Los so­cial­cris­tia­nos bá­va­ros re­la­jan la pre­sión so­bre Mer­kel

∑ No des­car­tan ce­rrar la fron­te­ra la se­ma­na que vie­ne a gru­pos de re­fu­gia­dos

ABC (Andalucía) - - INTERNACIONAL - R. SÁN­CHEZ CO­RRES­PON­SAL EN BER­LÍN

Mer­kel in­for­mó ayer, an­tes que a na­die, a su par­ti­do y a sus so­cios so­cial­cris­tia­nos bá­va­ros (CSU) so­bre los acuer­dos lo­gra­dos en Bru­se­las. La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta fue un des­cen­so de la pre­sión que la CSU ha ve­ni­do ejer­cien­do con­tra la can­ci­ller en las úl­ti­mas se­ma­nas, que in­cluía un ul­ti­má­tum con ame­na­za de rup­tu­ra de la coa­li­ción de go­bierno si no ob­te­nía re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. La pro­pia can­ci­ller sub­ra­yó que los «avan­ces sus­tan­cia­les res­pon­den a las de­man­das plan­tea­das por la CSU». «De­be­mos es­tar con­ten­tos por­que Eu­ro­pa va en la di­rec­ción co­rrec­ta», de­cla­ró por su par­te en una en­tre­vis­ta Hans Mi­chel­bach, miem­bro de la cúpula de la CSU. «El he­cho de que Eu­ro­pa por fin se to­me en se­rio la in­mi­gra­ción es fru­to del de­ba­te en Ale­ma­nia», fes­te­jó Ale­xan­der Do­brindt, pre­si­den­te de la CSU en Ba­vie­ra.

La di­rec­ti­va de la CSU se re­uni­rá el do­min­go pa­ra eva­luar en de­ta­lle los acuer­dos, que ni si­quie­ra ha si­do ce­rra­do en Bru­se­las, pues­to que no que­da es­ta­ble­ci­do cuán­tos re­fu­gia­dos an­te­rior­men­te re­gis­tra­dos en Fran­cia, Es­pa­ña, Po­lo­nia y Di­na­mar­ca se­rán de­vuel­tos a esos paí­ses ni a qué rit­mo ten­drán lu­gar las de­vo­lu­cio­nes. El re­sul­ta­do de la eva­lua­ción res­pon­de­rá, más que a datos con­cre­tos, a la es­tra­te­gia po­lí­ti­ca mar­ca­da por la CSU de ca­ra a las elec­cio­nes re­gio­na­les de Ba­vie­ra, en oc­tu­bre. Por eso fuen­tes del par­ti­do ade­lan­ta­ron ayer que el mi­nis­tro de In­te­rior, Horst Seeho­fer, se re­ser­va la po­si­bi­li­dad de em­pren­der al me­nos du­ran­te es­te ve­rano me­di­das uni­la­te­ra­les en las fron­te­ras na­cio­na­les ale­ma­nas, muy es­pe­cial­men­te en la fron­te­ra con Austria, lo que desem­bo­ca­ría en ac­cio­nes pa­ra­le­las del go­bierno aus­tria­co en sus fron­te­ras se­gún ha avan­za­do el eje­cu­ti­vo de Se­bas­tian Kurz. Fuen­tes de la CSU han fil­tra­do que el cie­rre de fron­te­ras ale­ma­nas a de­ter­mi­na­dos re­fu­gia­dos co­men­za­rá la se­ma­na pró­xi­ma.

«Se­rán me­di­das más que efec­ti­vas», de­fen­día ayer la can­ci­ller ale­ma­na, que se guar­da ade­más una car­ta en la manga pa­ra el muy pro­ba­ble ca­so de que Seeho­fer vuel­va a la car­ga: Ita­lia y Gre­cia tam­bién es­tán dis­pues­tas a re­ci­bir de vuel­ta a los re­fu­gia­dos re­gis­tra­dos.

La es­tra­te­gia con­tra Mer­kel, sin em­bar­go, no es­tá dan­do re­sul­ta­dos en Ba­vie­ra. En una es­ca­la de 5 a -5, Seeho­fer ob­tie­ne una po­pu­la­ri­dad de -3. Y el úl­ti­mo son­deo For­sa se­ña­la que el 43% de los bá­va­ros es­tán sa­tis­fe­cho con el tra­ba­jo de Mer­kel, cin­co pun­tos más que los otor­ga­dos al pre­si­den­te re­gio­nal so­cial­cris­tiano, Markus Sö­der.

Aguan­te La can­ci­ller es más po­pu­lar en Ba­vie­ra que el pro­pio pre­si­den­te re­gio­nal, Markus Sö­der

REUTERS

Mer­kel y Seeho­fer, du­ran­te un en­cuen­tro en Ba­vie­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.