Di­mi­te un al­to car­go an­da­luz tras ro­bar las jo­yas a su sue­gra

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Jus­ti­cia, Eu­ge­nio Pi­za­rro, es con­de­na­do a un año y 4.940 eu­ros

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA -

Se con­vir­tió ayer en uno de los te­mas de con­ver­sa­ción tan­to en el mun­do ju­di­cial an­da­luz co­mo en el PSOE, al que per­te­ne­ce, co­mo en la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de, don­de es pro­fe­sor. Eu­ge­nio Pi­za­rro Mo­reno, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Jus­ti­cia de la Jun­ta de An­da­lu­cía, pre­sen­tó ayer su di­mi­sión tras ha­ber si­do con­de­na­do por un juz­ga­do de Cá­diz a un año de cár­cel (que no cum­pli­rá al no tener an­te­ce­den­tes pe­na­les) y a pa­gar una in­dem­ni­za­ción de 4.940 eu­ros. El de­li­to es, ade­más, de lo más lla­ma­ti­vo. No se tra­ta de un ca­so de co­rrup­ción ni de pre­va­ri­ca­ción, sino de robo.

Eu­ge­nio Pi­za­rro ro­bó a su sue­gra las jo­yas que po­seía de la ca­ja fuer­te de su ca­sa y, pos­te­rior­men­te, las ven­dió en dos es­ta­ble­ci­mien­to de com­pra de oro si­tua­dos en Cá­diz ca­pi­tal. Unos he­chos que su­ce­die­ron an­tes de que fue­se nom­bra­do nú­me­ro tres de la con­se­je­ría que di­ri­ge Ro­sa Agui­lar. Se­gún ha po­di­do saber ABC, el jue­ves se tu­vo co­no­ci­mien­to de es­ta con­de­na en la con­se­je­ría por lo que ayer mis­mo pre­sen­tó su di­mi­sión.

De­li­to de robo con fuer­za

Se­gún el dia­rio El Mun­do, el ya ex­se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia fue en­jui­cia­do el pa­sa­do mar­tes en el Juz­ga­do de lo Pe­nal 5 de Cá­diz por un de­li­to con­ti­nua­do de robo con fuer­za, al ha­ber sus­traí­do jo­yas de la ca­ja fuer­te de su sue­gra y de su pro­pio do­mi­ci­lio va­lo­ra­das en va­rios mi­les de eu­ros. Se tra­ta de dos vi­vien­das co­lin­dan­tes que, ade­más, es­tán co­mu­ni­ca­das por un pa­si­llo. Eu­ge­nio Pi­za­rro co­no­cía ade­más las cla­ves de la ca­ja fuer­te de su sue­gra y la ha­bía abier­to en al­gu­nas oca­sio­nes, si bien siem­pre con la due­ña de­lan­te ya que es­tá en un lu­gar de di­fí­cil ac­ce­so pa­ra una mu­jer ma­yor.

Pi­za­rro se lle­vó de la ca­ja fuer­te de su sue­gra un collar de bri­llan­tes con col­gan­te de pie­dra ver­de, una pul­se­ra de bri­llan­tes, va­rios ani­llos de oro con pie­dras pre­cio­sas co­mo za­fi­ros, es­me­ral­das y bri­llan­tes, así co­mo unos pen­dien­tes de aros de oro.

Ade­más, fue el pro­pio au­tor del robo quien de­nun­ció los he­chos an­te la Po­li­cía una vez que su sue­gra se per­ca­tó de la au­sen­cia de sus al­ha­jas. Las pes­qui­sas de los en­car­ga­dos del ca­so se cen­tra­ron in­me­dia­ta­men­te en los po­pu­la­res es­ta­ble­ci­mien­tos de «compro oro» don­de iden­ti­fi­ca­ron a Eu­ge­nio Pi­za­rro co­mo el ven­de­dor de es­tas pie­zas en dos días di­fe­ren­tes y en dos es­ta­ble­ci­mien­tos dis­tin­tos de la ciu­dad de Cá­diz. Cuan­do fue des­cu­bier­to no ha­bía ven­di­do to­das las jo­yas ro­ba­das y de­vol­vió las que to­da­vía te­nía en su po­der, si bien en un pri­mer mo­men­to di­jo que te­nía la au­to­ri­za­ción de su sue­gra pa­ra rea­li­zar es­ta ven­ta.

El vi­ce­pre­si­den­te de la Jun­ta y con­se­je­ro de la Pre­si­den­cia, Ad­mi­nis­tra­ción Lo­cal y Me­mo­ria De­mo­crá­ti­ca, Ma­nuel Ji­mé­nez Ba­rrios, se pro­nun­ció ayer so­bre es­te ca­so al ser pre­gun­ta­do por los pe­rio­dis­tas. Ji­mé­nez Ba­rrios se apre­su­ró a acla­rar que se tra­ta de «un asun­to fa­mi­liar», pe­ro «la de­ci­sión que to­mó era jus­to la ade­cua­da, ce­sar en el mis­mo día».

Es­te mis­mo ar­gu­men­to de­fen­dían des­de la Con­se­je­ría de Jus­ti­cia que di­ri­ge Ro­sa Agui­lar: «Se tra­ta de una cues­tión de ca­rác­ter ab­so­lu­ta­men­te pri­va­do y per­so­nal so­bre la que na­da sa­bía­mos ni te­nía­mos co­no­ci­mien­to».

Las al­ha­jas Ac­ce­dió a la ca­ja fuer­te y se lle­vó un collar y una pul­se­ra de bri­llan­tes y ani­llos de oro y es­me­ral­das

Eu­ge­nio Pi­za­rro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.