EL PNV FRUS­TRA EL IN­TEN­TO DE SÁN­CHEZ DE EN­TRE­GAR RTVE A PO­DE­MOS

Des­ba­ra­ta el pac­to pa­ra po­ner de pre­si­den­te a An­drés Gil, un pe­rio­dis­ta de iz­quier­das sin ex­pe­rien­cia en el me­dio La di­rec­to­ra de «Pú­bli­co», tam­bién tan­tea­da, des­ve­la que Igle­sias le ase­gu­ró que el en­te de­pen­de­ría de su par­ti­do

ABC (Barcelona) - - PORTADA - A. RO­ME­RO/A. I. SÁN­CHEZ

Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias lle­ga­ron el pa­sa­do jue­ves a un acuer­do pa­ra pro­po­ner a un can­di­da­to a la pre­si­de­cia de Ra­dio­te­le­vi­sión Es­pa­ño­la. No fue fácil. La re­la­ción po­lí­ti­ca en­tre el PSOE y Po­de­mos y el en­ten­di­mien­to en­tre sus di­ri­gen­tes pa­san por su me­jor mo­men­to, pe­ro la te­le­vi­sión y la ra­dio pú­bli­cas les ha lle­va­do una lar­ga ne­go­cia­ción que con­clu­yó con el nom­bre de An­drés Gil, ac­tual je­fe de Po­lí­ti­ca de «el­dia­rio.es», co­mo el hom­bre que am­bas for­ma­cio­nes de­fen­de­rán pa­ra di­ri­gir el En­te. Des­de Po­de­mos, al me­nos, se de­fien­de a Gil, del que des­ta­can su «pro­fe­sio­na­li­dad» y su «am­plia ex­pe­rien­cia». Los so­cia­lis­tas ni si­quie­ra han pro­nun­cia­do su nom­bre en pú­bli­co, al me­nos de mo­men­to.

El anun­cio lo hi­zo ayer el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos du­ran­te una en­tre­vis­ta en el pro­gra­ma «Es­pe­jo Pú­bli­co». «Ha ha­bi­do acuer­do, me con­gra­tu­lo. Pa­re­ce que fi­nal­men­te el acuer­do es con An­drés Gil», ase­gu­ró Pa­blo Igle­sias. Ho­ras an­tes, ha­bían es­ta­do so­bre la me­sa nom­bres co­mo los de Ana Pardo de Vera, de «Pú­bli­co.es» o Arsenio Es­co­lar, ex­di­rec­tor de «20 mi­nu­tos». En los úl­ti­mos días Pardo ha bo­rra­do cer­ca de 22.000 tuits de su cuen­ta per­so­nal, mien­tras que Gil ha he­cho lo pro­pio con más de 14.000 men­sa­jes.

Aun­que en un prin­ci­pio, tras el anun­cio del lí­der de Po­de­mos, el can­di­da­to pa­re­cía ser el de­fi­ni­ti­vo, el PNV ha ce­rra­do, por el mo­men­to, la vía pro­pues­ta por los so­cia­lis­tas y los de Igle­sias. En es­ta oca­sión, el PSOE y Po­de­mos han lle­ga­do a un acuer­do sin con­tar con el vis­to bueno del res­to de los so­cios que po­si­bi­li­ta­ron el triunfo de la mo­ción de cen­su­ra que hi­zo pre­si­den­te a Sán­chez.

«EAJ-PNV no ha si­do con­sul­ta­do y ha co­no­ci­do el nom­bre de An­drés Gil a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es más, a An­do­ni Or­tu­zar, pre­si­den­te de EAJ-PNV, la no­ti­cia le ha sor­pren­di­do es­ta ma­ña­na cuan­do con­ce­día una en­tre­vis­ta a TVE», es­cri­bían en un co­mu­ni­ca­do los na­cio­na­lis­tas vas­cos, a los que no pa­re­ce ha­ber gus­ta­do que Po­de­mos y el PSOE ha­yan es­ta­ble­ci­do su pro­pio acuer­do sin con­tar con otros gru­pos. Por eso, en la mis­ma no­ta re­cha­za­ron dar su apo­yo a Gil, aun­que in­sis­tie­ron en no en­trar en va­lo­ra­cio­nes per­so­na­les o pro­fe­sio­na­les del can­di­da­to: «Tan­to la reac­ción de los tra­ba­ja­do­res, con los que ha po­di­do in­ter­cam­biar im­pre­sio­nes, co­mo lo tras­la­da­do por el pro­pio Co­mi­té de Em­pre­sa del En­te, uni­do a las for­mas (la fil­tra­ción sin una con­sul­ta pre­via a EAJ-PNV) han lle­va­do a que, hoy por hoy, la po­si­ción de es­te par­ti­do sea la de no apo­yar la can­di­da­tu­ra de An­drés Gil», ex­pli­ca­ron, aun­que ma­ti­za­ron que es­ta­ban «abier­tos y dis­pues­tos a ha­blar, a es­cu­char y a ser con­sul­ta­dos» an­tes de to­mar una de­ci­sión de­fi­ni­ti­va.

El pre­si­den­te del Go­bierno ha­bló ayer so­bre el pac­to con Po­de­mos des­de Bru­se­las, don­de asis­tió a su pri­mer Con­se­jo Eu­ro­peo. Sán­chez pi­dió «res­pon­sa­bi­li­dad» y «ge­ne­ro­si­dad» al res­to de par­ti­dos pa­ra lo­grar un acuer­do que le per­mi­ta cum­plir su má­xi­ma de «go­ber­nar con el Par­la­men­to y no con­tra el Par­la­men­to». «El man­da­to del Go­bierno es con­so­li­dar la re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca en nues­tro país. No me voy a se­pa­rar de es­to ni un mi­lí­me­tro. Ne­ce­si­ta­mos del con­cur­so de más gru­pos par­la­men­ta­rios. Les pi­do res­pon­sa­bi­li­dad y ge­ne­ro­si­dad pa­ra po­der lle­gar a un acuer­do».

Du­ran­te su in­ter­ven­ción, Sán­chez in­sis­tió en dos asun­tos: que los par­ti­dos tie­nen tiem­po has­ta el lu­nes pa­ra ne­go­ciar un acuer­do y que el nue­vo con­se­jo que re­sul­ta­ra del mis­mo «es pro­vi­sio­nal», da­do que el re­gla­men­to apro­ba­do por el Con­gre­so es­ta­ble­ce que la cú­pu­la de RTVE de­be aco­me­ter­se a tra­vés de un con­cur­so pú­bli­co, y no por la elec­ción de los con­se­je­ros en las Cor­tes, que es co­mo se va a pro­du­cir aho­ra. El Go­bierno apro­bó la pa­sa­da se­ma­na un Real De­cre­to Ley es­ta­ble­cien­do es­ta fór­mu­la por la «ur­gen­cia» que se des­pren­día a su jui­cio del «va­cío de po­der» que ha de­ja­do el ce­se de la an­te­rior cú­pu­la, y por­que el re­gla­men­to to­da­vía se en­cuen­tra blo­quea­do en la Cá­ma­ra Ba­ja. Des­de Po­de­mos tam­bién in­sis­ten en que la elec­ción de Gil es una «so­lu­ción tran­si­to­ria»

Un pac­to de dos

El PSOE y Po­de­mos no han con­ta­do con el PNV pa­ra ele­gir el nom­bre del can­di­da­to

«Ge­ne­ro­si­dad»

Sán­chez pi­dió «ge­ne­ro­si­dad» y «res­pon­sa­bi­li­dad» a los par­ti­dos pa­ra am­pliar el acuer­do

y que su fór­mu­la si­gue sien­do el con­cur­so pú­bli­co, a la vez que reite­ran que con es­ta vía «de ur­gen­cia» ha­brá un ór­gano de di­rec­ción que se­rá «plu­ral, pro­por­cio­nal y re­pre­sen­ta­ti­vo». Lo que no es­tá cla­ro del lla­ma­mien­to de Sán­chez pa­ra lo­grar un acuer­do es si la ne­go­cia­ción se­rá abier­ta, o si se li­mi­ta a apo­yar la can­di­da­tu­ra de An­drés Gil. Más cla­ro es­tá que la ne­ga­ti­va del PNV no es el úni­co pro­ble­ma de los so­cia­lis­tas, y es que la ce­le­ri­dad con la que el nue­vo Go­bierno es­tá tra­tan­do de con­tro­lar la re­no­va­ción del con­se­jo de RTVE pue­de aca­bar en­tre­gán­do­se­lo al PP. El por­ta­voz del Gru­po Po­pu­lar, Ra­fael Her­nan­do, avan­zó su dis­po­si­ción a pac­tar la re­no­va­ción –aun­que ma­ti­zó que en nin­gún ca­so es un apo­yo al de­cre­to– y, pa­ra ello, pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo lu­nes su ter­na de can­di­da­tos a con­se­je­ros. Ade­más, el «no» del PNV se une al que ya pro­pi­nó es­te mar­tes ERC al PSOE en ven­gan­za por­que los so­cia­lis­tas no apo­ya­ron el diá­lo­go sin con­di­cio­nes en la mo­ción que los re­pu­bli­ca­nos de­fen­die­ron en el Pleno del Con­gre­so. Se­gún fuen­tes par­la­men­ta­rias, el pre­si­den­te del Go­bierno ha en­car­ga­do a Igle­sias la ta­rea de con­ven­cer a ERC pa­ra que vo­te a fa­vor de los nom­bra­mien­tos, pe­ro aún no ha ha­bi­do avan­ces. El gru­po re­pu­bli­cano re­cla­ma la li­be­ra­ción de los pre­sos por de­li­tos po­lí­ti­cos a cam­bio de su «sí», y co­mo ges­to de bue­na vo­lun­tad el Eje­cu­ti­vo los acer­ca­rá a cár­ce­les ca­ta­la­nas. Igle­sias tie­ne que con­ven­cer a ERC de que, de mo­men­to, es un buen pre­cio.

JAI­ME GAR­CÍA

Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias en el Con­gre­so de los Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.