«FATXAS»

Fa­cha es, en el ima­gi­na­rio rup­tu­ris­ta, to­da referencia que hue­la re­mo­ta­men­te al con­cep­to de pa­tria. De Es­pa­ña

ABC (Córdoba) - - Opinión - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

NO es só­lo ig­no­ran­cia. Ada Co­lau no sa­be, ni le im­por­ta, en qué épo­ca vi­vió el al­mi­ran­te Cer­ve­ra, pe­ro sí sa­be que, pa­ra sus vo­tan­tes, un per­so­na­je de esa ín­do­le en­tra en la ca­te­go­ría de «fat­xa». Le da igual si lu­chó en la gue­rra de Cu­ba, en la Ci­vil o en la car­lis­ta: era un militar, un ma­rino con uni­for­me de cha­rre­te­ras y luen­gas bar­bas. El ar­que­ti­po con­ven­cio­nal de lo que el ima­gi­na­rio del pro­gre­sis­mo ba­ra­to en­tien­de por una ima­gen ran­cia. Pa­ra es­ta gen­te au­to­con­ven­ci­da de en­car­nar una mi­sión so­cial re­fun­da­do­ra, ilu­mi­na­da por re­lám­pa­gos de ins­pi­ra­ción me­siá­ni­ca, cual­quier fi­gu­ra de cier­ta so­lem­ni­dad his­tó­ri­ca en­ca­ja en el pa­ra­dig­ma ne­ga­ti­vo de su po­la­ri­dad sec­ta­ria. A ese fun­da­men­ta­lis­mo des­pec­ti­vo y en­fer­mi­zo hay que su­mar, en el ca­so de Co­lau, el com­po­nen­te iden­ti­ta­rio, la con­cien­cia su­pre­ma­cis­ta ca­ta­la­na. Se tra­ta de Cer­ve­ra co­mo po­dría tra­tar­se de un hé­roe de los Ter­cios, del Cid, del Gran Ca­pi­tán o has­ta de Vi­ria­to: fa­cha es, en es­ta men­ta­li­dad rup­tu­ris­ta, to­da referencia que hue­la re­mo­ta­men­te al con­cep­to de pa­tria. De Es­pa­ña.

En el pen­sa­mien­to (?) de la ex­tre­ma iz­quier­da y del na­cio­na­lis­mo ra­di­cal, el fas­cis­mo cons­ti­tu­ye una suer­te de cons­tan­te de la His­to­ria que no ca­be aco­tar a un sim­ple pe­río­do cro­no­ló­gi­co con­cre­to. Fas­cis­ta es cual­quier ele­men­to dis­tin­to a la ideo­lo­gía re­den­to­ris­ta con la que pre­ten­den im­plan­tar un or­den nue­vo. El tér­mino «fa­cha», co­mo si­nó­ni­mo de to­do lo que de­tes­tan, con­tie­ne un sig­ni­fi­ca­do aún más abs­trac­to y ge­né­ri­co, ca­paz de abar­car a los Re­yes Ca­tó­li­cos, a los Borbones re­for­ma­do­res, a Her­nán Cor­tés, a Cá­no­vas, a Gon­za­lo de Ber­ceo, a Cal­de­rón de la Bar­ca o a Que­ve­do. Pa­ra ellos es una de­fi­ni­ción ecu­mé­ni­ca, un dic­te­rio uni­ver­sal, un con­cep­to mal­di­to en­cas­tra­do en los plie­gues del tiem­po y per­pe­tua­do en una sa­ga in­fi­ni­ta de an­te­ce­den­tes y he­re­de­ros. Es el mis­mo dis­po­si­ti­vo men­tal que ta­cha de fran­quis­ta a cual­quier de­mó­cra­ta mo­derno que se opon­ga a la he­ge­mo­nía del se­ce­sio­nis­mo o tra­te de fre­nar el pro­ce­so. A la nue­va «em­pe­ra­triz del Pa­ra­le­lo» le re­sul­ta in­di­fe­ren­te que se tra­te de Cer­ve­ra, de Blas de Le­zo, de Cas­ta­ños o de Quei­po. Su dog­ma­tis­mo ig­na­ro pue­de me­ter en el mis­mo sa­co ré­pro­bo a Daoiz, a O´Don­nell, a Mo­la o a Es­par­te­ro. A cual­quie­ra de ellos le po­dría qui­tar una ca­lle por­que los con­de­na, al mar­gen de sus va­rio­pin­tas ideas, su co­mún per­te­nen­cia al gran sím­bo­lo del Fas­cio por an­to­no­ma­sia: el Ejér­ci­to. Esa mi­li­cia es­pa­ño­la a la que ya qui­so ex­pul­sar de una fe­ria mu­ni­ci­pal por de­cre­to.

Le ha to­ca­do a Cer­ve­ra por­que an­da­ba por allí, en el no­men­clá­tor de la Bar­ce­lo­ne­ta, y ha­bía que ha­cer­le si­tio a Pe­pe Ru­bia­nes, ese ilus­tre bu­fón que man­da­ba a Es­pa­ña a to­mar… por la puer­ta tra­se­ra. Pe­ro no hay só­lo des­co­no­ci­mien­to en la in­vec­ti­va de la al­cal­de­sa. Hay una in­ten­ción de fon­do, una mi­ra re­van­chis­ta con­cre­ta. La mis­ma que ha con­ver­ti­do su man­da­to en un po­gro­mo ale­gó­ri­co de es­ta­tuas sin ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.