RTVE, EN­TRE EL RI­DÍCU­LO Y EL ES­CÁN­DA­LO

ABC (Barcelona) - - EDITORIALES -

Sán­chez tie­ne la obli­ga­ción de ex­po­ner pú­bli­ca­men­te cuá­les son los pre­cios que ha acep­ta­do pa­gar a quie­nes lo lle­va­ron a La Mon­cloa. Es una obli­ga­ción mo­ral y un de­ber éti­co del pre­si­den­te del Go­bierno

LA ca­de­na de tor­pe­zas que es­tá co­me­tien­do el Go­bierno en la re­no­va­ción de la pre­si­den­cia de RTVE ha de­ja­do al des­cu­bier­to el pac­to de aso­cia­ción en­tre Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias. El lí­der de Po­de­mos pa­re­ce el con­fe­sor del pre­si­den­te del Go­bierno, con­fe­sor in­dis­cre­to, eso sí, por­que tan­to des­ve­la que el Eje­cu­ti­vo va a acer­car a los pre­sos se­pa­ra­tis­tas a Ca­ta­lu­ña co­mo que han pac­ta­do el nom­bre del pe­rio­dis­ta An­drés Gil pa­ra pre­si­dir el en­te pú­bli­co RTVE. Es­ta úl­ti­ma de­sig­na­ción no so­lo es re­cha­za­da por bue­na par­te de los so­cios de la mo­ción de ces­nu­ra (lo que di­fi­cul­ta su con­fir­ma­ción), sino que ha si­do re­ci­bi­da con pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res de la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Y no es pa­ra me­nos que se sien­tan en­ga­ña­dos, por­que el mer­ca­deo que se traen en­tre ma­nos Sán­chez e Igle­sias con es­te or­ga­nis­mo es cual­quier co­sa me­nos una apues­ta por su des­po­li­ti­za­ción. Las pro­tes­tas de los em­plea­dos con­tra el PP fue­ron bien apro­ve­cha­das por la iz­quier­da y aho­ra es­ta las de­vuel­ve con un asal­to par­ti­dis­ta. Sin em­bar­go, tam­po­co hay ma­yor mo­ti­vo pa­ra la sor­pre­sa, por­que si el pro­gra­ma real de Sán­chez es mu­cha agi­ta­ción iz­quier­dis­ta y po­ca ac­ti­vi­dad par­la­men­ta­ria, Po­de­mos y PSOE ne­ce­si­ta­rán una pla­ta­for­ma de pro­pa­gan­da so­me­ti­da a su con­trol.

El re­tra­to in­ter­ven­cio­nis­ta que la iz­quier­da es­tá ha­cien­do de sí mis­ma en es­te asun­to es un ame­na­za pa­ra la li­ber­tad de in­for­ma­ción y ex­pre­sión en RTVE. El he­cho de ha­ber uti­li­za­do un me­ca­nis­mo ex­cep­cio­nal y res­tric­ti­vo co­mo el real de­cre­to ley pa­ra al­te­rar el pro­ce­di­mien­to par­la­men­ta­rio pre­vis­to pa­ra el nom­bra­mien­to del pre­si­den­te del en­te pú­bli­co, es una ma­ni­fes­ta­ción del ti­po de go­bierno que tie­ne Es­pa­ña. Y la lo­cua­ci­dad de Igle­sias co­mo por­ta­voz per­so­nal del pre­si­den­te Sán­chez, de­ja a es­te en una po­si­ción de ba­jo per­fil an­te uno de los gran­des de­ba­tes que tie­ne plan­tea­dos la so­cie­dad, cual es la in­de­pen­den­cia de la te­le­vi­sión pú­bli­ca. Aho­ra sue­nan un tan­to hi­pó­cri­tas las crí­ti­cas de la iz­quier­da al PP a cuen­ta de la fal­ta de im­par­cia­li­dad de RTVE, pe­ro el con­tras­te per­mi­te se­ña­lar el ca­rác­ter va­cío de los com­pro­mi­sos de Sán­chez con la des­po­li­ti­za­ción de es­te en­te. Por eso, la ges­tión po­lí­ti­ca de la re­no­va­ción de RTVE es­tá os­ci­lan­do en­tre el ri­dícu­lo y el es­cán­da­lo.

Sán­chez tie­ne la obli­ga­ción de ex­po­ner pú­bli­ca­men­te cuá­les son los pre­cios que ha acep­ta­do pa­gar a quie­nes lo lle­va­ron a La Mon­cloa. Es una obli­ga­ción mo­ral y un de­ber éti­co del pre­si­den­te del Go­bierno. El Es­ta­do no es una he­ren­cia el lí­der so­cia­lis­ta ha re­ci­bi­do pa­ra re­par­tir en legados en­tre sus so­cios de opor­tu­ni­dad y mo­ción de cen­su­ra. Diá­lo­go con se­pa­ra­tis­tas, acer­ca­mien­to de pre­sos eta­rras, te­le­vi­sión pú­bli­ca a Po­de­mos... ¿Qué más le que­da al Go­bierno pa­ra po­ner a la ven­ta?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.