Del com­pa­ñe­ro Ma­no­lo al «ciu­da­dano Cha­ves»

La de­fen­sa del PSOE an­da­luz al ex­pre­si­den­te cho­ca con la ti­bie­za del par­ti­do en Ma­drid

ABC (Córdoba) - - Andalucía - J.B./V. RUIZ SE­VI­LLA/MA­DRID

Que el PSOE fe­de­ral y el an­da­luz ha­blan idio­mas dis­tin­tos no es un se­cre­to. Se evi­den­ció ayer tam­bién en las reac­cio­nes de dis­tin­tos lí­de­res del par­ti­do a cuenta de la de­cla­ra­ción de Ma­nuel Cha­ves an­te el tri­bu­nal que le juz­ga jun­to a otros 21 ex al­tos car­gos de la Jun­ta de An­da­lu­cía por el frau­de de los ERE.

Des­de An­da­lu­cía, el se­cre­ta­rio de or­ga­ni­za­ción de los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces, Juan Cor­ne­jo, de­fen­dió de nue­vo que los ex­pre­si­den­tes de la Jun­ta siem­pre han con­tri­bui­do al in­te­rés ge­ne­ral y nun­ca «al be­ne­fi­cio per­so­nal» y eso, aña­dió, lo sa­be la «in­men­sa ma­yo­ría» de la ciu­da­da­nía. Cor­ne­jo, tras in­sis­tir en el res­pe­to del par­ti­do al pro­ce­di­mien­to ju­di­cial, de­jó cla­ro que el par­ti­do en An­da­lu­cía «y la in­men­sa ma­yo­ría de los an­da­lu­ces y de la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la» con­fía en la «inocen­cia, la ho­nes­ti­dad y la hon­ra­dez» de los ex­pre­si­den­tes «dos per­so­nas ín­te­gras y ser­vi­do­res pú­bli­cos».

La di­rec­ción fe­de­ral del PSOE atien­de sin em­bar­go con más pru­den­cia al jui­cio de los ERE. En Fe­rraz con­si­de­ran que es­te ca­so ya ha des­gas­ta­do su­fi­cien­te­men­te al par­ti­do. Por eso las res­pues­tas a es­tas cues­tio­nes vie­nen pre­ce­di­das de un lla­ma­mien­to a es­pe­rar la ac­ción de la Justicia sin que­rer pre­sen­tar un apo­yo ce­rra­do a los ex­pre­si­den­tes. Ayer dio bue­na mues­tra de ello en rue­da de pren­sa en Fe­rraz Car­men Cal­vo, que fue ade­más con­se­je­ra de Cul­tu­ra ba­jo los go­bier­nos de Ma­nuel Cha­ves.

Pre­gun­ta­da por la de­cla­ra­ción an­te el tri­bu­nal del ex­pre­si­den­te y su ve­ro­si­mi­li­tud, Cal­vo, ac­tual se­cre­ta­ria de Igual­dad de la eje­cu­ti­va de Pe­dro Sán­chez, lo ha en­mar­ca­do en su «de­re­cho a de­fen­der­se». Des­de el PSOE «no hay nin­gún co­men­ta­rio» que ha­cer a su es­tra­te­gia de de­fen­sa: «El ciu­da­dano Ma­nuel Cha­ves es­tá de­fen­dién­do­se en los tri­bu­na­les y na­die tie­ne que in­ter­ve­nir en la ac­ti­va­ción de su de­re­cho a de­fen­der­se». co­men­tó.

Cal­vo ha ma­ni­fes­ta­do que el par­ti- do es­pe­ra a lo que de­ter­mi­ne la Justicia y que «en lo per­so­nal» tras­la­dan «to­do nues­tro apo­yo pa­ra que se de­ter­mi­ne su inocen­cia». Ade­más, des­de Fe­rraz se po­ne en va­lor que Cha­ves, tam­bién Gri­ñán, ya no son mi­li­tan­tes y de­ja­ron sus ac­tas co­mo dipu­tados. «No so­la­men­te en­tre­ga­ron sus car­gos ins­ti­tu­cio­na­les», ha di­cho Cal­vo, sino que, en cum­pli­mien­to del có­di­go éti­co, «tu­vo que en­tre­gar su es­ca­ño y su con­di­ción de mi­li­tan­te».

Ri­dícu­lo y ver­güen­za

La ac­ti­tud mos­tra­da por Ma­nuel Cha­ves du­ran­te su de­cla­ra­ción en el jui­cio, ba­sa­da en el des­co­no­ci­mien­to de los he­chos, fue ta­cha­da sin em­bar­go de «ri­dí­cu­la» por el vi­ce­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Sec­to­res Pro­duc­ti­vos del PP An­da­luz, Pa­blo Ven­zal. «Al­guien que ha si­do pre­si­den­te de la Jun­ta no se pue­de es­cu­dar en que des­co­no­cía có­mo se ha­ce y có­mo se eje­cu­ta su pre­su­pues­to y có­mo fun­cio­nan sus po­lí­ti­cas activas de em­pleo», afir­mó.

Aun­que «co­mo es­tra­te­gia de de­fen­sa es res­pe­ta­ble», Ven­zal opi­na que «no re­sis­te el me­nor aná­li­sis y es un in­sul­to a la in­te­li­gen­cia de los an­da­lu­ces», al tiem­po que ha ase­gu­ra­do que «to­do el mun­do sa­be que ese di­ne­ro se repartía con nu­la pu­bli­ci­dad, con opa­ci­dad y que los be­ne­fi­cia­rios siem­pre eran per­so­nas ami­gas, del en­torno del par­ti­do y em­pre­sas li­ga­das a su for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca».

Ven­zal ha re­cor­da­do que las par­ti­das ve­nían re­gu­la­das en los pre­su­pues­tos, y el me­ca­nis­mo en las ba­ses y las mo­di­fi­ca­cio­nes pre­su­pues­ta­rias iban al Con­se­jo de Go­bierno, «la ma­yor par­te sin in­for­me de in­ter­ven­ción y fir­ma­das por al­tos car­gos de la Jun­ta».

Tal y co­mo afir­mó cuan­do de­cla­ró el ex­pre­si­den­te Gri­ñán, el se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción de Po­de­mos An­da­lu­cía, Pa­blo Pé­rez Gan­for­ni­na, la­men­tó tam­bién la «ver­güen­za» que le pro­du­ce ver a un ex­pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía sen­ta­do en el ban­qui­llo, re­fi­rién­do­se di­rec­ta­men­te al ex­pre­si­den­te Ma­nuel Cha­ves. Pé­rez Gan­for­ni­na in­sis­tía en que es «la­men­ta­ble» que «una vez más» se vin­cu­le a An­da­lu­cía con la co­rrup­ción y es­pe­ra que «se re­suel­va pron­to» el ca­so.

La opinión del PP To­do el mun­do sa­be que el di­ne­ro se repartía con nu­la pu­bli­ci­dad, con opa­ci­dad y a per­so­nas ami­gas del PSOE

EFE/ZIPI

Cal­vo, aho­ra se­cre­ta­ria de Igual­dad de la eje­cu­ti­va de Pe­dro Sán­chez, ha­bló del ex­pre­si­den­te Cha­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.