HA­BLAN­DO CLA­RO

An­tes de lle­gar a qui­tar pre­su­pues­to a edu­ca­ción o sa­ni­dad, hay in­fi­ni­dad de si­tios don­de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios

ABC (Córdoba) - - Opinión - JO­SÉ LU­QUE VE­LAS­CO

Con el tí­tu­lo «Más so­bre las pen­sio­nes», el rec­tor de la Uni­ver­si­dad Lo­yo­la An­da­lu­cía, Ga­briel M. Pé­rez Al­ca­lá, ex­po­ne en un ar­tícu­lo de opinión las vi­ci­si­tu­des que és­tas pue­den pa­sar en Es­pa­ña de no aco­me­ter ur­gen­tes y ne­ce­sa­rias re­for­mas. Com­par­to su opinión cuan­do afir­ma que en Es­pa­ña no se abor­dan con­ve­nien­te­men­te los pro­ble­mas. Tam­bién ra­zo­na y con­ven­ce al de­cir que hay que cam­biar la for­ma de fi­nan­cia­ción de las pen­sio­nes pa­ra ga­ran­ti­zar su cum­pli­mien­to. Lo que no al­can­zo a di­ge­rir es cuan­do di­ce «ha­blar en pla­ta» y apun­ta que si no se re­for­ma en pro­fun­di­dad el sis­te­ma, o no se­rán sos­te­ni­bles o no se­rán su­fi­cien­tes, «sal­vo re­cor­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos en las otras gran­des par­ti­das de gas­to so­cial (edu­ca­ción y sa­ni­dad)». En­tre­co­mi­llo es­ta par­te de su afir­ma­ción por­que es la que se me in­di­ges­ta.

Creo que a fuer­za de dar tan­to pro­ta­go­nis­mo a los po­lí­ti­cos, po­de­mos ter­mi­nar pen­san­do y ra­zo­nan­do co­mo a ellos in­tere­sa. Eso es lo úl­ti­mo que de­be­ría pa­sar en de­mo­cra­cia, don­de con­trol y crí­ti­ca cons­truc­ti­va a la ac­ción po­lí­ti­ca es al­go im­pres­cin­di­ble. De­cir que si fue­se ne­ce­sa­rio un re­cor­te pa­ra ga­ran­ti­zar el de­re­cho a las pen­sio­nes ten­dría que ir inevi­ta­ble­men­te con­tra sa­ni­dad o edu­ca­ción, me sue­na a pa­la­bra de po­lí­ti­co. Di­go es­to, por­que an­tes de lle­gar a qui­tar pre­su­pues­to a edu­ca­ción o sa­ni­dad, hay in­fi­ni­dad de si­tios don­de los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios ha­rían me­nor da­ño a los ciu­da­da­nos a los que la de­mo­cra­cia se de­be.

¿Por qué no ha­bla­mos del pe­lliz­co pre­su­pues­ta­rio que se co­me la lo­cu­ra de Es­ta­do Au­to­nó­mi­co? ¿Por qué no ha­blar de las fun­cio­nes de los 20.000 (¿?) car­gos ele­gi­dos a de­do (ase­so­res) en las ins­ti­tu­cio­nes? ¿Y de las pen­sio­nes y ga­be­las de los po­lí­ti­cos? An­tes que a sa­ni­dad o edu­ca­ción ¿no va­mos a cor­tar­le alas a esa in­fi­ni­dad de em­pre­sas y or­ga­nis­mos es­ta­ta­les, au­to­nó­mi­cos, mu­ni­ci­pa­les y pro­vin­cia­les que hay en Es­pa­ña de los que so­por­ta­mos su cos­te pe­ro des­co­no­ce­mos su pro­duc­ti­vi­dad? ¿Es que no so­bran Uni­ver­si­da­des? ¿Son ne­ce­sa­rias en Es­pa­ña tan­tas te­le­vi­sio­nes a car­go del pre­su­pues­to de to­dos? ¿Con­se­gui­re­mos al­gún día ra­cio­na­li­zar y ges­tio­nar bien los gas­tos an­tes que de qui­tar de­re­chos fun­da­men­ta­les a los ciu­da­da­nos?

¿Por qué no se es­ta­ble­ce en Es­pa­ña un ade­cua­do e in­de­pen­dien­te con­trol in­terno que pro­cu­re evi­tar esa co­rrup­ción que a to­dos aver­güen­za y arrui­na...? To­do eso, y me que­do cor­to, an­tes de to­car Sa­ni­dad, Edu­ca­ción o Justicia. Es­ta es la úni­ca sal­ve­dad que, con to­do res­pe­to pe­ro con to­do ri­gor, ha­go a la opinión del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Lo­yo­la de An­da­lu­cía al que apre­cio y ad­mi­ro.

Des­co­noz­co có­mo lla­mar al sis­te­ma po­lí­ti­co que an­te­po­ne el bie­nes­tar de los po­lí­ti­cos ser­vi­do­res del pue­blo, al bie­nes­tar de los ciu­da­da­nos a los que se de­ben. De lo que es­toy se­gu­ro es que ese sis­te­ma no pue­de lla­mar­se de­mo­cra­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.