Con­tun­den­cia con la uni­dad de Es­pa­ña y la igual­dad real

ABC abre hoy una se­rie so­bre los asun­tos que de­ben abor­dar los can­di­da­tos a pre­si­dir el Par­ti­do Po­pu­lar pa­ra con­for­mar un pro­gra­ma po­lí­ti­co que per­mi­ta ofre­cer a la so­cie­dad es­pa­ño­la una ofer­ta li­be­ral con­ser­va­do­ra pa­ra el si­glo XXI

ABC (Andalucía) - - ESPAÑA - MA­NUEL MA­RÍN

La be­li­ge­ran­cia ex­po­si­ti­va de Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña y la apli­ca­ción de un ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción «blan­do», con una con­vo­ca­to­ria pre­ma­tu­ra de elec­cio­nes ca­ta­la­nas a la que se sumó el PSOE co­mo con­di­ción inex­cu­sa­ble pa­ra apo­yar al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, han reabier­to el de­ba­te de si se ha ce­rra­do en fal­so o no el desafío in­de­pen­den­tis­ta. Con un aña­di­do: el de la di­vi­sión in­ter­na en el PP que aho­ra, con mo­ti­vo de su pro­ce­so de su­ce­sión, se es­tá po­nien­do de ma­ni­fies­to en­tre los dis­tin­tos can­di­da­tos. En con­cre­to, la de­fen­sa que ha­ce So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría de la es­tra­te­gia adop­ta­da por el Go­bierno del PP has­ta aho­ra con­tras­ta con la año­ran­za de ma­yor con­tun­den­cia le­gal que ha­bría deseado Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal y, a su vez, am­bas po­si­cio­nes son dis­cre­pan­tes de las ideas que pa­ra Ca­ta­lu­ña plan­tea­ba Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo, re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal in­clui­da.

Tam­po­co ayu­da a ce­rrar es­te de­ba­te la pre­ten­sión de Pe­dro Sán­chez de «dia­lo­gar» con el nue­vo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na, Joa­quim To­rra –de quien no cons­ta re­nun­cia al­gu­na a una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te, y sí la exi­gen­cia de la ex­car­ce­la­ción de los po­lí­ti­cos pre­sos–; o la re­cep­ti­vi­dad mos­tra­da por el PSOE a una re­for­ma del Es­ta­tu­to de au­to­no­mía vas­co que con­tem­ple un au­to­go­bierno al lí­mi­te de la Cons­ti­tu­ción, el acercamiento de pre­sos etarras a cár­ce­les vas­cas, las com­pe­ten­cias en ma­te­ria pe­ni­ten­cia­ria, la ges­tión de la Se­gu­ri­dad So­cial, la am­plia­ción del Cu­po vas­co –por más que sea un fac­tor dis­tor­sio­na­dor de la com­ple­ta igual­dad en­tre es­pa­ño­les-, o la con­cep­ción del País Vas­co co­mo «na­ción». Al­go que, por cier­to, ya que­dó sen­ten­cia­do co­mo im­po­si­ble por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal con su sen­ten­cia de 2010 so­bre la mo­di­fi­ca­ción del Es­ta­tu­to ca­ta­lán.

Uno de los ob­je­ti­vos de la de­re­cha, y así lo es­tán trans­mi­tien­do to­dos sus as­pi­ran­tes al nue­vo li­de­raz­go, es re­cu­pe­rar con con­tun­den­cia el li­de­raz­go po­lí­ti­co en lo que se re­fie­re a la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña tal y co­mo es­tá con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción, y enar­bo­lar la ban­de­ra de la igual­dad fác­ti­ca en­tre es­pa­ño­les, de mo­do que nin­gu­na au­to­no­mía dis­pon­ga de pri­vi­le­gios le­gis­la­ti­vos res­pec­to a las de­más, ni pue­dan ge­ne­rar­se agra­vios com­pa­ra­ti­vos que su­peren los lí­mi­tes de la Car­ta Mag­na. Si to­dos los es­pa­ño­les son igua­les an­te la ley, por­que así es­tá re­gu­la­do en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, de­be ser­lo y no so­lo pa­re­cer­lo.

Mas allá de la frag­men­ta­ción po­lí­ti­ca y par­la­men­ta­ria cau­sa­da por la apa­ri­ción ya ha­ce ya un lus­tro de Po­de­mos y de Ciu­da­da­nos en de­tri­men­to del bi­par­ti­dis­mo clá­si­co en­car­na­do por PP y PSOE, lo cier­to es que la arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria ha se­gui­do de­pen­dien­do de la re­pre­sen­ta­ción de los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas e in­de­pen­den­tis­tas. PDECat, ERC, Bil­du, la CUP y, muy prin­ci­pal­men­te los cin­co es­ca­ños del PNV en el Con­gre­so, lo si­guen con­di­cio­nan­do to­do. Y so­lo es po­si­ble ha­cer­lo a cam­bio de ce­sio­nes del par­ti­do go­ber­nan­te. Di­ver­sos teó­ri­cos co­mo el so­ció­lo­go Ju­lián San­ta­ma­ría, o el doc­tor en Cien­cias Po­lí­ti­ca y So­cio­lo­gía por la Com­plu­ten­se Mi­guel Án­gel Quin­ta­ni­lla, coin­ci­den en al­gu­nos de sus es­tu­dios pu­bli­ca­dos en que lo que em­pe­zó a atraer ha­cia el PP a vo­tan­tes so­cia­lis­tas mo­de­ra­dos en 2008 fue la for­ta­le­za de sus po­si­cio­nes res­pec­to a los asun­tos re­la­cio­na­dos con la cues­tión te­rri­to­rial y –en­ton­ces– con la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta. Hoy ese men­sa­je se per­ci­be más ní­ti­da­men­te en Ciu­da­da­nos que en el PP y por eso bue­na par­te del de­ba­te que abri­rá a par­tir de aho­ra el «nue­vo» PP se ba­sa­rá en la con­ve­nien­cia o no de eli­mi­nar «le­yes asi­mé­tri­cas», o in­clu­so en si pro­ce­de re­cen­tra­li­zar al­gu­nas com­pe­ten­cias ce­di­das a co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. No hay un de­ba­te pa­cí­fi­co al res­pec­to, pe­ro re­cien­tes son­deos del CIS per­ci­ben un li­ge­ro in­cre­men­to de ciu­da­da­nos des­con­ten­tos con el Es­ta­do au­to­nó­mi­co tal y co­mo es­tá con­fi­gu­ra­do. Y po­cos se atre­ven a po­ner el cas­ca­bel al ga­to so­bre cues­tio­nes que mu­chos es­pa­ño­les desea­rían, co­mo res­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca na­cio­nal de ges­tión úni­ca –o al­ta­men­te su­per­vi­sa­da– de los Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do pa­ra que la Er­tzain­tza o los Mos­sos no sean cuer­pos po­li­ti­za­dos o ins­tru­men­tos pa­ra au­men­tar la con­cien­cia­ción so­cial so­bre el se­pa­ra­tis­mo. Lo mis­mo ocu­rre con la idea de si de­be­ría ha­ber una pre­sen­cia –por mí­ni­ma que fue­ra– del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía y de la Guar­dia Ci­vil en to­das y ca­da unas de las pro­vin­cias de Es­pa­ña. O con un úni­co cri­te­rio en la edu­ca­ción de los jó­ve­nes. Por­que hoy no es así.

En es­te sen­ti­do, Án­gel Ri­ve­ro, pro­fe­sor de Pen­sa­mien­to Po­lí­ti­co de la Au­tó­no­ma de Ma­drid, es con­clu­yen­te cuan­do sos­tie­ne que «la de­re­cha de­bió ser más be­li­ge­ran­te con el desafío se­pa­ra­tis­ta ca­ta­lán», ha­ber co­mu­ni­ca­do más y me­jor su apues­ta por un 155 «blan­do» y de ape­nas tres me­ses, y eri­gir­se en «de­fen­sor sin com­ple­jos de los mi­les de ca­ta­la­nes que exi­gen el cum­pli­mien­to de la ley res­pec­to a la uti­li­za­ción del cas­te­llano en Ca­ta­lu­ña», don­de no so­lo se ocul­ta, sino que se re­pri­me la len­gua ofi­cial del Es­ta­do.

«La de­re­cha de­be in­ten­tar ampliar hoy el es­pec­tro de lo que es le­gí­ti­mo pen­sar. La de­mo­cra­cia –sos­tie­ne Gui­ller­mo Grai­ño, pro­fe­sor de Teo­ría Po­lí­ti­ca de la UFV– ha de­ja­do de ser una ar­ti­cu­la­ción del plu­ra­lis­mo pa­ra con­ver­tir­se en una for­ma de pen­sar de­ter­mi­na­da que, sin em­bar­go, no des­can­sa so­bre el con­sen­so real de la po­bla­ción. Es­to tie­ne que ser re­ver­ti­do», con­clu­ye. Es in­du­da­ble que la uni­dad de Es­pa­ña y la igual­dad co­mo prin­ci­pio uni­for­me que to­do lo de­be con­di­cio­nar en de­mo­cra­cia son dos cri­te­rios ma­yo­ri­ta­rios en nues­tra so­cie­dad, don­de a me­nu­do la mi­no­ría que gri­ta pa­re­ce te­ner más va­lor que la ma­yo­ría que ca­lla. Y pa­ra esa in­men­sa ma­yo­ría –sea pro­gre­sis­ta, con­ser­va­do­ra o mo­de­ra­da–, la uni­dad de Es­pa­ña no de­be po­ner­se en cues­tión.

Igual­dad

Ur­ge re­cu­pe­rar con con­tun­den­cia el li­de­raz­go po­lí­ti­co en la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.