La de­ri­va so­be­ra­nis­ta de UGT y CC.OO. dis­pa­ra las crí­ti­cas

ABC (Córdoba) - - España - ALEX GUBERN BAR­CE­LO­NA

La ima­gen de los dos lí­de­res de UGT y CC.OO. en Ca­ta­lu­ña en la ma­ni­fes­ta­ción pa­ra pe­dir la li­ber­tad de los po­lí­ti­cos pre­sos por el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta –mar­cha de la que las dos cen­tra­les, jun­to a la ANC y Òm­nium, eran con­vo­can­tes– es­tá le­van­tan­do am­po­llas. El PP y el PSOE de­nun­cia­ron ayer el ali­nea­mien­to de los dos sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios con el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, en un ma­les­tar que es tam­bién in­terno entre par­te de los afi­lia­dos. Las ten­sio­nes vie­nen de le­jos, en con­cre­to cuan­do ya en el arran­que del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta, UGT y CC.OO en Ca­ta­lu­ña, en­ton­ces li­de­ra­das por Jo­sé Ma­ría Ál­va­rez y Joan Car­les Ga­lle­go, se su­ma­ron a la reivin­di­ca­ción del «de­re­cho a de­ci­dir».

El ma­les­tar in­terno, que las di­rec­cio­nes tra­tan de mi­ni­mi­zar, se hi­zo pa­ten­te cuan­do la se­ma­na pa­sa­da las sec­cio­nes sin­di­ca­les de UGT en Ren­fe y Te­le­fó­ni­ca exi­gían man­te­ner­se al mar­gen del «pro­cés». No es una co­rrien­te nue­va y, de he­cho, un sin­di­ca­to co­mo el CSIF, que se de­cla­ra apo­lí­ti­co, es­ti­ma que en los tres años lar­gos que van des­de la con­sul­ta de 2014 a aho­ra, han do­bla­do su pre­sen­cia en Ca­ta­lu­ña, has­ta lle­gar a los 8.000 afi­lia­dos y los 500 de­le­ga­dos sin­di­ca­les, se­gún ex­pli­ca a ABC el lí­der del CSIF en Ca­ta­lu­ña, Joan Es­ca­ni­lla.

«Hay una par­te de ese cre­ci­mien­to que atri­bui­mos de ma­ne­ra cla­ra a los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos y al pa­pel que han ju­ga­do el res­to de sin­di­ca­tos», aña­de Es­ca­ni­lla, en un cre­ci­mien­to que tam­bién ha be­ne­fi­cia­do, aun­que por mo­ti­vos opues­tos y en una pro­por­ción más pe­que­ña, a la mi­no­ri­ta­ria cen­tral in­de­pen­den­tis­ta In­ter­sin­di­cal.

En es­te con­tex­to, se es­ti­ma que tan­to UGT co­mo CC.OO. pue­den ha­ber per­di­do unos 500 afi­lia­dos ca­da una por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Un 40% de los mi­li­tan­tes de es­te úl­ti­mo sin­di­ca­to se de­cla­ra­ba in­de­pen­den­tis­ta en una en­cues­ta in­ter­na.

Pri­mer pie en la SEAT

To­do es­te mo­vi­mien­to, y ac­cio­nes con­cre­tas co­mo el pro­to­co­lo de de­fen­sa del fun­cio­na­ria­do que el CSIF pu­so en mar­cha con mo­ti­vo del 1-O –con la idea de de­fen­der a los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos–, han re­for­za­do a es­ta cen­tral: pri­me­ra fuer­za en Pri­sio­nes y se­gun­da en Justicia. Su cre­ci­mien­to en el seno de la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca es otro in­di­cio de la re­la­ti­va bue­na aco­gi­da con la que en los dis­tin­tos de­par­ta­men­tos de la Ge­ne­ra­li­tat se ha aco­gi­do el 155. «La ad­mi­nis­tra­ción es­tá fun­cio­nan­do con nor­ma­li­dad», aña­de Es­ca­ni­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.