IN­SUL­TOS PA­RA LA IN­DE­PEN­DEN­CIA

La in­de­pen­den­cia no de­ja tiem­po pa­ra la lec­tu­ra; encoge el ce­re­bro has­ta co­lo­car­lo en el pa­leo­lí­ti­co de la vi­da in­te­lec­tual y emo­cio­nal

ABC (Córdoba) - - Opinión - JO­SÉ JAVIER AMORÓS

Un uso inade­cua­do del len­gua­je es­tá en el ori­gen de ca­si to­dos los con­flic­tos. El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor po­la­co Rys­zard Ka­pus­cins­ki, Premio Prín­ci­pe de As­tu­rias de Co­mu­ni­ca­ción y Hu­ma­ni­da­des en 2003, di­jo que «una gue­rra siem­pre em­pie­za mu­cho an­tes de la fe­cha ofi­cial en la que se de­cla­ra; co­mien­za con el cam­bio de vo­ca­bu­la­rio de los dia­rios. Em­pie­za en la es­fe­ra del len­gua­je». So­mos lo que ha­bla­mos y có­mo lo ha­bla­mos. Eso se no­ta en el len­gua­je de la ma­yo­ría de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. La per­so­na­li­dad se les ha ido de­gra­dan­do, has­ta que­dar re­du­ci­da a un mon­ton­ci­to de in­sul­tos con­tra Es­pa­ña. Es­pa­ña me­re­ce otro ni­vel que esos re­cor­ta­dos de vo­ca­bu­la­rio. ¿Pa­ra eso la in­mer­sión lin­güís­ti­ca en los co­le­gios? ¿Pa­ra que los ni­ños apren­dan a de­cir «fa­cha» e «hi­jo de pu­ta» en ca­ta­lán? ¿Pa­ra eso sir­ve un idio­ma que ha da­do a Ver­da­guer, a Joan Ma­ra­gall, a Car­ner, a Es­priu, a Pla, a Gim­fe­rrer?

La in­de­pen­den­cia no de­ja tiem­po pa­ra la lec­tu­ra, y va en­co­gien­do el ce­re­bro has­ta co­lo­car­lo en el pa­leo­lí­ti­co de la vi­da in­te­lec­tual y emo­cio­nal. La opo­si­ción es­pa­ño­lis­ta, es­pa­ño­lis­ta se­gún, se que­ja de los in­sul­tos que re­ci­be. Re­co­jo de aquí y de allí, so­bre to­do de allí: «Pu­ta Es­pa­ña. Arri­ma­das y Rivera, os ma­ta­re­mos». «Es­pa­ño­les, ma­ri­co­nes». Las co­mas las po­ne uno, que no es in­de­pen­den­tis­ta. «Ha­bría que ma­tar­lo a él y a su fa­mi­lia —di­ce otro pen­sa­dor re­fi­rién­do­se al je­fe de lo que que­da del PP—, que vuel­va ETA». Pa­re­ce que el in­de­pen­den­tis­mo crea fa­mi­lia­ri­dad con el ase­si­na­to. «Es­ta gen­te tan hi­ja de pu­ta es­pa­ño­la que te­ne­mos aquí…». «Fas­cis­tas, tor­tu­ra­do­res, sois la es­co­ria de es­te país». «Te he lla­ma­do fas­cis­ta. Eso no es un in­sul­to, es una de­fi­ni­ción». Aquí hay pre­ten­sio­nes de in­te­lec­tua­li­zar la eva­cua­ción del in­tes­tino por el ce­re­bro, pe­ro sin ci­tar los maes­tros en que se apo­ya la idea. Por­que pro­pia no es. Y en el Ayun­ta­mien­to de San Sa­dur­ní d´Anoia, un concejal de la CUP se mos­tró con­ci­lia­dor: «Los par­ti­dos que han res­pal­da­do el 155 tie­nen suer­te de que el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta si­ga sien­do un mo­vi­mien­to pa­cí­fi­co». Hom­bre, vis­to así, a lo me­jor la suer­te la tie­nen los in­de­pen­den­tis­tas. A mí la Le­gión. La ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go en Bar­ce­lo­na pa­ra en­sal­zar la paz apor­tó una no­ve­dad al len­gua­je, que no de­be­mos mi­nus­va­lo­rar. No­ve­da­des, por fin. Un con­jun­to que di­ce que can­ta, Eléc­tri­ca Dhar­ma, re­fi­rién­do­se a los que no son co­mo ellos, que es tan fá­cil, los lla­mó «cerdos» e «hi­jos de pu­ta aca­ba­dos». En el ad­je­ti­vo es­tá el se­cre­to. Un len­gua­je ri­co es siem­pre un asun­to de ad­je­ti­vos. De ma­ne­ra que se pue­de ser tam­bién un hi­jo de pu­ta inaca­ba­do, que es lo mis­mo que ba­rrer pa­ra ca­sa. No­so­tros no te­ne­mos esa suer­te. «Hi­jo de pu­ta» es un in­sul­to prees­co­lar, el más sim­ple que exis­te. No requiere in­te­li­gen­cia, só­lo ins­tin­to.

Si Puig­de­mont, aho­ra que tie­ne tan­to tiem­po li­bre, le­ye­ra un po­co, po­dría apor­tar dis­tin­ción a la re­pu­bli­que­ta, que flo­jea de la cul­tu­ra. Fu­ga­do y per­se­gui­do, sí, pe­ro con es­ti­lo. El me­jor sa­tí­ri­co es­pa­ñol del si­glo XIX, Ma­nuel del Pa­la­cio, que ata­có a la cor­te y de­di­có un so­ne­to de­mo­le­dor a la rei­na, y fue de­te­ni­do, en­car­ce­la­do y exi­lia­do, es­cri­bió es­te epi­gra­ma al ir­se de Es­pa­ña: «Mon­ta­do en la di­li­gen­cia, / me voy ca­mino de Fran­cia. / Me ca­go en la pro­vi­den­cia / del Juez de Pri­me­ra Ins­tan­cia / del Dis­tri­to de la Au­dien­cia». ¿Por qué Puig­de­mont no lo imi­ta? De hi­jo de pu­ta a in­de­pen­den­tis­ta, le ofrez­co de­sin­te­re­sa­da­men­te es­ta fór­mu­la: «Me­ti­do en el ma­le­te­ro, / voy ca­mino de Bru­se­las. / Ir a la cár­cel no quie­ro. / Me ca­go en las en­tre­te­las / del juez, con to­do mi es­me­ro». No es lo mis­mo, pe­ro tam­po­co Puig­de­mont es Ma­nuel del Pa­la­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.