Es­pa­ña crea la se­gun­da ma­yor zo­na ma­ri­na pro­te­gi­da del Me­di­te­rrá­neo

El Go­bierno blinda el co­rre­dor de mi­gra­ción de ce­tá­ceos en un área pró­xi­ma a la pla­ta­for­ma del Cas­tor y blo­quea las pros­pec­cio­nes de hi­dro­car­bu­ros

ABC (Andalucía) - - SOCIEDAD - GONZALO LÓ­PEZ SÁN­CHEZ

El Con­se­jo de Mi­nis­tros apro­bó ayer un Real De­cre­to por el que se de­cla­ra el co­rre­dor de mi­gra­ción de ce­tá­ceos del Me­di­te­rrá­neo co­mo Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da. La de­ci­sión, des­de su pu­bli­ca­ción en el BOE, su­po­ne apro­bar un re­gi­men de pro­tec­ción pre­ven­ti­va en un área de 46.385 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, si­mi­lar en su­per­fi­cie a la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma de Ara­gón y pró­xi­ma a la pla­ta­for­ma del Cas­tor. El área es­tá si­tua­da en­tre la cos­ta ca­ta­la­na y va­len­cia­na y el ar­chi­pié­la­go ba­lear. Su ex­ten­sión so­lo es su­pe­ra­da en el Me­di­te­rrá­neo por el san­tua­rio de Pe­la­gos, al nor­te de Cór­ce­ga, con 87.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos.

«Es una gran no­ti­cia pa­ra la con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za y pa­ra la con­ser­va­ción de los es­pa­cios ma­ri­nos», di­jo ayer la mi­nis­tra pa­ra la Tran­si­ción Eco­ló­gi­ca, Te­re­sa Ri­be­ra, en la rue­da de pren­sa pos­te­rior al Con­se­jo de Mi­nis­tros. «Con es­ta de­cla­ra­ción se po­ne fin a nue­vas pros­pec­cio­nes y a cual­quier ti­po de ac­ti­vi­dad ex­trac­ti­va de hi­dro­car­bu­ros», pro­si­guió.

Es­ta me­di­da de pro­tec­ción bus­ca­rá evi­tar el rui­do pro­vo­ca­do por las pros­pec­cio­nes, que ge­ne­ran es­ta­lli­dos ba­jo el agua pa­ra de­tec­tar bol­sas de hi­dro­car­bu­ros. Se quie­re pre­ser­var así a ca­si una decena de es­pe­cies de ce­tá­ceos, que tie­nen allí un co­rre­dor o un há­bi­tat don­de vi­vir: se tra­ta del ror­cual co­mún, ca­cha­lo­te, del­fín mu­lar, del­fín lis­ta­do, del­fín co­mún, cal­de­rón gris, cal­de­rón co­mún y zi­fio de Cu­vier, así co­mo de la tor­tu­ga bo­ba y di­ver­sas aves ma­ri­nas.

La de­cla­ra­ción del co­rre­dor co­mo Área Ma­ri­na Pro­te­gi­da im­pli­ca la anu­la­ción de más de una decena de so­li­ci­tu­des de pros­pec­ción o in­ves­ti­ga­ción de hi­dro­car­bu­ros so­li­ci­ta­dos por va­rias com­pa­ñías. Sin em­bar­go, Ri­be­ra ade­lan­tó ayer que «el Mi­nis­te­rio re­vi­sa­rá a par­tir de aho­ra las que ya es­tán en vi­gor», lo que afec­ta­ría a más pro­yec­tos.

Ayer tam­bién se de­ci­dió pro­po­ner es­te co­rre­dor pa­ra su in­clu­sión en la Lis­ta de Zo­nas Es­pe­cial­men­te Pro­te­gi­das de Im­por­tan­cia pa­ra el Me­di­te­rrá­neo (Lis­ta Zepim). Es­tas son áreas que tie­nen un es­pe­cial va­lor por al­ber­gar eco­sis­te­mas, há­bi­tats o es­pe­cies me­di­te­rrá­neas ame­na­za­das. Sin em­bar­go, no se­rá has­ta fi­na­les de 2019 cuan­do en­tra­rá en es­ta lis­ta, pues­to que es­te pa­so de­pen­de de que se ce­le­bre la reunión del Con­ve­nio de Bar­ce­lo­na, que agru­pa a los paí­ses del Me­di­te­rrá­neo.

Por en­ci­ma del ob­je­ti­vo

Con es­ta de­cla­ra­ción, la su­per­fi­cie ma­ri­na de Es­pa­ña si­tua­da ba­jo pro­tec­ción se si­túa en torno al 13%. Un por­cen­ta­je su­pe­rior al com­pro­mi­so ad­qui­ri­do con las lla­ma­das Me­tas de Ai­chi del Con­ve­nio de Na­cio­nes Uni­das so­bre Di­ver­si­dad Bio­ló­gi­ca, se­gún las cua­les pa­ra 2020 el 10% de las zo­nas ma­ri­nas y cos­te­ras de­ben es­tar pro­te­gi­das. «Es­to nos si­túa co­mo uno de los paí­ses me­di­te­rrá­neos con más su­per­fi­cie ma­ri­na pro­te-

gi­da», se­ña­ló Te­re­sa Ri­be­ra. Con­vie­ne se­ña­lar que el pro­ce­so de pro­tec­ción de es­te co­rre­dor co­men­zó en 1999, aun­que es­tu­vo blo­quea­do has­ta no­viem­bre de 2017.

Alian­za Mar Bla­va, una aso­cia­ción de ins­ti­tu­cio­nes, em­pre­sas, ONG y sin­di­ca­tos que des­de 2015 ha es­ta­do im­pli­ca­da en pro­mo­ver la pro­tec­ción del co­rre­dor de ce­tá­ceos, se mos­tró «muy sa­tis­fe­cha» con la de­ci­sión adop­ta­da ayer. «Es una de­ci­sión de mu­cha im­por­tan­cia y ha crea­do una de las áreas ma­ri­nas pro­te­gi­das más gran­des del Me­di­te­rrá­neo», ex­pli­có Car­los Bra­vo, por­ta­voz de la en­ti­dad.

Par­ques de pa­pel

Pi­lar Mar­cos, di­rec­to­ra de pro­yec­tos de Bio­di­ver­si­dad de Green­pea­ce en Es­pa­ña, di­jo que es «una muy bue­na no­ti­cia», so­bre to­do por­que «la cien­cia que re­sal­ta la im­por­tan­cia de pro­te­ger es­te co­rre­dor es muy só­li­da». Sin em­bar­go, se mos­tró pru­den­te y se­ña­ló que «lo di­fí­cil se­rá im­ple­men­tar la or­de­nan­za». Re­cor­dó que en el me­dio ma­rino hay «par­ques de pa­pel», gran­des zo­nas pro­te­gi­das de «co­lo­res vi­vos», pe­ro que en la reali­dad no cuen­tan con re­cur­sos ni pro­tec­ción efec­ti­va.

De he­cho, una vez que se in­clu­ya es­te co­rre­dor co­mo Zepim, a par­tir de 2019, el Go­bierno ten­drá tres años pa­ra ela­bo­rar un plan de ges­tión, en el que se re­gu­la­rán los usos per­mi­ti­dos en la zo­na y el es­ta­ble­ci­mien­to, por ejem­plo, de pa­si­llos si­len­cio­sos con res­tric­cio­nes de trá­fi­co na­val.

Va­ra­mien­to de ce­tá­ceos

Na­ta­cha Agui­lar de So­to, ex­per­ta en Bioa­cús­ti­ca de ce­tá­ceos de la Uni­ver­si­dad de la La­gu­na, ex­pli­có que en es­tos ani­ma­les «el sen­ti­do au­di­ti­vo es el prin­ci­pal sen­ti­do: de él de­pen­de su ali­men­ta­ción, su re­pro­duc­ción y la na­ve­ga­ción». Se­ña­ló que las prue­bas mi­li­ta­res con ex­plo­si­vos, la cons­truc­ción de puer­tos, el uso de só­na­res y, fi­nal­men­te, las pros­pec­cio­nes pe­tro­lí­fe­ras, pro­du­cen so­ni­dos muy da­ñi­nos pa­ra ellos.

«Se han re­la­cio­na­do con la mor­ta­li­dad ma­si­va de va­rias es­pe­cies». En con­cre­to, se han vin­cu­la­do ex­plo­sio­nes y pros­pec­cio­nes con va­ra­mien­tos de zi­fios y ror­cua­les. «Se asus­tan y se des­orien­tan y tra­tan de es­ca­par». Por eso, aca­ban en la pla­ya o los ror­cua­les su­fren le­sio­nes in­ter­nas, al emer­ger de­ma­sia­do rá­pi­do. Tam­bién se sos­pe­cha que el rui­do pue­de im­pe­dir que ma­chos y hem­bras se en­cuen­tren. Tal y co­mo ex­pli­có Agui­lar, pa­ra los ce­tá­ceos no es po­si­ble sen­ci­lla­men­te evi­tar zo­nas rui­do­sas. Al­gu­nos de es­tos ani­ma­les usan de por vi­da cier­tas zo­nas y ru­tas pa­ra vi­vir.

Muer­te de del­fi­nes

Las pros­pec­cio­nes han coin­ci­di­do en oca­sio­nes con el va­ra­mien­to de del­fi­nes y ba­lle­nas

Ca­cha­lo­te co­mún

Ror­cual co­mún

Tor­tu­ga bo­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.