Los cau­di­llos del se­pa­ra­tis­mo

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - SER­GI DORIA

El se­pa­ra­tis­mo cum­ple un si­glo y su es­te­la­da in­tru­sa sus­ti­tu­ye en el pai­sa­je a la «sen­ye­ra» cons­ti­tu­cio­nal. Los pri­me­ros «es­ca­mots» se re­clu­ta­ron en 1925 pa­ra aten­tar con­tra el Rey y Pri­mo de Ri­ve­ra al pa­so del tren por la cos­ta de Ga­rraf. La fa­lli­da ac­ción de la Ban­de­ra Ne­gra de Pa­gès, Car­do­na, Com­pte y Ba­día fue la si­mien­te del in­ten­to de in­va­sión de Prats de Mo­lló –no­viem­bre de 1926– por el gru­púscu­lo de Es­tat Ca­ta­là del ex­co­ro­nel Ma­cià: «El se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán in­ten­tó su re­vo­lu­ción con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar y la mo­nar­quía, pe­ro fra­ca­só», ad­vier­te En­ric Uce­lay-Da Cal en su re­co­men­da­ble «Bre­ve his­to­ria del se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán» (Edi­cio­nes B).

En los fra­ca­sos se­pa­ra­tis­tas, la his­to­ria se re­pi­te. El au­tor sub­ra­ya la des­co­ne­xión en­tre lo que pre­di­ca­ban los se­pa­ra­tis­tas y sus ba­ta­ca­zos con la reali­dad. Al fi­nal de la Gran Gue­rra del 18, «les pa­re­ció que la in­de­pen­den­cia lle­ga­ría re­ga­la­da des­de fue­ra de Es­pa­ña sin nin­gún es­fuer­zo, co­mo a tan­tos otros paí­ses». No hu­bo na­da.

Al vol­ver de su exi­lio –en Bél­gi­ca– «l’Avi» Ma­cià re­na­ció co­mo «cap­dill» en las mu­ni­ci­pa­les de 1931 que tra­je­ron la II Re­pú­bli­ca. Su po­der, se­ña­la Uce­lay Da-Cal, «no se fun­da­men­tó en una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria (que la te­nía, y ab­so­lu­ta). La pro­cla­ma­ción del 14 de abril fue me­ta­ple­bis­ci­ta­ria, es de­cir: el pue­blo en la ca­lle ra­ti­fi­có el vo­to mu­ni­ci­pal dos días an­tes». El se­pa­ra­tis­mo es un po­pu­lis­mo co­mo el fas­cis­toi­de Par­ti­do Po­pu­lar Fran­cés de Do­riot, aco­ta Uce­lay Da-Cal: «El estilo ERC se con­fun­día con la Ge­ne­ra­li­tat y es­ta con Es­que­rra, co­mo su­ce­día en los re­gí­me­nes de par­ti­do úni­co, de de­re­chas o de iz­quier­das, tan de mo­da en los años trein­ta». El ca­ris­má­ti­co Ma­cià ala­ba­ba a las ma­sas, co­mo su­ce­de aho­ra cuan­do Puig­de­mont cam­bia su de­ci­sión el 27-O por la pre­sión de Twit­ter o fun­da la Cri­da en torno a su per­so­na.

El se­pa­ra­tis­mo con­ju­ga dos pul­sio­nes con­tra­rias: la dis­ci­pli­na y el libre al­be­drío. La ado­les­cen­cia se iden­ti­fi­ca con la «co­lla» y la uto­pía de una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te, aña­de el his­to­ria­dor: «Muy po­cos de aque­llos ado­les­cen­tes se que­da­ron en el se­pa­ra­tis­mo, es­tan­ca­dos de por vi­da en una mi­li­tan­cia ado­les­cen­te. Al­gu­nos hom­bres ma­yo­res vol­vie­ron a los an­da­res ju­ve­ni­les. Es­to mis­mo le su­ce­dió a Ma­cià».

ERC fue un par­ti­do de alu­vión. Tras la vic­to­ria elec­to­ral se des­ga­jó en el No­sal­tres Sols! de Da­niel Car­do­na, las JEREC de Den­càs-Ba­día, la es­ci­sión de «L’Opi­nió» con Ta­rra­de­llas… «To­da es­ta ga­la­xia –ERC en su cen­tro y pleno con­trol de la Ge­ne­ra­li­tat, con cua­tro par­ti­dos al­ter­na­ti­vos or­bi­tan­do a su al­re­de­dor– au­gu­ra­ba que nun­ca se for­ma­rían par­ti­dos se­pa­ra­tis­tas se­rios», ob­ser­va Uce­lay Da-Cal.

Cien años des­pués, la in­ven­ción rei­vin­di­ca­ti­va del «dret a de­ci­dir» se fun­da­men­ta en un su­pues­to «de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción» in­ter­na­cio­nal. Tal doc­tri­na, ex­pli­ca, «no es ley en nin­gu­na par­te (lo fue en la URSS y así aca­bó en 1991), se in­clu­yó en el va­po­ro­so pro­yec­to de de­re­cho In­ter­na­cio­nal de la ONU des­de 1945 en ade­lan­te». Pa­ra que el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción lle­ga­ra a a una me­sa de ne­go­cia­ción, re­su­me, «tie­ne que ha­ber gran­des po­ten­cias muy in­tere­sa­das en el asun­to en cues­tión. Y no es el ca­so de Ca­ta­lu­ña».

So­pa de si­glas en la Tran­si­ción, el mi­no­ri­ta­rio se­pa­ra­tis­mo ha re­su­ci­ta­do en la úl­ti­ma dé­ca­da. Uce­lay DaCal sus­cri­be la te­sis de la so­ció­lo­ga Ma­ri­na Su­bi­rats que lo iden­ti­fi­ca co­mo una uto­pía dis­po­ni­ble. Tras el fa­lli­do gol­pe de sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017, la es­tra­te­gia in­de­pen­den­tis­ta se ha re­ve­la­do vul­ne­ra­ble, di­ce el his­to­ria­dor: «Se es­cu­da en su pro­pia fra­gi­li­dad: si no ac­tua­mos, des­apa­re­ce­re­mos. Su ins­tin­to -in­di­vi­dual en la ca­lle; cal­cu­la­do y co­men­ta­do en un co­mi­té, en un des­pa­cho -es se­guir, huir ha­cia de­lan­te. El go­bierno ca­ta­lán, su es­ca­sa ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, re­zu­ma de­bi­li­dad».

Rehén de su prehis­to­ria, la ERC de Jun­que­ras no se­rá nun­ca par­ti­do de go­bierno: «Cuan­do ca­da ma­ña­na se des­pier­tan sus di­ri­gen­tes (en la cár­cel o en sus ca­sas), vuel­ven a la Re­pú­bli­ca y al an­he­lo del cau­di­llo. Des­de fue­ra, los ob­ser­va­do­res, en los diarios y blogs, es­pe­ran des­cu­brir un ser ‘in­de­pe’ ca­paz de ac­tuar con rea­lis­mo po­lí­ti­co».

Esa fal­ta de rea­lis­mo pre­ser­va el en­sue­ño de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na. A jui­cio del his­to­ria­dor, «un pro­duc­to ima­gi­na­rio, que res­pon­de a los de­seos ‘in­de­pes’ de los úl­ti­mos años, igual que las ca­mi­se­tas y otra pa­ra­fer­na­lia de pro­mo­ción de la es­te­la­da… Pa­re­ce mar­ke­ting ideo­ló­gi­co sin mu­cha den­si­dad. Fun­cio­na co­mo un re­cor­da­to­rio de que exis­te el de­seo de un ré­gi­men al­ter­na­ti­vo por par­te de la mi­tad de la po­bla­ción. ¿Por qué? No se sa­be muy bien». Con Puig­de­mont pos­tu­lán­do­se a cau­di­llo en Wa­ter­loo y su pe­ro­nis­ta Cri­da Na­cio­nal re­tor­na el per­so­na­lis­mo «pro­vi­den­cial» de Ma­cià y Com­panys: «El Par­la­ment es un aña­di­do, no el es­pa­cio de de­ba­te de­ci­si­vo», con­clu­ye Uce­lay Da-Cal. Del re­pa­so his­tó­ri­co se des­pren­de un co­ro­la­rio: na­da cons­truc­ti­vo ca­be es­pe­rar de Jun­que­ras y Puig­de­mont, los dos cau­di­llos del se­pa­ra­tis­mo; na­da más allá de la mo­vi­li­za­ción ca­lle­je­ra y la agi­ta­ción an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.

«Bre­ve his­to­ria del se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán» El se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán in­ten­tó su re­vo­lu­ción con­tra la dic­ta­du­ra mi­li­tar y la mo­nar­quía, pe­ro fra­ca­só», ad­vier­te En­ric Uce­lay-Da Cal

Pul­sio­nes con­tra­rias El se­pa­ra­tis­mo con­ju­ga dos pul­sio­nes con­tra­rias: la dis­ci­pli­na y el libre al­be­drío. La ado­les­cen­cia se iden­ti­fi­ca con la «co­lla» y la uto­pía

REUTERS

Ma­ni­fes­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas con es­te­la­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.