«La or­to­gra­fía sir­ve co­mo de­tec­tor de la ig­no­ran­cia y de la pul­cri­tud»

ABC (Barcelona) - - CULTURA -

«Es­cri­bir bien va bas­tan­te más allá de ha­cer o no fal­tas de or­to­gra­fía. Los men­sa­jes ins­tan­tá­neos y las re­des se ri­gen por la es­pon­ta­nei­dad, por la im­pro­vi­sa­ción, y por una so­bres­ti­ma­ción del va­lor que da­mos a nues­tro tiem­po. Con la or­to­gra­fía da la im­pre­sión de que nos con­for­ma­mos con ser rá­pi­dos, y a lo me­jor a un opo­si­tor un exa­men tam­bién le pa­re­ce co­sa de dar­se pri­sa. Los ca­sos de or­to­gra­fía in­fa­me (“ha­ber” por “a ver”) no son un sub­pro­duc­to tec­no­ló­gi­co: quien es­cri­be así ya ve­nía in­fa­me de ca­sa. Na­die, ni la per­so­na me­nos cul­ti­va­da, quie­re es­cri­bir mal cuan­do es­cri­be en pú­bli­co. La or­to­gra­fía sir­ve co­mo de­tec­tor de la ig­no­ran­cia y de la pul­cri­tud, y es muy có­mi­co ver có­mo a ve­ces se cue­lan fal­tas ele­men­ta­les en ejer­ci­cios de pro­sa flo­ri­da y pre­ten­cio­sa. A na­die le gus­ta pa­sar por ig­no­ran­te. Ha­bría que cul­ti­var más el apre­cio por el sa­ber».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.