Las llu­vias y el frío re­tra­san la flo­ra­ción en la ma­yo­ría de los pa­tios que van a Con­cur­so

Los pro­pie­ta­rios ne­ce­si­tan «unos días de sol y ca­li­dez» pa­ra lle­gar a ma­yo óp­ti­mos

ABC (Córdoba) - - Córdoba - J. MAR­TÍ­NEZ CÓR­DO­BA

La bu­gan­vi­lla más fo­to­gra­fia­da con di­fe­ren­cia del uni­ver­so co­no­ci­do es­tá tris­te, re­traí­da, con al­go de mie­do a flo­re­cer. Só­lo al­gu­nas ra­mas —las más ele­va­das— mues­tran ya la pro­me­sa de una be­llí­si­ma ex­plo­sión de co­lor; son las que tie­nen el sol más a su al­can­ce. Pe­ro fal­tan to­da­vía 15 días pa­ra la ce­le­bra­ción del Fes­ti­val de los Pa­tios y el «al­ma ma­ter» de Ma­rro­quíes, 6 po­dría lle­gar a tiem­po a la ci­ta.

En un año nor­mal, a fe­cha de hoy, los re­cin­tos Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad es­ta­rían perfectamente vi­si­ta­bles. Re­bo­san­tes de pé­ta­los mul­ti­co­lor que ri­va­li­zan entre sí den­tro del mis­mo pa­tio y con las del res­to de con­sur­san­tes que se re­par­ti­rán por las ca­lles de la ca­pi­tal a par­tir del 1 de ma­yo y has­ta el día 13.

Y si el año pa­sa­do fue el ca­lor ex­ce­si­vo, en es­ta oca­sión la llu­via que has­ta el pa­sa­do do­min­go se­guía ca­yen­do y el frío del pa­sa­do mes de mar­zo es­tá mer­man­do un tan­to la gra­cia na­tu­ral de las plan­tas ex­pues­tas, ade­más de re­tra­sar mu­cho la flo­ra­ción.

Los pro­pie­ta­rios de Pa­tios mi­ran al cielo y es­pe­ran que se pro­duz­ca lo que po­dría re­cu­pe­rar sus ver­ge­les par­ti­cu­la­res: unos cuan­tos días se­gui­dos de sol y tem­pe­ra­tu­ras al­go más al­tas. «Eso pue­de ha­cer que es­to dé un subidón», se­ña­la Car­men Ál­va­rez, que sue­le ac­tuar de por­ta­voz de los ha­bi­tan­tes de ese «ma­cro­pa­tio» en for­ma de mi­núscu­lo pue­ble­ci­to en me­dio de la ciu­dad.

Adelantado al 1 de ma­yo

Dos se­ma­nas to­da­vía que pa­re­cen muy le­ja­nas (ni si­quie­ra se ha edi­ta­do la guía de los Pa­tios de es­te año), pe­ro que lle­gan an­tes de lo que se pien­sa. De he­cho, a Ál­va­rez no le ha he­cho mu­cho gra­cia que se ade­lan­te al 1 de ma­yo, cuan­do lo ha­bi­tual es el día 5 (unos días más nun­ca vie­nen mal pa­ra una pre­pa­ra­ción per­fec­ta), y es­ti­ma que se ha he­cho pen­san­do úni­ca­men­te en el tu­ris­mo y en las vi­si­tas, «por­que los ma­dri­le­ños tie­nen puen­te esos días y mu­chos se aca­ban dan­do un sal­to a Cór­do­ba», señaló.

No en to­dos los pa­tios hay ac­ti­vi­dad, a pe­sar de lo que se pue­da pen­sar por la pro­xi­mi­dad de unas fe­chas tan se­ña­la­das. Eso sí, aso­man­do la na­riz por los hue­cos naturales de las ca­sas se in­tu­yen escaleras pa­ra po­dar y re­ti­rar ho­jas se­cas de las al­tu­ras, sa­cos de plás­ti­co con res­tos de ve­ge­ta­ción desecha­ble y sa­cos de tie­rra nue­va bien pa­ra re­no­var la an­ti­gua, pa­ra tras­plan­tar al­gu­nas plan­tas o sa­car al­gu­na nue­va con es­que­jes.

Hue­le un po­co a tie­rra re­mo­vi­da (y mo­ja­da) y a ver­de, más que a flo­res, aun­que en la ca­lle ya ha apa­re­ci­do el fa­mo­so azahar que es­te año es­ta­ba tar­dan­do por el mis­mo mo­ti­vo.

«Ayer por la no­che [por el do­min­go] he­mos lle­ga­do a re­co­ger 10 li­tros por me­tro cua­dra­do y eso nos ha re­ven­ta­do las flo­res que ha­bían sa­li­do», se­ña­la con una mue­ca de dis­gus­to Juan One­to, que ayu­da a sus her­ma­nos a te­ner­lo to­do pre­pa­ra­do en San Ba­si­lio, 17. En su ca­so van a abrir, pe­ro no po­drán par­ti­ci­par al ser des­ca­li­fi­ca­dos por ha­ber usa­do la pa­la­bra pa­tio pa­ra fi­nes co­mer­cia­les. Y es que tie­nen tres ca­mas que las al­qui­lan a los vi­si­tan­tes. De to­das ma­ne­ras, las puer­tas es­trán li­bres pa­ra los vis­tan­tes y van a uti­li­zar a un so­brino su­yo co­mo con­tro­la­dor de puer­ta, aun­que su des­ca­li­fi­ca­ción su­pon­ga no te­ner nin­gu­na ayu­da eco­nó­mi­ca. «He­mos te­ni­do que po­ner va­rias ma­ce­tas con ge­ra­nios a que se re­cu­pe­ren con los ra­yos de sol que aho­ra es­tán sa­lien­do», ex­pli­ca. Ese re­cin­to tie­ne tam­bién una bu­gan­vi­lla a la que la llu­via ha arran­ca­do has­ta la úl­ti­ma flor, pe­ro en la pa­red una cu­sio­sa gi­ta­ni­lla co­lor vio­le­ta se mues­tra ya en to­do su es­plen­dor.

Bal­co­nes con pla­gas

Eso sí, se pre­sen­ta­rán al Con­cur­so de Re­jas y Bal­co­nes, aun­que han te­ni­do la mala suer­te de ser ata­ca­dos por una es­pe­cie de co­chi­ni­lla con­tra la que han fu­mi­ga­do re­cien­te­men­te, pe­ro ten­drán que re­pe­tir el pro­ce­so por­que el agua de las pre­ci­pi­ta­cio­nes eli­mi­na to­dos sus efec­tos.

Son dos ejem­plos de re­cin­tos don­de úni­ca­men­te abren pa­ra ma­yo o de for­ma es­po­rá­di­ca pa­ra la Na­vi­dad. Eso no quiere de­cir que no se cui­de du­ran­te to­do el año, pe­ro bien es ver­dad que quie­nes ha­cen ne­go­cio los do­ce me­ses tie­nen cier­ta ven­ta­ja y una me­jor ba­se flo­ral que los otros, ade­más de que sus plan­tas se han re­sen­ti­do me­nos con el frío y las llu­vias.

Car­men Ibá­ñez, de San Ba­si­lio, 14, sí re­co­no­ce que se han pro­du­ci­do pér­di­das: «Es­tá cla­ro que el cha­pa­rrón ha da­ña­do las mo­ñas de flo­res que ya ha­bían sa­li­do y ade­más la llu­via nos im­pi­de re­gar a nues­tro gus­to». En efec­to, cuan­do llue­ve no to­das las ma­ce­tas re­ci­ben el agua a con­ve­nien­cia en la tie­rra, por­que mu­chas se en­cuen­tran ba­jo ca­na­lo­nes, por lo que al fi­nal una llu­via «ni co­me ni de­ja co­mer».

Es ver­dad tam­bién que la flo­ra­ción se ha re­tra­sa­do, pe­ro «en cuan­to ten­ga­mos sol du­ran­te unos días se­gui­dos es­ta­rá a re­ven­tar de bo­ni­to, pe­ro es por­que las man­te­ne­mos activas pa­ra vi­si­tas en to­do mo­men­to», ase­gu­ra. El pro­ble­ma ge­ne­ral que tie­nen to­dos es que na­da más pin­tar les ha sa­li­do ver­dín en las pa­re­des que las afea. «Ha­brá que es­pe­rar un po­co an­tes de vol­ver a pin­tar», ase­gu­ra en tono jo­co­so.

No le­jos de allí, en Mar­tín de Roa, 7, Juan Co­lla­do ha­bla con una jo­ven ex­tran­je­ra a la que ha per­mi­ti­do en­trar pa­ra ha­cer unas fo­tos an­tes de tiem­po. Su pa­tio es­tá bo­ni­to y con flor. Hay mu­cho ver­de y su ba­se —las plan­tas más an­ti­guas— se man­tie­nen bas­tan­te bien. «No hay que sor­pren­der­se de es­tas co­sas», se­ña­la, por­que «abril ha ve­ni­do llu­vio­so co­mo otras ve­ces vie­ne se­co y eso sue­le re­tra­sar la flo­ra­ción, pe­ro en ma­yo to­do se­rá per­fec­to; só­lo necesitamos una se­ma­na de res­pi­ro». Pre­ci­sa­men­te, hay tre­gua de agua has­ta el fin de se­ma­na y con esos días bien pa­re­cen ali­viar­se.

El efec­to per­ni­cio­so La llu­via no be­ne­fi­cia al rie­go de las plan­tas, ya que a mu­chas no les lle­ga a la tie­rra co­mo de­bie­ra y, ade­más, es­tro­pea los ma­ci­zos de flo­res que ya han na­ci­do Una bu­gan­vi­lla tris­to­na El frío de mar­zo es­tá re­tra­san­do tan­to la flo­ra­ción que a día de hoy la fa­mo­sa y fo­to­gra­fia­da bu­gan­vi­lla de Ma­rro­quíes, 6 es­tá prác­ti­ca­men­te pe­la­da

En San Ba­si­lio, 44 hay vi­si­tan­tes du­ran­te to­do el año

Pas­to­ra, 2, con los úl­ti­mos re­to­ques

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.