CHA­VES SE ENCOGE DE HOM­BROS

El ex­pre­si­den­te an­da­luz se desmarca de la ges­tión de las ayu­das de Em­pleo y ase­gu­ra que «le cues­ta creer» que se vul­ne­ra­se la ley

ABC (Córdoba) - - Portada - AN­TO­NIO R. VE­GA SE­VI­LLA

NO lo co­no­cía. No lo re­cuer­do. No co­rres­pon­día a mi ám­bi­to de de­ci­sión po­lí­ti­ca». La de­cla­ra­ción de quien fue­ra pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía entre 1990 y 2009, Ma­nuel Cha­ves Gon­zá­lez, en el jui­cio de la pie­za po­lí­ti­ca del ca­so ERE, ha si­do una su­ce­sión de ora­cio­nes ne­ga­ti­vas. El hom­bre que ejer­ció un po­der in­con­tes­ta­ble en An­da­lu­cía du­ran­te 19 años y con­tro­la­ba to­dos los ám­bi­tos de su vi­da pú­bli­ca des­de el enor­me apa­ra­to ad­mi­nis­tra­ti­vo de la Jun­ta, la ma­yor em­pre­sa de la Co­mu­ni­dad, se de­fen­dió ayer de la acu­sa­ción de pre­va­ri­ca­ción que le atri­bu­yen es­cu­dán­do­se en que «no sa­bía» na­da de las ayu­das que lo han lle­va­do al ban­qui­llo. Jun­to a él se sien­tan su ex­con­se­je­ro de Ha­cien­da Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, que lo re­le­vó en la Pre­si­den­cia au­to­nó­mi­ca, y 20 ex al­tos car­gos de sus res­pec­ti­vos go­bier­nos.

«Sa­bía que el Go­bierno an­da­luz da­ba ayu­das so­cio­la­bo­ra­les, lo mis­mo que sa­bía que se da­ban ayu­das a be­cas Eras­mus o pa­ra ha­cer ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les», se ex­cu­só an­te el fis­cal Juan Enrique Ego­chea­ga, que lo in­te­rro­gó du­ran­te dos ho­ras y me­dia. Pe­ro aquí ter­mi­na el gra­do de co­no­ci­mien­to del pre­si­den­te más lon­ge­vo y tam­bién el más po­de­ro­so —ga­nó seis elec­cio­nes, tres de ellas con ma­yo­ría ab­so­lu­ta— que ha te­ni­do la Au­to­no­mía. «¿Có­mo se da­ban esas ayu­das? Yo no lo sa­bía, pues no co­rres­pon­día a mi ám­bi­to po­lí­ti­co de de­ci­sión», sub­ra­yó.

«No per­te­ne­cía a mi ám­bi­to po­lí­ti­co de de­ci­sión sa­ber có­mo se ha­cía, con qué exi­gen­cia o re­qui­si­tos, con qué cuan­tía o quié­nes eran los be­ne­fi­cia­rios», ex­pli­có el ex­di­ri­gen­te an­da­luz, de 72 años. La Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pi­de pa­ra él diez años de in­ha­bi­li­ta­ción pa­ra em­pleo o car­go pú­bli­co por un su­pues­to de­li­to de pre­va­ri­ca­ción, que no es­tá pe­na­do con la cár­cel.

An­te el tri­bu­nal de la Sec­ción Pri­me­ra de la Au­dien­cia de Se­vi­lla, el «doctor en De­re­cho» Ma­nuel Cha­ves, que ha si­do mi­nis­tro con Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, se ha pre­sen­ta­do co­mo un pre­si­den­te que go­ber­na­ba des­de una nu­be, a sal­vo de cual­quier con­tin­gen­cia o ne­gli­gen­cia de la ges­tión. Mar­ca­ba las es­tra­te­gias po­lí­ti­cas pe­ro ig­no­ra­ba to­das las in­te­rio­ri­da­des de có­mo se eje­cu­ta­ban más allá de la puer­ta de su des­pa­cho. Re­la­tó que ni si­quie­ra su ex­con­se­je­ro de Pre­si­den­cia y mano de­re­cha en el Go­bierno, Gas­par Za­rrías —tam­bién acu­sa­do—, cu­yo des­pa­cho «es­ta­ba a 150 me­tros» del su­yo, le co­men­tó la «inexis­ten­cia de una ba­se re­gu­la­do­ra» pa­ra dar las ayu­das. «Yo siem­pre he par­ti­do de que mis con­se­je­ros en cual­quier pro­ce­di­mien­to o ayu­da res­pe­ta­ban es­cru­pu­lo­sa­men­te la ley. Me cues­ta creer que in­ten­cio­na­da­men­te se hu­bie­ra es­ta­ble­ci­do un pro­ce­di­mien­to ile­gal o pa­ra bur­lar la ley», ad­vir­tió.

El ex­di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, que de­jó su es­ca­ño en el Congreso en 2015 y se dio de ba­ja co­mo mi­li­tan­te del PSOE tras ser impu­tado por el Su­pre­mo, enun­ció has­ta sie­te ne­ga­cio­nes en torno a las ayu­das su­pues­ta­men­te frau­du­len­tas que con­ce­dió la Con­se­je­ría de Em­pleo entre 2000 y 2011 y que com­pro­me­tie­ron 855 mi­llo­nes de eu-

No ha­bía plan «Me cues­ta creer que de for­ma in­ten­cio­na­da se hu­bie­se fi­ja­do un pro­ce­di­mien­to pa­ra bur­lar la ley» Ayu­das Las vin­cu­ló a los pac­tos con CC.OO., UGT y la pa­tro­nal pa­ra «ga­ran­ti­zar la paz so­cial»

ros de los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos.

Cha­ves ase­gu­ró que «nun­ca» le dio ins­truc­cio­nes a un con­se­je­ro pa­ra que so­lu­cio­na­ra con agi­li­dad los pro­ble­mas de tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos por cri­sis de em­pre­sas. El fis­cal ex­hi­bió en la sa­la un fax de su je­fe de ga­bi­ne­te di­ri­gi­do a la Con­se­je­ría de Em­pleo tras re­ci­bir una car­ta de tra­ba­ja­do­res des­pe­di­dos en la plan­ta de Bi­lo­re en Lu­ce­na (Cór­do­ba) que pe­dían la me­dia­ción de Cha­ves du­ran­te una vi­si­ta que és­te reali­zó a Osu­na en 2004. En el fax, An­to­nio Me­na, al­to car­go de Pre­si­den­cia, ex­po­ne: «En fe­cha pró­xi­ma se vi­si­ta­rá la ciu­dad de Lu­ce­na, por lo que se­ría con­ve­nien­te ha­ber en­cau­za­do la pro­ble­má­ti­ca plan­tea­da pa­ra evi­tar en­con­trar­nos an­te la si­tua­ción de ayer». El ex man­da­ta­rio ne­gó ha­ber des­pa­cha­do con su su­bor­di­na­do: «No le he da­do ins­truc­cio­nes de na­da». La Jun­ta dio una ayu­da de 1,6 mi­llo­nes a Bi­lo­re años des­pués.

El ex­pre­si­den­te des­co­no­cía el pro­ce­di­mien­to de pa­go de las ayu­das, que con­sis­tía en que Em­pleo con­ce­día los fon­dos pe­ro en­car­ga­ba su abono a una agen­cia ex­ter­na, IFA/IDEA, lo que im­pe­día con­tro­lar su des­tino. El di­ne­ro se lo en­via­ba a tra­vés de las lla­ma­das trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción, un me­ca­nis­mo que la In­ter­ven­ción de la Jun­ta juz­gó «inade­cua­do» y aler­tó de ello en 15 informes dis­tin­tos. Cha­ves pre­tex­tó que nun­ca le­yó las me­mo­rias de los pla­nes de con­trol fi­nan­cie­ro per­ma­nen­te que pa­sa­ban por el Con­se­jo de Go­bierno, en los que se apun­ta­ba es­ta irre­gu­la­ri­dad. El fis­cal le mos­tró otro do­cu­men­to en el que la In­ter­ven­ción se­ña­la­ba que «la efi­ca­cia no dis­pen­sa del cum­pli­mien­to de la ley». El de­cla­ran­te se en­co­gió de hom­bros: «Yo no he vis­to nin­gún sín­to­ma de aler­ta o alar­ma». Pre­fi­rió no mo­jar­se al ser cuestionado por las trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción: «Yo no sé si eran ade­cua­dos o no», pe­ro «es­ta­ban en la Ley de Pre­su­pues­tos» y «una ley no pue­de ser ile­gal». Las pre­gun­tas del fis­cal re­bo­ta­ron una y otra vez con­tra la cam­pa­na re­frac­ta­ria de «noes» del ex­di­ri­gen­te. Tam­po­co se en­te­ró de la exis­ten­cia del pro­gra­ma 31L que nu­tría las ayu­das. «Era im­po­si­ble que un Con­se­jo de Go­bierno pu­die­ra de­ba­tir 140 ó 180 pro­gra­mas pre­su­pues­ta­rios —por un lap­sus ha­bló de «pro­gra­mas elec­to­ra­les»—. «El Con­se­jo no co­no­cía ni de­ba­tía las mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias ni las trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción», re­cal­có lue­go a su le­tra­do, Pa­blo Ji­mé­nez de Par­ga.

Cha­ves «no se leía» las am­plia­cio­nes de cré­di­to del pro­gra­ma de los ERE que apro­ba­ba su go­bierno, por­que eran asun­tos «de trá­mi­te». Des­car­gó to­da la pre­sión so­bre la ges­tión de las ayu­das en sus ex­con­se­je­ros de Em­pleos. To­ca­rá aho­ra al tri­bu­nal de­ter­mi­nar si el des­co­no­ci­mien­to to­tal es­gri­mi­do por el ex­pre­si­den­te lo exi­me de to­da res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal en el frau­de.

Ma­nuel Cha­ves ha­ce un ges­to de in­cre­du­li­dad du­ran­te su com­pa­re­cen­cia de ayer an­te el tri­bu­nal que le juz­ga

RAÚL DO­BLA­DO

Ma­nuel Cha­ves, a pri­me­ra ho­ra de ayer, lle­gan­do a la Au­dien­cia de Se­vi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.