La luz y el bri­llo de Ca­ta­lu­ña

ABC (Barcelona) - - OPINIÓN -

Soy ma­dri­le­ño y ten­go fa­mi­lia­res y ami­gos en Ca­ta­lu­ña, y por no per­der el con­tac­to, e in­de­pen­dien­te­men­te del ca­ri­ño que siem­pre he te­ni­do ha­cia la cul­tu­ra ca­ta­la­na, he pro­cu­ra­do siem­pre vi­si­tar aque­llas tie­rras. Son inol­vi­da­bles so­bre to­do los ve­ra­nos que du­ran­te las dé­ca­das de los ochen­ta y no­ven­ta pa­sé allí.

En aque­llos años dis­fru­té a to­pe de la ama­bi­li­dad de sus ha­bi­tan­tes, de la gran­de­za de su ar­te (¡aque­llas ex­po­si­cio­nes de pin­tu­ra de Bar­ce­lo­na, Fi­gue­ras, Sit­ges...!) y so­bre to­do del am­bien­te de paz, li­ber­tad y de­mo­cra­cia que se res­pi­ra­ba en el am­bien­te y en sus gen­tes. Nun­ca, nun­ca, nun­ca al­can­za­rá Ca­ta­lu­ña las co­tas de ci­vi­li­za­ción y gran­de­za que se vi­vie­ron en aque­llos años, doy cons­tan­cia de ello. Nun­ca ima­gi­né que to­do aque­llo se fue­ra al tras­te, co­mo por des­gra­cia se ha ido. Aquel bri­llo y aque­lla luz que des­lum­bra­ba Ca­ta­lu­ña no me de­ja­ba ver que en la os­cu­ri­dad ha­bía po­lí­ti­cos (siem­pre los po­lí­ti­cos) que es­ta­ban ma­qui­nan­do la ino­cu­la­ción de ve­neno en sus gen­tes, ve­neno que ha des­trui­do no so­lo la con­vi­ven­cia en­tre los ca­ta­la­nes sino el in­te­rés de los fo­ras­te­ros co­mo yo, que ya no que­re­mos pi­sar don­de se ha sem­bra­do la men­ti­ra y el odio.

¿Vol­ve­rá al­gu­na vez de nue­vo la luz y el bri­llo de los ochen­ta y no­ven­ta? Pues has­ta en­ton­ces y has­ta que des­apa­rez­can los ino­cu­la­do­res, co­mo de­cía con pe­na Al­bert Boa­de­lla... «Adiós Ca­ta­lu­ña, adiós». FRAN­CIS­CO NA­VAS RÁEZ MA­DRID

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.