JU­GAN­DO CON FUE­GO

Sa­bía­mos que era osa­do y tes­ta­ru­do. Lo que no sa­bía­mos era que fue­se cor­to de vis­ta

ABC (Barcelona) - - OPINIÓN - JO­SÉ MA­RÍA CARRASCAL

NO hay pre­sos po­lí­ti­cos en Es­pa­ña. So­bre ese asun­to no de­be que­dar la me­nor du­da. Hay po­lí­ti­cos pre­sos. Pre­sos, ade­más, con to­das las ga­ran­tías ju­rí­di­cas, pro­ce­sa­dos por de­li­tos tan gra­ves co­mo su­ble­va­ción y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, co­mo de­ta­lla el au­to del juez Lla­re­na y el Tri­bu­nal Su­pre­mo ha ra­ti­fi­ca­do. O sea, quien ha­ble de pre­sos po­lí­ti­cos en Es­pa­ña mien­te o su­fre enaje­na­ción men­tal más o me­nos tran­si­to­ria. Y quie­nes les dan pá­bu­lo, tam­bién. La me­jor prue­ba es que Te­rra pue­da pro­cla­mar por do­quier que Es­pa­ña es una de­mo­cra­cia fa­lli­da, que se que­men ban­de­ras es­pa­ño­las y se in­sul­te al Rey sin que les ocu­rra na­da. Y, en­ci­ma, se in­dig­nan por­que el em­ba­ja­dor es­pa­ñol al­ce su voz al­ta con­tra ello. Cuan­do el em­ba­ja­dor te­nía no ya el de­re­cho, sino el de­ber de ha­cer­lo. Aun­que lo más gra­ve de to­do es el dé­bil res­pal­do que re­ci­bió, con un pre­si­den­te que, al ha­cer­lo, echó al go­bierno an­te­rior las cul­pas de la «cris­pa­ción». Cuan­do quien cris­pa es To­rra.

Com­pren­do la in­quie­tud de Pe­dro Sán­chez al ver que las co­sas no le es­tán sa­lien­do co­mo creía, que los se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes no res­pon­dan a las ca­ran­to­ñas y con­ce­sio­nes que les ha­ce, co­mo el apre­su­ra­do tras­la­do de los po­lí­ti­cos pre­sos a cár­ce­les ca­ta­la­nas, an­tes in­clu­so de que se sien­ten a ne­go­ciar. Que To­rra ha­ya au­men­ta­do su apues­ta, ad­vir­tien­do que só­lo ha­bla­rá de un re­fe­rén­dum pac­ta­do, echa por tie­rra los pla­nes de de Sán­chez en­ga­tu­sar­les con más di­ne­ro y más au­to­no­mía. Esa eta­pa ha pa­sa­do. Quie­ren so­be­ra­nía y no se con­ten­tan con me­nos. ¿Es que no ha apren­di­do la lec­ción de Za­pa­te­ro que les pro­me­tió «dar­les lo que qui­sie­ran» y aca­bó con un Es­ta­tu­to que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­bió po­dar pa­ra que no fue­ra an­ti­cons­ti­tu­cio­nal? Po­da, por cier­to, que Sán­chez quie­re anu­lar pa­ra atraér­se­los.

Es­te hom­bre jue­ga con fue­go. Sa­bía­mos que era osa­do y tes­ta­ru­do. Lo que no sa­bía­mos era que fue­se cor­to de vis­ta. ¿O es que las vic­to­rias en su par­ti­do y an­te Ra­joy le han des­lum­bra­do y cree que, al fi­nal, con­ven­ce­rá a los se­pa­ra­tis­tas? Pa­ra eso ten­dría que tener tan­ta con­vic­ción co­mo ellos y Pe­dro Sán­chez no tie­ne con­vic­cio­nes, tie­ne só­lo mar­ke­ting. Pe­ro no se tra­ta de ven­der un de­ter­gen­te o un co­che. Se tra­ta de Es­pa­ña, de la que tie­ne ideas más de si­glo XIX que del XXI: na­ción de na­cio­nes, fe­de­ra­lis­mo o con­fe­de­ra­lis­mo, ¿qué más da?. Lo su­ple con te­me­ri­dad y en Es­pa­ña se ad­mi­ra. Si to­da­vía es­tu­vie­se ten­dien­do una tram­pa a To­rra, per­mi­tién­do­le ha­cer y de­cir cuan­to quie­ra pa­ra de­jar­le en evi­den­cia an­te Es­pa­ña y an­te el mun­do, to­da­vía lo en­ten­de­ría. Pe­ro, por las pa­la­bras y ges­tos que se le es­ca­pan, ten­go la im­pre­sión de que es­tá más de acuer­do con él de lo que pa­re­ce y ter­mi­na­rán pac­tan­do. El «nue­vo chi­co», co­mo le lla­mó acer­ta­da­men­te el vie­jo zorro de Junc­ker, aún no es adul­to. Ma­ña­na les ha­bla­ré de los cen­tros de re­fu­gia­dos, su úl­ti­ma me­te­du­ra de pa­ta. Sa­le a una por día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.