VEN­CE­DO­RES Y PARDILLOS

El ita­liano Con­te fue el triun­fa­dor de la cum­bre eu­ro­pea de in­mi­gra­ción por­que im­pu­so la agen­da de su mi­nis­tro Salvini

ABC (Andalucía) - - INTERNACIONAL - HER­MANN TERTSCH

Cier­to que pa­ra el nue­vo pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, era la pri­me­ra cum­bre de la UE. Pe­ro tam­bién lo era pa­ra el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te. Y es­te ha sa­li­do de Bru­se­las co­mo to­do un cam­peón. Mien­tras Pe­dro Sán­chez vol­vía a Es­pa­ña co­mo pa­ga­fan­tas. La cum­bre ha es­ta­do mar­ca­da por el vér­ti­go que pro­du­ce en la Unión la ame­na­za de una in­mi­nen­te des­apa­ri­ción po­lí­ti­ca de An­ge­la Mer­kel. Se te­nía que fir­mar al­go pa­ra que la can­ci­ller pu­die­ra apla­car a los alia­dos en ca­sa. Aun­que se fir­ma­ra la na­da.

El ita­liano Con­te fue el triun­fa­dor por­que im­pu­so la agen­da de su mi­nis­tro Salvini. Ame­na­zó has­ta úl­ti­ma ho­ra con el ve­to, cons­cien­te de que Mer­kel no po­día vol­ver a ca­sa de va­cío. Con­te lo­gra­ba así un com­pro­mi­so ge­ne­ral con una po­lí­ti­ca ita­lia­na que aca­ba­ban de ta­char de ho­rro­ro­sa y xe­nó­fo­ba. Ita­lia man­ten­drá sus puer­tos ce­rra­dos a la in­mi­gra­ción. Y con­si­gue di­ne­ro pa­ra un desa­rro­llo ma­si­vo de la fuer­za cos­te­ra libia que im­pi­da la sa­li­da de los bar­cos, per­si­ga a los tra­fi­can­tes e im­pi­da a las ONG acer­car­se a aquel país afri­cano a re­co­ger a in­mi­gran­te ile­ga­les. Los acuer­dos de Dublín, se­gún los cua­les el pri­mer país de la UE en re­ci­bir a un pe­ti­cio­na­rio de asi­lo era res­pon­sa­ble del mis­mo, es­tán muer­tos. Ita­lia se sien­te le­gi­ti­ma­da a man­dar al nor­te a los que lle­guen. Las cuo­tas que pre­ten­dían la Co­mi­sión y Ale­ma­nia tam­bién es­tán muer­tas por la fir­me opo­si­ción de los cua­tro de Vi­se­gra­do y no so­lo ellos. To­dos acep­tan que la prio­ri­dad es ce­rrar la fron­te­ra ex­te­rior lo más im­permea­ble po­si­ble.

Y Sán­chez, es­te que se jac­ta de en­ga­ñar a los es­pa­ño­les ne­gán­do­les la pro­me­ti­da con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, ha si­do el gran par­di­llo de la cum­bre. A cam­bio de me­dia va­gue­dad se com­pro­me­te a acep­tar que Ale­ma­nia le de­vuel­va re­fu­gia­dos co­mo so­lo Gre­cia, dé­bil y en­tre­ga­da a Ber­lín, ha acep­ta­do. Y to­do in­di­ca que se­rán Es­pa­ña y Gre­cia quie­nes em­pie­cen por te­ner esos gran­des cam­pos de in­ter­na­mien­to (unos me­ga CIE) pa­ra in­mo­vi­li­zar a los in­mi­gran­tes. Di­cen que los pa­ga­rán en­tre to­dos. Ya ve­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.