¡LO QUE SE TAR­DA!

ABC (Barcelona) - - ECONOMÍA - JUAN VE­LAR­DE FUER­TES

Apar­tir de 1958 que­dó cla­ro en Es­pa­ña que Al­ber­to Ullas­tres y su equi­po de eco­no­mis­tas, en­tre los que se en­con­tra­ban En­ri­que Fuen­tes Quin­ta­na y Ma­nuel Va­re­la, ca­te­drá­ti­cos es­plén­di­dos de la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas de la Uni­ver­si­dad de Ma­drid, ha­bían con­so­li­da­do ra­di­cal­men­te la aper­tu­ra de la eco­no­mía es­pa­ño­la al ex­te­rior.

Se ha­cía tal co­sa pe­se a que el men­sa­je na­cio­na­lis­ta de Cá­no­vas del Castillo ha­bía lle­ga­do has­ta en­ton­ces, aplau­di­do por ab­so­lu­ta­men­te to­dos los go­bier­nos -sin fal­tar uno– que has­ta el mo­men­to ha­bían exis­ti­do.

Que­da­ron en na­da aque­llos vie­jos in­ten­tos li­bre­cam­bis­tas, por cier­to tan li­ga­dos al Círcu­lo de la Unión Mer­can­til de Ma­drid, co­mo aca­ba de pro­bar Sil­via Basch­witz. El freno a cual­quier in­ten­to de aper­tu­ra era in­clu­so lo ló­gi­co en la eta­pa de la II Re­pú­bli­ca, que se jus­ti­fi­ca­ba, ade­más, por el am­bien­te de pánico crea­do por la Gran Re­ce­sión ini­cia­da en 1930. Fue en 1933 cuan­do se ex­pu­so, de mo­do per­fec­to, cuál era el ca­mino más con­ve­nien­te pa­ra que se desa­rro­lla­se con fuer­za la eco­no­mía es­pa­ño­la.

Eso se de­bió a un gran eco­no­mis­ta es­pa­ñol, Ro­mán Perpiñá Grau, con for­ma­ción es­pa­ño­la en la Uni­ver­si­dad Co­mer­cial de Deus­to y que, pa­ra pre­pa­rar la te­sis doc­to­ral, ha­bía pa­sa­do a Ale­ma­nia, don­de fue di­ri­gi­do por Lief­man, el gran pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Fri­bur­go de Bris­go­via. Perpiñá Grau pa­só, a su vuel­ta a Es­pa­ña, a ana­li­zar, in­clu­so muy crí­ti­ca­men­te, el fun­cio­na­mien­to de nues­tra eco­no­mía. En ju­nio de 1933, en la re­vis­ta «Eco­no­mía Es­pa­ño­la», pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do «El mo­men­to his­tó­ri­co ac­tual en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca» don­de apa­re­ce es­ta fra­se ini­cial: «La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca ha de cam­biar la po­lí­ti­ca de pro­tec­ción, pa­ra es­tar en el con­cier­to eco­nó­mi­co mun­dial». Los ar­gu­men­tos ex­pues­tos, que ra­ti­fi­ca­ría en un ar­tícu­lo apa­re­ci­do en la «Welt­wir­ts­cha­fli­ches Ar­chi­ve» en 1935 y en «De Eco­no­mía His­pa­na» (La­bor, 1936), fue­ron de­ci­si­vos.

Yo le pre­gun­té a Ullas­tres: «¿Có­mo se atre­vió us­ted a abrir la eco­no­mía es­pa­ño­la, real­men­te des­de 1959 y con pri­me­ros pa­sos en 1958, con el dé­fi­cit co­mer­cial que te­nía­mos?». Me con­tes­tó: «Ha­bía leí­do a fon­do a Perpiñá y sa­bía que no exis­tía nin­gu­na otra so­lu­ción». Pe­ro ha­bía­mos tar­da­do vein­ti­cin­co años. ¡Cuán­to se tar­da en ha­cer ca­so a los eco­no­mis­tas!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.