El ga­ra­je don­de mu­rie­ron los dos hom­bres es­ta­ba ce­rra­do por den­tro

La au­top­sia re­ve­la que fa­lle­cie­ron de­san­gra­dos por he­ri­das de ar­ma blan­ca, mien­tras que se si­guen abier­tas va­rias lí­neas de in­ves­ti­ga­ción

ABC (Córdoba) - - Córdoba - R. AGUILAR / M. OSU­NA PRIE­GO DE CÓR­DO­BA

L Amuer­te vio­len­ta de dos hom­bres en el mu­ni­ci­pio de Prie­go de Cór­do­ba pu­do no ser cau­sa de la ac­ción de un ter­ce­ro, aun­que no se des­car­ta del to­do es­te ex­tre­mo, e in­clu­so, se­gún fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción con­sul­ta­das por ABC, po­dría ha­ber no­ve­da­des en es­te sen­ti­do. Den­tro del con­tex­to de una cues­tión pa­sio­nal — am­bos man­te­nían una re­la­ción en la que ha­bría apa­re­ci­do un ter­ce­ro en las úl­ti­mas fe­chas— la in­ves­ti­ga­ción no se cie­rra a que una ter­ce­ra per­so­na es­té im­pli­ca­da en el su­ce­so.

Agen­tes ju­di­cia­les de la Guar­dia Ci­vil es­tu­vie­ron ayer du­ran­te to­da la ma­ña­na tra­ba­jan­do en el ga­ra­je de la ca­lle Ga­briel Ce­la­ya, si­tua­do en el ba­rrio de La Inmaculada, en la par­te ba­ja de la vi­lla prie­guen­se, en el que el her­mano de Jo­sé Luis Gar­cía en­con­tró los dos ca­dá­ve­res a úl­ti­ma ho­ra de la ma­ña­na del do­min­go, y des­pués de que tan­to su fa­mi­liar, Jo­sé Luis Gar­cía Bur­gos, co­mo el de Juan Al­ber­to Ruiz, lle­va­ran des­apa­re­ci­dos des­de el jue­ves an­te­rior. La ca­sa de la ma­dre de Jo­sé Luis, que pa­de­ce alz­hei­mer y con la que él vi­vía so­lo, se en­cuen­tra en una ca­lle pa­ra­le­la.

La es­ce­na del cri­men que ha­lló el her­mano de Jo­sé Luis era la si­guien­te: la co­che­ra, que te­nía una puer­ta pro­pia, es­ta­ba ce­rra­da por den­tro, así co­mo el co­che en el que se en­con­tra­ban los dos hom­bres muer­tos (un Volks­wa­gen Golf pro­pie­dad del prie­guen­se); en la ca­bi­na del tu­ris­mo ha­bía un cu­chi­llo de gran­des di­men­sio­nes.

Se­gún ha po­di­do sa­ber ABC de fuen­tes pró­xi­mas a la in­ves­ti­ga­ción, los dos cuer­pos no es­ta­ban en la mis­ma es­tan­cia del vehícu­lo, de tal ma­ne­ra que el de la per­so­na más jo­ven (el ve­cino de Lu­ce­na) se ha­lla­ba en el ma­le­te­ro y en po­si­ción fe­tal, con va­rias pu­ña­la­das que le ha­bían oca­sio­na­do el fa­lle­ci­mien­to. Su com­pa­ñe­ro se en­con­tra­ba en los asien­tos tra­se­ros del uti­li­ta­rio, con las cua­tro ex­tre­mi­da­des apo­ya­das so­bre los si­llo­nes, y con la ca­mi­sa subida has­ta el cue­llo, don­de te­nía un cor­te de cu­chi­llo que le ha­bía pro­du­ci­do el de­san­gra­mien­to.

Cuan­do el her­mano de la víc­ti­ma de Prie­go en­con­tró los ca­dá­ve­res avi­só a la Po­li­cía Lo­cal y la Guar­dia Ci­vil, que lle­ga­ron ha­cia las 14.00 ho­ras.

Hay un he­cho que pue­de ser cla­ve pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to del cri­men: que la puer­ta in­di­vi­dual e in­te­rior de la co­che­ra (no la de ac­ce­so des­de la ca­lle) es­tu­vie­ra echa­da por den­tro. El de­le­ga­do del Go­bierno en An­da­lu­cía, An­to­nio Sanz, se aga­rró ayer a es­te fac­tor pa­ra des­car­tar, en prin­ci­pio y a fal­ta de que las pes­qui­sas con­clu­yan, que ha­ya más im­pli­ca­dos en el su­ce­so, de tal mo­do que de acuer­do a es­ta lí­nea de in­ves­ti­ga­ción la hi­pó­te­sis se­ría que uno de los dos fa­lle­ci­dos aca­ba­ra con la vi­da del otro a pu­ña­la­das y que des­pués se sui­ci­da­ra.

Sin em­bar­go, las fuen­tes con­sul­ta­das por es­te pe­rió­di­co apun­tan a que la con­cu­rren­cia de una ter­ce­ra per­so­na no pue­de ser des­car­ta­da, por­que la puer­ta del ga­ra­je se pue­de ce­rrar des­de fue­ra con una lla­ve pues­ta, por lo que es po­si­ble que al­guien sa­lie­ra de la co­che­ra de­jan­do la lla­ve echa­da.

De otro la­do, la au­top­sia a los ca­dá­ve­res con­clu­yó ayer en el Ins­ti­tu­to Anató­mi­co Fo­ren­se de Cór­do­ba y sus re­sul­ta­dos obran en po­der del Juz­ga-

Ubi­ca­ción de las víc­ti­mas Am­bas con he­ri­das de ar­ma blan­ca. Una en el ma­le­te­ro y la otra, en el asien­to tra­se­ro, con un gol­pe en la ca­be­za

do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción de Prie­go. Se­gún in­for­mó el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Justicia de An­da­lu­cía (TSJA), el in­for­me pre­li­mi­nar de las ci­ta­das au­top­sias apun­ta co­mo cau­sa de am­bas muer­tes «a un shock he­mo­rrá­gi­co se­cun­da­rio por he­ri­das de ar­ma blan­ca». Es de­cir, am­bas víc­ti­mas mu­rie­ron de­san­gra­das. El Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia e Ins­truc­ción de Prie­go de Cór­do­ba de­cre­tó es­te lu­nes el se­cre­to de las ac­tua­cio­nes en re­la­ción con es­te ca­so. Las dos víc­ti­mas del su­ce­so que ha con­mo­cio­na­do a la Sub­bé­ti­ca fue­ron en­te­rra­das ayer en sus res­pec­ti­vas lo­ca­li­da­des na­ta­les.

Un agen­te cus­to­dia el ga­ra­je don­de se pro­du­je­ron los he­chos (de­re­cha), en la ca­lle Ga­briel Ce­la­ya de Prie­go (arri­ba) que ayer aglu­ti­nó las mi­ra­das de la Pren­sa. Aba­jo, ala iz­quier­da, el bu­zón de la ca­sa don­de vi­vía Jo­sé Luis Gar­cía

FO­TOS: VA­LE­RIO ME­RINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.