«Po­de­mos ha­cer ne­go­cio; que­da­mos a mi­tad de ca­mino»

∑ Un pro­duc­tor de ha­chís ofre­ce a ABC en­trar en el trá­fi­co de dro­gas

ABC (Barcelona) - - ESPAÑA - P. MUÑOZ

«Ho­la her­mano, ¿có­mo es­tás? Yo aquí, con unos es­pa­ño­les que quie­ren en­trar en el ne­go­cio y que me pre­gun­tan cuá­les son tus con­di­cio­nes»... Una sim­ple lla­ma­da te­le­fó­ni­ca del con­tac­to de ABC a un jo­ven pro­duc­tor de ha­chís es su­fi­cien­te pa­ra dar los pri­me­ros pa­sos pa­ra una hi­po­té­ti­ca y fu­tu­ra co­la­bo­ra­ción en­tre las dos par­tes. El in­ter­lo­cu­tor, que se­gún di­ce dis­po­ne de ape­nas dos hec­tá­reas cul­ti­va­das con ha­chís en la re­gión de Ouez­za­ne, tra­ba­ja des­de ha­ce un año con un es­pa­ñol y pa­re­ce que es­tá con­ten­to de los ren­di­mien­tos de la «so­cie­dad». «Es­te año ya he­mos ga­na­do 60.000 eu­ros; 30.000 pa­ra ca­da uno», ex­pli­ca al en­la­ce. Eso sí; co­mo ya co­no­ce el ofi­cio, que le en­se­ñó su «me­ce­nas», a par­tir de aho­ra tra­ba­ja­rá so­lo.

Los tér­mi­nos del acuer­do que ofre­ce son cla­ros: el so­cio es­pa­ñol tie­ne que po­ner en torno a 5.000 eu­ros y ade­más com­prar el plás­ti­co pa­ra las plan­ta­cio­nes y las se­mi­llas de ha­chís, que hay que ad­qui­rir en Ho­lan­da. Él, co­mo «so­cio tra­ba­ja­dor» se com­pro­me­te a en­con­trar el te­rreno ade­cua­do pa­ra al­qui­lar­lo –«cer­ca de un pan­tano, por­que la plan­ta ne­ce­si­ta hu­me­dad»–, cui­dar la ex­plo­ta­ción, em­pa­que­tar la mer­can­cía y lle­var­la has­ta al­guno de los pun­tos don­de es­tán las «guar­de­rías» (ca­sas-almacén), muy cer­ca de las pla­yas de don­de sa­len las nar­co­lan­chas.

Ese pri­mer trans­por­te se ha­ce en fur­go­ne­ta o to­do­te­rreno, y si el ca­mino has­ta lle­gar al pun­to de par­ti­da de las em­bar­ca­cio­nes es im­prac­ti­ca­ble pa­ra esos vehícu­los un bu­rro pue­de sus­ti­tuir­los pa­ra lle­var la mer­can­cía.

Por su­pues­to, an­tes de re­par­tir be­ne­fi­cios hay que in­cluir en­tre los gas­tos los pa­gos a agen­tes de la zo­na pa­ra que ha­gan la vis­ta gor­da con la plan­ta­ción. No hay que ol­vi­dar que en Ma­rrue­cos, a pe­sar de la enor­me pro­duc­ción que hay, es ile­gal el cul­ti­vo de ha­chís.

La im­pu­ni­dad del pro­duc­tor ha­ce que no le im­por­te en­viar una fo­to­gra­fía su­ya. Aca­ba la con­ver­sa­ción y pa­re­ce que to­do se ol­vi­da. Pe­ro al día si­guien­te lla­ma e in­sis­te: «Po­de­mos ha­cer ne­go­cio, que­da­mos a mi­tad de ca­mino. Lle­ga­re­mos a un acuer­do»...

Ren­ta­bi­li­dad Con ape­nas dos hec­tá­reas, el in­ter­lo­cu­tor afir­ma ha­ber ga­na­do 60.000 eu­ros en un año

ABC

El jo­ven pro­duc­tor se ha­ce un «sel­fie» en su plan­ta­ción de ha­chís (arri­ba)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.