LAS ELEC­CIO­NES QUE NA­DIE GA­NÓ

ÁLVARO VAR­GAS LLO­SA «El Par­ti­do De­mó­cra­ta es­tá di­vi­di­do en­tre un ala mo­de­ra­da y un ala po­pu­lis­ta. A la pri­me­ra le fue bien en es­tos co­mi­cios y a la se­gun­da le fue muy mal»

ABC (Barcelona) - - OPINIÓN -

LOS re­cien­tes co­mi­cios de mi­tad de man­da­to en Es­ta­dos Uni­dos só­lo per­mi­ten una con­clu­sión: no es po­si­ble iden­ti­fi­car una ten­den­cia cla­ra de ca­ra a las pre­si­den­cia­les de 2020. El triun­fo del Par­ti­do De­mó­cra­ta en la elec­ción de re­pre­sen­tan­tes fue muy in­fe­rior al que ob­tu­vo el Par­ti­do Re­pu­bli­cano en 2010, a los dos años del as­cen­so al po­der de Ba­rack Oba­ma (aque­lla vez, los re­pu­bli­ca­nos au­men­ta­ron en más de se­sen­ta su nú­me­ro de es­ca­ños, el do­ble de lo con­se­gui­do por los de­mó­cra­tas aho­ra). El pro­gre­so de la opo­si­ción en cier­tos su­bur­bios del oes­te, el no­res­te y zo­nas ur­ba­nas del me­dio oes­te fue sig­ni­fi­ca­ti­vo, pe­ro in­su­fi­cien­te, y en par­te com­pen­sa­do por la con­so­li­da­ción del vo­to «du­ro» de Trump en In­dia­na, Da­ko­ta del Nor­te, Geor­gia e in­clu­so Flo­ri­da. Di­go «de Trump» por­que es­tas elec­cio­nes fue­ron al­ta­men­te ple­bis­ci­ta­rias.

El fu­tu­ro ofre­ce a la opo­si­ción la po­si­bi­li­dad de frus­trar los pla­nes del tre­me­bun­do Trump en cues­tio­nes do­més­ti­cas, pe­ro no en po­lí­ti­ca ex­te­rior ni en el nom­bra­mien­to de jue­ces, y tam­po­co de re­ver­tir sus me­di­das eco­nó­mi­cas de los pri­me­ros dos años. Es lo que sig­ni­fi­ca per­der el con­trol de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro re­for­zar el do­mi­nio del Se­na­do. ¿En qué se tra­du­ci­rá es­ta con­tra­dic­ción? Si mi­ra­mos los pre­ce­den­tes, por ejem­plo 1962 y 1982, cuan­do el par­ti­do go­ber­nan­te se vio con la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes en ma­nos ad­ver­sas y el Se­na­do en ma­nos pro­pias, Ro­nald Rea­gan las no­ti­cias pa­ra quie­nes creían que los re­cien­tes co­mi­cios se­rían un an­ti­ci­po de la ex­pul­sión de Trump del po­der no son ex­ci­tan­tes. La di­vi­sión del po­der le­gis­la­ti­vo per­mi­tió a John­son, su­ce­sor de Ken­nedy, y a Rea­gan dis­fru­tar de una pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca que dio a am­bos la re­elec­ción.

Trump ge­ne­ra más re­sis­ten­cias de las que te­nían aque­llos pre­si­den­tes, pe­ro pre­ci­sa­men­te por eso sor­pren­de que no se ha­ya pro­du­ci­do un vuel­co con­tra él, te­nien­do en cuen­ta –ade­más– que las elec­cio­nes de mi­tad de man­da­to sue­len ser ne­ga­ti­vas pa­ra quien go­bier­na (hay ex­cep­cio­nes que se ex­pli­can por sí so­las, co­mo el triun­fo de Bush hi­jo dos años des­pués de lle­gar al Go­bierno por el fac­tor 11-S).

Trump tie­ne en­tre un 40 y un 42 por cien­to del res­pal­do po­pu­lar y, aho­ra sí, un do­mi­nio to­tal del par­ti­do en el que irrum­pió co­mo ele­fan­te en la cris­ta­le­ría ha­ce tres años, al anun­ciar su can­di­da­tu­ra; es­to sig­ni­fi­ca que Trump man­tie­ne la ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­zar a su ba­se, fac­tor cla­ve en cual­quier elec­ción es­ta­dou­ni­den­se. Al mis­mo tiem­po, las sim­pa­tías que des­pier­ta la opo­si­ción son me­no­res que el re­cha­zo que ins­pi­ra Trump más allá de su ba­se. Es­to nos di­ce que los de­mó­cra­tas no ter­mi­nan de sa­cu­dir­se la som­bra de Clin­ton y Oba­ma, pues ca­re­cen de lí­de­res de­fi­ni­dos a los que se per­ci­ba co­mo ca­pa­ces de ga­nar. El Par­ti­do De­mó­cra­ta es­tá di­vi­di­do en­tre un ala mo­de­ra­da y un ala po­pu­lis­ta. A la pri­me­ra le fue bien en es­tos co­mi­cios y a la se­gun­da le fue muy mal. Si en 2020 ga­na­se las pri­ma­rias de­mó­cra­tas un can­di­da­to mo­de­ra­do, ca­be la po­si­bi­li­dad de que los vo­tan­tes po­pu­lis­tas se que­den en ca­sa el día de las pre­si­den­cia­les (pa­só eso mis­mo en las úl­ti­mas elec­cio­nes). Si ga­na­se las pri­ma­rias de­mó­cra­tas un can­di­da­to po­pu­lis­ta, ca­be el ries­go de que no acu­dan a vo­tar en nú­me­ro su­fi­cien­te los mo­de­ra­dos. Ello po­dría abrir un es­ce­na­rio en el que, aún sien­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te po­pu­lar, Do­nald Trump fue­ra ca­paz de mo­vi­li­zar ma­si­va­men­te a los re­pu­bli­ca­nos y la can­di­da­tu­ra de­mó­cra­ta no lo­gra­ra replicar en nú­me­ro su­fi­cien­te la po­ten­te coa­li­ción (mu­je­res, mi­no­rías, jó­ve­nes y su­bur­bios en ge­ne­ral) que en 2008 ca­ta­pul­tó a Ba­rack Oba­ma al po­der.

Aun­que a mu­chos pa­rez­ca ex­tra­va­gan­te, no es se­gu­ro que Trump va­ya a ser de­rro­ta­do en 2020.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.