ES­TÁ CÓR­DO­BA EN ABRIL PI­DIEN­DO MA­YO

Es­tán las ma­ce­tas pre­ña­das de bro­tes y ca­pu­llos que aún se pro­te­gen de la llu­via

ABC (Córdoba) - - Córdoba - OPINIÓN ES­TRE­LLA FER­NÁN­DEZ-MAR­TOS

Es­ta­ba acos­tum­bra­da a ver los pa­tios ya flo­ri­dos, pe­ro es­te año he vi­si­ta­do con an­te­la­ción uno de los que par­ti­ci­pa­rán en con­cur­so y abri­rá sus puer­tas el mes que vie­ne. Un pa­tio que no co­no­cía. Uno que son dos y que es­con­de tesoros y cu­rio­si­da­des muy par­ti­cu­la­res. El del Cus­to­dio de la ciu­dad, anexo a la igle­sia del Ju­ra­men­to de San Ra­fael, en la an­ti­gua ca­sa del sa­cris­tán, que es­tu­vo des­cui­da­do mu­cho tiem­po y que un gru­po de mu­je­res de to­das las eda­des ha ido re­cu­pe­ran­do. Hay al­go vi­vo en la li­tur­gia pre­via de las gran­des oca­sio­nes, en la ex­pec­ta­ción y el caos que cree rei­nar du­ran­te los tra­ba­jos ne­ce­sa­rios an­tes de una ex­po­si­ción.

El mis­mo Ar­cán­gel da la bien­ve­ni­da dis­cre­ta­men­te, co­mo buen an­fi­trión, ce­dien­do el pro­ta­go­nis­mo al vi­si­tan­te y a la primavera pa­ra que ellos se ha­blen. Aho­ra es­tá to­do ver­de, de un ver­de lla­ma­ti­vo, gor­do, ma­ce­tas su­bien­do escaleras bus­can­do sol, una ta­bla de la­var, azu­le­jos, pla­cas con his­to­ria gra­ba­da y de ba­sa un ca­pi­tel so­bre un so­la­do de em­pe­dra­do an­ti­guo que re­cu­pe­ró su pa­pel tras una ca­ta. Es­tán las ma­ce­tas pre­ña­das de bro­tes y ca­pu­llos que aún se pro­te­gen de la llu­via, mi­ran­do de reojo a esas pri­me­ras im­pa­cien­tes que ya han flo­re­ci­do con unos co­lo­res bri­llan­tes que alum­bran a pleno sol. Co­ra­les, fresas, bur­deos, blan­cas. Qué bár­ba­ras. Y qué des­ca­ro aguan­tan­do el agua. Pa­re­ce que ha­yan flo­re­ci­do las guar­dia­nas de las que es­tán por lle­gar, las que lle­gan a Cór­do­ba en abril pi­dien­do sol y ma­yo. Una jo­ven es­tá lim­pian­do unos ape­ros. Su si­len­cio con­tras­ta con la ale­gre con­ver­sa­ción que lle­ga des­de el pa­tio del fon­do. Atra­vie­so lo que des­pués me ex­pli­ca­ron que fue la an­ti­gua car­bo­ne­ra. Han con­ver­ti­do es­te es­pa­cio de pa­so en una pe­que­ña ca­pi­lla pre­si­di­da por una ima­gen de la Vir­gen de Fá­ti­ma. Es­tan­cia sor­pren­den­te y sen­ci­lla, lle­na de de­ta­lles ines­pe­ra­dos y va­lio­sos to­dos por her­mo­sos, con es­pe­jos que re­fle­jan la luz de las flo­res que evo­can la can­ción de cuan­do an­ta­ño se lle­va­ban por ma­yo flo­res a Ma­ría. Una gra­ta sor­pre­sa ese rin­cón, tie­ne mu­cho sa­bor y trae re­cuer­dos de otros lu­ga­res hoy tris­te­men­te des­trui­dos.

En el pa­tio del fon­do, mien­tras, tras­tean, com­po­nen ma­ce­tas y limpian es­ca­lo­nes. Me cuen­tan la his­to­ria del pa­tio y có­mo se or­ga­ni­zan pa­ra tra­ba­jar. Una pre­cio­sa y an­ti­gua fuen­te, mu­cho ver­de, to­do es ver­de aho­ra, sal­pi­ca­do de las po­cas va­lien­tes que ya han bro­ta­do pi­dien­do pa­so, avi­san­do de lo que vie­ne, ad­vir­tien­do que ya ha­ce fal­ta sol sua­ve pa­ra que flo­rez­can los pe­que­ños. En sus jar­di­ne­ras añil em­pie­zan a re­ven­tar de gua­pas las hor­ten­sias azu­les y mo­ra­das. Si se que­da uno en si­len­cio pue­de oír el mur­mu­llo de las gi­ta­ni­llas ha­blan­do de los pre­cio­sos ves­ti­dos que van a lu­cir co­mo si de una reunión de ami­gas se tra­ta­se ha­blan­do de una fies­ta gran­de. Y mu­cho más.

Co­mo la obra so­cial a la que de­di­can los ingresos que de­ven­gan de la ex­hi­bi­ción del pa­tio, la ayu­da al tran­seún­te que ha de vol­ver a ca­sa y no tie­ne co­mo lle­gar. Bi­lle­tes, co­mi­da y acom­pa­ña­mien­to has­ta que el trans­por­te es­tá en mar­cha. Así des­de ha­ce años. Cui­dan­do plan­tas y flo­res al abri­go del Cus­to­dio de Cór­do­ba pa­ra ayu­dar a vol­ver a ca­sa a los que re­ca­la­ron en nues­tra tie­rra en bus­ca de un jor­nal.

Y co­mo pre­pa­ran es­te pa­tio, to­dos los de­más. A to­dos los cui­da­do­res, por vues­tro tra­ba­jo y de­di­ca­ción cons­tan­tes, gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.