EL ILU­MI­NA­DO

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - POR LUIS HERRERO

Si a Pe­dro Sán­chez, an­tes de re­su­ci­tar de en­tre los muer­tos, se le hu­bie­ra ocu­rri­do pos­trar­se an­te los in­de­pen­den­tis­tas con la so­lí­ci­ta pro­di­ga­li­dad que es­tá ex­hi­bien­do es­tos días, ha­ce tiem­po que los su­yos le hu­bie­ran man­da­do a ha­cer gár­ga­ras. Lo más pa­re­ci­do a lo que es­ta­mos vi­vien­do es lo que ocu­rrió du­ran­te la frus­tra­da in­ves­ti­du­ra de ha­ce dos años. Al can­di­da­to so­cia­lis­ta se le cru­zó por la ca­be­za la ten­ta­ción de pe­dir el apo­yo de los se­pa­ra­tis­tas pa­ra en­trar en La Mon­cloa y el Co­mi­té Fe­de­ral de su par­ti­do le fre­nó en se­co. En el sa­lón de ac­tos de Fe­rraz 70 aún que­dan las mar­cas de las lí­neas ro­jas que pin­ta­ron los ba­ro­nes so­cia­lis­tas en aque­lla agi­ta­da se­sión de exor­cis­mo.

Lue­go, ya en su se­gun­da vi­da co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Sán­chez pa­re­ció ha­ber en­ten­di­do el obs­ti­na­do men­sa­je que le en­via­ban las en­cues­tas, pro­gre­si­va­men­te ago­re­ras, y de­jó de co­que­tear con los se­di­cio­sos. Mu­chos vo­tan­tes es­ta­ban yén­do­se a Ciu­da­da­nos por cul­pa de la ti­bie­za de su dis­cur­so en ma­te­ria na­cio­nal. Más tar­de, cuan­do hi­zo cau­sa co­mún con Ra­joy a la ho­ra de apli­car el ar­tícu­lo 155 mu­chos creí­mos que sus ve­lei­da­des plu­ri­na­cio­na­les ha­bían que­da­do de­fi­ni­ti­va­men­te atrás. Pe­ro es­tá­ba­mos equi­vo­ca­dos.

Aho­ra, con el par­ti­do ma­nia­ta­do tras las pri­ma­rias de la re­su­rrec­ción, Sán­chez ha apro­ve­cha­do la con­jun­ción as­tral de la mo­ción de cen­su­ra y ha con­su­ma­do el pac­to de Go­bierno que le fue ve­ta­do por los su­yos en mar­zo de 2016. La úni­ca di­fe­ren­cia es que ya no hay na­die a su al­re­de­dor que pue­da pa­rar­le los pies. Eso es lo peor de to­do. No so­lo es­ta­mos en ma­nos de un ilu­mi­na­do, sino de un ilu­mi­na­do fue­ra de con­trol que se cree ca­paz, gra­cias a sus ha­bi­li­da­des hip­nó­ti­cas de co­bra dan­za­ri­na, de apear del bu­rro de la au­to­de­ter­mi­na­ción y la uni­la­te­ra­li­dad al in­de­pen­den­tis­mo ram­pan­te.

Su úni­ca ob­se­sión es que le sal­ga bien la en­tre­vis­ta con To­rra del día 9 de ju­lio. Ne­ce­si­ta que el pre­si­den­te ca­ta­lán le otor­gue las cre­den­cia­les de po­lí­ti­co dia­lo­gan­te que le ne­gó a Ra­joy. Y pa­ra con­se­guir­lo, to­do va­le. Da igual, por ejem­plo, que To­rra im­pon­ga un boi­cot al Rey en to­da Ca­ta­lu­ña. Si hay que ha­cer un vo­mi­ti­vo ejer­ci­cio de equi­dis­tan­cia en­tre el pre­si­dent boi­co­tea­dor y el Je­fe del Es­ta­do boi­co­tea­do, se ha­ce. En­tre la de­fen­sa de los sím­bo­los del Es­ta­do o el buen ro­llo con quie­nes los vi­tu­pe­ran, no hay co­lor. El pa­sa­do jue­ves vol­vió a de­mos­trar­lo.

El Rey, pa­ra es­car­nio de la dig­ni­dad de to­dos los es­pa­ño­les, tu­vo que pre­si­dir el ac­to de en­tre­ga de los pre­mios Prin­ce­sa de Gi­ro­na en un re­cin­to pri­va­do por­que las ins­ti­tu­cio­nes au­to­nó­mi­cas se ne­ga­ron a fa­ci­li­tar­le un es­pa­cio pú­bli­co. La al­cal­de­sa se ne­gó a asis­tir. Los CDR ro­dea­ron la zo­na y que­ma­ron fo­tos de Fe­li­pe VI. Y El Go­bierno, en un ges­to de gran arro­jo, so­lo con­tra­rres­tó la so­le­dad del Rey con la com­pa­ñía del mi­nis­tro as­tro­nau­ta. Al­gún ge­nio de­bió pen­sar que con un Duque era su­fi­cien­te.

Pa­ra más in­ri, du­ran­te las ho­ras pre­vias, To­rra ha­bía car­ga­do con­tra Es­pa­ña en un fes­ti­val de música folk en Washington: «Es­ta­do opre­sor», «pre­sos po­lí­ti­cos» y «con­duc­tas li­ber­ti­ci­das». La mon­ser­ga de siem­pre. El em­ba­ja­dor Mo­re­nés le pu­so en su si­tio an­te el gri­te­río his­té­ri­co de la cla­que se­pa­ra­tis­ta, que se levantó de sus asien­tos y se fue. Esa mis­ma no­che, el pre­si­dent le pi­dió a Sán­chez, a tra­vés de la pren­sa, que di­je­ra cuál de los dos dis­cur­sos le pa­re­cía más razonable. Sán­chez res­pon­dió: «No va­mos a bus­car pa­ra na­da la con­fron­ta­ción con el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña» y a con­ti­nua­ción, ni cor­to ni pe­re­zo­so, pu­so en mar­cha el me­ca­nis­mo pa­ra acer­car a los pre­sos in­de­pen­den­tis­tas a cár­ce­les ca­ta­la­nas.

Más cla­ro, el agua. El po­bre in­cau­to cree que que el in­de­pen­den­tis­mo ha pues­to pre­cio a su clau­di­ca­ción y en es­ta po­lí­ti­ca de pos­tra­ción men­di­can­te es­tá dis­pues­to a so­me­ter­se si To­rra se lo pi­de. Bueno, pues pin­cho de tor­ti­lla y ca­ña a que se lo pi­de. No im­por­ta­ría mu­cho si el ho­nor fue­ra so­lo su­yo. El pro­ble­ma es que tam­bién re­pre­sen­ta el de los de­más.

«Sin con­trol» «No so­lo es­ta­mos en ma­nos de un ilu­mi­na­do, sino de un ilu­mi­na­do fue­ra de con­trol»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.