier­ne». Y ¿quién es la per­so­na ideal pa­ra que TVE de­je de ser un «apa­ra­to de pro­pa­gan­da del par­ti­do que go­bier­ne»? Pues un pe­rio­dis­ta lla­ma­do An­drés Gil del que con­fie­so que en trein­ta años de ca­rre­ra pro­fe­sio­nal no he oí­do ha­blar nun­ca -lo que só­lo de­mues­tra cuán ajeno a la reali­dad en la que vi­vo es­toy.

Gil hi­zo el mas­ter de «El País» y tra­ba­jó en el dia­rio gra­tui­to ADN an­tes de in­cor­po­rar­se a «El­dia­rio.es», ór­gano de ex­pre­sión muy pró­xi­mo a la iz­quier­da po­de­mi­ta, don­de es su re­dac­tor je­fe de po­lí­ti­ca. ¿Su ex­pe­rien­cia en te­le­vi­sión? La de ver­la sen­ta­do en el so­fá de su ca­sa. ¿Sus co­no­ci­mien­tos pa­ra di­ri­gir un equi­po de ca­si 7.000 em­plea­dos? No se des­car­ta la po­si­bi­li­dad de que sea afi­cio­na­do a los sol­da­di­tos de plo­mo. Y en­ton­ces, ¿por qué anun­cia Pa­blo Igle­sias ese nom­bra­mien­to? ¿Nos to­man por idio­tas cuan­do nos di­cen que tie­ne que de­jar de ser un apa­ra­to de pro­pa­gan­da del Go­bierno? Evi­den­te­men­te sí. Y mien­tras te jus­ti­fi­can el nom­bra­mien­to que con­tra­di­ce su plan­tea­mien­to teó­ri­co, te van mic­cio­nan­do en la per­ne­ra del pan­ta­lón. Con gran de­lei­te. Uno de los ma­yo­res pe­ca­dos po­lí­ti­cos del PP a lo lar­go de los años de pre­si­den­cia de Aznar y Ra­joy ha si­do el de­jar to­dos los me­dios au­dio­vi­sua­les en ma­nos de la iz­quier­da. El úl­ti­mo ca­so fue el de la crea­ción de Atres­me­dia con la in­cor­po­ra­ción de «La Sex­ta» en con­tra del cri­te­rio de la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Com­pe­ten­cia. Aho­ra la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la se en­cuen­tra con to­das las te­le­vi­sio­nes ali­nea­das en la mis­ma po­si­ción ideo­ló­gi­ca y TVE con­tro­la­da por Po­de­mos. Por no ha­blar de Te­le­ma­drid, que to­da­vía no se ha re­cu­pe­ra­do del gi­ro a la iz­quier­da que le dio aque­lla fa­lli­da su­ce­so­ra de Ma­riano Ra­joy que se lla­ma Cris­ti­na Ci­fuen­tes.

Ima­gi­nen us­te­des que el PP hu­bie­ra lle­ga­do al po­der sin ga­nar unas elec­cio­nes y que hu­bie­ra co­lo­ca­do al fren­te de la ra­dio­te­le­vi­sion pú­bli­ca al je­fe de po­lí­ti­ca de un pe­que­ño dia­rio di­gi­tal de lí­nea du­ra, tan du­ra co­mo «El­dia­rio.es», pe­ro en el ex­tre­mo opues­to. Y que el nom­bra­mien­to lo hu­bie­ra anun­cia­do no el pre­si­den­te del Go­bierno, si no un alia­do cir­cuns­ta­cial, por ejem­plo el pre­si­den­te de VOX. La reac­ción de la iz­quier­da es­pa­ño­la re­que­ri­ría la re­cu­pe­ra­ción pa­ra el pe­rio­dis­mo del si­glo XXI de don Be­ni­to Pé­rez Gal­dós y su na­rra­ción de la ba­ta­lla de San Quin­tín. Pe­ro aquí no pa­sa na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.