¿UN RACISMO INS­TI­TU­CIO­NAL?

«La im­pos­tu­ra po­pu­lis­ta no tie­ne es­crú­pu­los en des­le­gi­ti­mar to­da ins­ti­tu­ción de un país de­mo­crá­ti­co, in­clu­so a aque­llas que es­tán en ma­nos pro­gre­sis­tas o ba­jo su pro­pio con­trol. La ex­pli­ca­ción es­tá en que no só­lo ac­túa con­tra la de­re­cha sino con­tra el sis

ABC (Córdoba) - - La Tercera - POR IÑA­KI EZKERRA IÑA­KI EZKERRA ES ES­CRI­TOR

ES el tó­pi­co re­cu­rren­te que es­tu­vo de­trás de los dis­tur­bios del 17 de mar­zo en La­va­piés por la muer­te del se­ne­ga­lés Mma­me Mba­yeo, así co­mo tras la in­cau­ta­ción, al día si­guien­te, del bar­co de la oe­ne­gé Proac­ti­va Open Arms en Si­ci­lia y la de­ten­ción de sus ac­ti­vis­tas. Co­mo es tam­bién la fa­la­cia que en no­viem­bre de 2017 es­tu­vo tras la cam­pa­ña que la pe­ña de Po­de­mos or­ga­ni­zó en torno al vi­gé­si­mo quin­to aniver­sa­rio del ase­si­na­to de la do­mi­ni­ca­na Lu­cre­cia Pé­rez a ma­nos de un gru­po neo­na­zi. En las tres oca­sio­nes, el po­pu­lis­mo de iz­quier­da ha tra­ta­do de im­po­ner la te­sis de que es­ta­mos an­te víc­ti­mas de un «racismo ins­ti­tu­cio­nal». Y la fa­ci­li­dad con la que és­ta ha pren­di­do só­lo ca­be ex­pli­car­se por un sín­dro­me de in­mu­no­de­fi­cien­cia ad­qui­ri­da o con­gé­ni­ta que pa­de­cie­ra nues­tra de­mo­cra­cia. Da igual que el man­te­ro de Se­ne­gal mu­rie­ra de un in­far­to y que los agen­tes de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal hi­cie­ran lo que es­ta­ba a su al­can­ce por re­ani­mar­lo. Da igual que esa oe­ne­gé de Ba­da­lo­na ha­ya si­do in­ter­cep­ta­da por las au­to­ri­da­des ita­lia­nas no por acu­dir en res­ca­te de una pa­te­ra pro­ce­den­te de Li­bia sino por fa­vo­re­cer la in­mi­gra­ción ile­gal. Has­ta el mi­nis­tro Das­tis, tan rea­cio a in­co­mo­dar a Ale­ma­nia por el ca­so Puig­de­mont, no tu­vo re­pa­ros en in­co­mo­dar a Ita­lia ju­gan­do al bue­nis­mo de ma­nual cuan­do de­cla­ró que «sal­var vi­das no es de­li­to». Da igual, en fin, que los ase­si­nos de Lu­cre­cia Pé­rez fue­ran juz­ga­dos y con­de­na­dos, así co­mo que su ca­so sir­vie­ra pa­ra re­co­no­cer el pri­mer de­li­to de odio ra­cis­ta en Es­pa­ña. La te­sis de que en nues­tro país exis­te un «racismo ins­ti­tu­cio­nal» –es­to es «am­pa­ra­do por el Es­ta­do en sus mis­mas es­truc­tu­ras»– se im­po­ne co­mo un so­bre­en­ten­di­do; co­mo eso que lla­man «la pos­ver­dad»; co­mo un lu­gar co­mún que so­bre­vi­vie­ra a su pro­pio des­men­ti­do.

Se so­ca­va, así, día tras día, la pro­pia le­gi­ti­mi­dad éti­ca del pro­yec­to eu­ro­peo. Se le nie­gan sus lo­gros so­cia­les al lu­gar del pla­ne­ta don­de más han pren­di­do los idea­les hu­ma­ni­ta­rios. La gran pa­ra­do­ja re­si­de en que, en los tres ejem­plos ci­ta­dos en los que ese ima­gi­na­rio «racismo ins­ti­tu­cio­nal» ha­bría mos­tra­do su des­pia­da­do ros­tro, la cul­pa­ble se­ría la pro­pia iz­quier­da y sus car­gos elec­tos, que a su vez son los ti­tu­la­res de las ins­ti­tu­cio­nes su­pues­ta­men­te ra­cis­tas en to­dos esos ca­sos. Se ha di­cho que el concejal ma­dri­le­ño de Se­gu­ri­dad de­be­ría di­mi­tir por pro­pa­gar el bu­lo del ho­mi­ci­dio del man­te­ro. Pe­ro es que tam­bién de­be­ría di­mi­tir en ca­so de que su ver­sión hu­bie­ra si­do la co­rrec­ta y por eso mis­mo: por­que no ha­bría otros res­pon­sa­bles má­xi­mos de esa muer­te que di­cho edil o la pro­pia al­cal­de­sa, que son quie­nes ejer­cen el con­trol directo de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal en Ma­drid. En el ca­so de la ac­tua­ción ita­lia­na con­tra los ac­ti­vis­tas de Open Arms, nos en­con­tra­mos con que el par­ti­do que hoy es­tá go­ber­nan­do ese país, y que am­pa­ra­ría ese des­al­ma­do «racismo ins­ti­tu­cio­nal», no es el de Ber­lus­co­ni sino el de Gen­ti­lo­ni, de co­no­ci­da orien­ta­ción so­cial­de­mó­cra­ta. Fi­nal­men­te, en la Es­pa­ña de 1992, en la que se pro­du­jo el ase­si­na­to de Lu­cre­cia Pé­rez, los que go­ber­na­ban eran los so­cia­lis­tas. ¿En­car­na­ba Fe­li­pe Gon­zá­lez un «racismo ins­ti­tu­cio­nal» ca­paz de am­pa­rar a los gru­pos neo­na­zis?

Lo que es­ta pa­ra­do­ja de­mues­tra es que la im­pos­tu­ra po­pu­lis­ta no tie­ne es­crú­pu­los en des­le­gi­ti­mar to­da ins­ti­tu­ción de un país de­mo­crá­ti­co, in­clu­so a aque­llas que es­tán en ma­nos pro­gre­sis­tas o ba­jo su pro­pio con­trol. La ex­pli­ca­ción es­tá en que no só­lo ac­túa con­tra la de­re­cha sino con­tra el sis­te­ma. No le im­por­ta po­ner­se en una si­tua­ción en la que ten­dría que dar cuenta de las la­cras que de­nun­cia. Pa­ra ese po­pu­lis­mo, los po­li­cías y los jue­ces siem­pre son cul­pa­bles aun­que per­te­nez­can al ám­bi­to geo­po­lí­ti­co más ga­ran­tis­ta del Glo­bo. Y, así, los «mu­ni­pas» de la ca­pi­tal de Es­pa­ña son com­pa­ra­bles a las fuer­zas ar­ma­das de la Su­dá­fri­ca del Apart­heid don­de el «racismo ins­ti­tu­cio­nal» no era una fan­ta­sía de­ma­gó­gi­ca ni una li­cen­cia li­te­ra­ria.

Co­mo el ob­je­ti­vo en los tres ca­sos men­cio­na­dos no es la pro­tec­ción de la in­mi­gra­ción sino el cues­tio­na­mien­to del sis­te­ma, el me­dio pa­ra lo­grar­lo es la des­es­ta­bi­li­za­ción. Aquí no se as­pi­ra a un ideal de justicia so­cial, en cu­yo ca­so se va­lo­ra­rían los lo­gros efec­ti­vos de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de un país que los da­tos del Eu­ro­ba­ró­me­tro aca­ban de re­co­no­cer co­mo el pri­me­ro de la Unión Eu­ro­pea en la so­cia­li­za­ción del in­mi­gran­te. Se nie­ga cual­quier avan­ce en ese te­rreno, lo mis­mo que siem­pre se han ne­ga­do, des­de el mar­xis­mo, to­das las con­quis­tas «bur­gue­sas» de la Ilus­tra­ción. He­re­de­ro de esa tra­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria, el po­pu­lis­mo post­mar­xis­ta des­de­ña to­do pa­so en la justicia so­cial mien­tras se dé en el mar­co de la eco­no­mía de mer­ca­do. Co­mo des­de­ña, en nom­bre de una uto­pía que re­cla­ma la muer­te del ca­pi­ta­lis­mo, to­dos los pro­gre­sos reales en el re­co­no­ci­mien­to de los de­re­chos de la mu­jer que pro­ven­gan de otro fe­mi­nis­mo que no sea el ra­di­cal. Su ac­ti­tud es la de los na­cio­na­lis­tas pe­ri­fé­ri­cos que, en aras de la se­ce­sión, me­nos­pre­cian la des­cen­tra­li­za­ción del Es­ta­do au­to­nó­mi­co. Es­tos pa­ra­le­lis­mos ha­cen pre­ci­so en­ten­der que las com­pli­ci­da­des de ese po­pu­lis­mo con los in­de­pen­den­tis­mos ca­ta­lán y vas­co van más le­jos de la coin­ci­den­cia en una mis­ma es­tra­te­gia y se aden­tran en el te­rreno de las afi­ni­da­des. El «racismo ins­ti­tu­cio­nal» y el «Es­ta­do opre­sor» son fic­cio­nes de la mis­ma na­tu­ra­le­za que les sir­ven pa­ra jus­ti­fi­car su ra­di­ca­li­dad. Los va­sos co­mu­ni­can­tes que hay entre el po­pu­lis­mo iz­quier­dis­ta y el in­de­pen­den­tis­ta son tan ob­vios que el ama­go de «bo­rro­ki­za­ción de La­va­piés» ha coin­ci­di­do en el tiem­po con la «bo­rro­ki­za­ción del

pro­cés» a ma­nos de los van­dá­li­cos Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca. Y, del mis­mo mo­do que nie­gan el ca­rác­ter de­mo­crá­ti­co del ré­gi­men es­pa­ñol del 78, re­fu­tan el de cual­quier país so­cio de la Unión Eu­ro­pea cuan­do les con­vie­ne. De pron­to, unos oe­ne­ge­ros de los que nos cues­ta re­te­ner los nom­bres tie­nen más cre­di­bi­li­dad que el Es­ta­do ita­liano.

La te­sis, la su­pers­ti­ción, la fic­ción del racismo ins­ti­tu­cio­nal no se pue­de pa­sar por al­to por­que con­lle­va una se­ria im­pug­na­ción a nues­tro sis­te­ma de li­ber­ta­des y cons­ti­tu­ye una per­ma­nen­te fuen­te de con­flic­to. La «bo­rro­ki­za­ción» que su­frió La­va­piés en la jor­na­da del 17 de mar­zo no fue un he­cho ca­sual y es­pon­tá­neo. Fue el en­sa­yo ge­ne­ral de un pro­yec­to que con­sis­te en con­ver­tir ese ba­rrio mul­ti­ét­ni­co y co­lo­ris­ta en lo que fue­ron du­ran­te lus­tros los cas­cos an­ti­guos de Bil­bao, Vi­to­ria y San Se­bas­tián.

Frente a ese pro­gra­ma in­ci­vil, hay otro dis­cur­so so­cial, an­ti­té­ti­co y res­pe­tuo­so con la Ley que no es el del con­for­mis­mo. En la mis­ma ca­lle Me­són de Pa­re­des don­de vi­vía Mma­me Mba­yeo, jun­to a la pla­za Nel­son Man­de­la, es­tá la se­de del Mo­vi­mien­to con­tra la In­to­le­ran­cia, que na­ció ha­ce un cuar­to de si­glo pre­ci­sa­men­te con mo­ti­vo del ase­si­na­to de Lu­cre­cia Pé­rez y en el que mi­li­ta su hi­ja Ke­nia. Su pre­si­den­te, Es­te­ban Iba­rra, que na­ció en esa mis­ma ca­lle –a di­fe­ren­cia de quie­nes fue­ron a ella el 17-M pa­ra in­cen­diar­la– ha si­do el pri­me­ro en de­nun­ciar ese pro­yec­to del «po­pu­lis­mo bo­rro­ka» y lle­va to­da la vi­da ha­cien­do pe­da­go­gía de­mo­crá­ti­ca por la in­te­gra­ción de la in­mi­gra­ción. Su dis­cur­so es la an­tí­te­sis de los clá­si­cos gui­ños que lan­za a ETA el po­pu­lis­mo an­ti­sis­te­ma. Lo co­no­cí ha­ce dos dé­ca­das por su im­pli­ca­ción en la lu­cha cí­vi­ca con­tra la ban­da te­rro­ris­ta y ju­gó un pa­pel esen­cial en las mo­vi­li­za­cio­nes que hu­bo en to­do el país por Mi­guel Án­gel Blan­co. No es ra­ro que hoy re­ci­ba ame­na­zas de muer­te en las re­des so­cia­les. Su de­li­to es es­tar con­ven­ci­do de que al racismo se le com­ba­te con las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, no con­tra ellas.

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.