La vi­da en el pa­tio

«Vein­ti­cin­co años des­pués, el de­ba­te de los ba­rrios más po­bres si­gue es­tan­do en las mis­mas por­que to­das las de­ter­mi­na­cio­nes que se han adop­ta­do han si­do ti­mo­ra­tas o in­efi­ca­ces»

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA -

«En un ba­rrio co­mo es­te, la cár­cel es un ho­tel». De esa ma­ne­ra tan grá­fi­ca des­cri­bía es­ta se­ma­na un ve­cino de las Mo­re­ras a raíz de la re­yer­ta mul­ti­tu­di­na­ria en­tre miem­bros de dos fa­mi­lias, pre­sun­ta­men­te ge­ne­ra­da por un ajus­te de cuen­tas, en la que se pro­du­jo el ho­mi­ci­dio de un jo­ven de 26 años, pa­dre de tres hi­jos de cor­ta edad, y he­ri­das gra­ves a va­rias per­so­nas, uno de los cua­les si­gue hos­pi­ta­li­za­do. Con la mi­tad de la po­bla­ción en pa­ro y el fra­ca­so es­co­lar dis­pa­ra­do, los pa­tios de Mo­re­ras cons­ti­tu­yen uno de los pun­tos ca­lien­tes que apa­re­cen a ca­da ra­to en la cró­ni­ca de su­ce­sos. Las re­yer­tas son la ex­pre­sión vio­len­ta de esa si­tua­ción eco­nó­mi­ca de fon­do don­de la fil­tra­ción tó­xi­ca que ejer­cen las ac­ti­vi­da­des clan­des­ti­nas, co­mo el nar­co­trá­fi­co, em­peo­ran, y de qué mo­do, la con­vi­ven­cia. Pre­fe­rir el pre­si­dio «por­que se co­me to­dos los días» es la si­tua­ción más trá­gi­ca de una ciu­dad con al­gu­nos de los ba­rrios más po­bres de Es­pa­ña.

Las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do han in­cre­men­tan­do la vi­gi­lan­cia an­te po­si­bles ac­tos de ven­gan­za en­tre las fa­mi­lias que pro­ta­go­ni­za­ron la pe­lea de las Mo­re­ras. Con­vie­ne mi­rar las co­sas con cier­ta pers­pec­ti­va tam­bién por­que to­do es sus­cep­ti­ble de em­peo­rar. Ha­ce ca­si 25 años, en esas mis­mas ca­lles y esos mis­mos pa­tios, se pro­du­jo un tre­men­do in­ci­den­te so­cial cuan­do los ve­ci­nos tu­vie­ron unas lar­guí­si­mas jor­na­das de en­fren­ta­mien­tos con­tra la Po­li­cía a la que exi­gían que lim­pia­se el ba­rrio. Rea­li­za­ron un lis­ta­do con nom­bres y di­rec­cio­nes de nar­co­pi­sos pa­ra que se pro­du­je­sen de­ten­cio­nes. La ten­sión aca­bó en­tre cóc­te­les Mo­lo­tov, car­gas po­li­cia­les, pa­los e in­ten­tos de lin­cha­mien­to. Sir­va co­mo ad­ver­ten­cia de fu­tu­ro aque­llos he­chos que pa­re­cen ha­ber­se ol­vi­da­do y que con­tras­tan el ries­go de que la pu­ña­la­da de hoy se con­vier­ta en un epi­so­dio aún más trá­gi­co.

Ca­si un cuar­to de si­glo des­pués, el de­ba­te de los ba­rrios más po­bres si­gue es­tan­do en las mis­mas por­que to­das las de­ter­mi­na­cio­nes que se han adop­ta­do han si­do ti­mo­ra­tas o in­efi­ca­ces y las ac­ti­vi­da­des que aca­rrean vio­len­cia no han si­do pues­tas ba­jo con­trol.

Ca­da vez que ocu­rre un epi­so­dio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, a la po­lí­ti­ca se le ocu­rre un plan de obras pa­ra dar­le una mano de pin­tu­ra a los pa­tios, que es una ta­rea, co­mo se sa­be, cos­mé­ti­ca. La úl­ti­ma pro­pues­ta tie­ne ca­rác­ter pa­lia­ti­vo. Cin­co mi­llo­nes de eu­ros pa­ra la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res so­cia­les que van a ali­viar la pres­ta­ción de ser­vi­cios pe­ro no

Mano de pin­tu­ra «Ca­da vez que ocu­rre un epi­so­dio vio­len­to a los po­lí­ti­cos se le ocu­rre un plan de obras al ba­rrio»

ata­can la cla­ve de la au­sen­cia de ex­pec­ta­ti­vas de em­pleo que ge­ne­ra una po­bre­za es­truc­tu­ral y una si­tua­ción de anal­fa­be­tis­mo des­bo­ca­da que son las cla­ves de to­do es­to. Las ins­ti­tu­cio­nes nun­ca han sa­bi­do a cien­cia cier­ta qué pi­to to­car en los ba­rrios que se en­cuen­tran al mar­gen con me­di­das muy a cor­to pla­zo. La pro­pia con­fi­gu­ra­ción ur­ba­na de zo­nas co­mo Mo­re­ras, Pal­me­ras o de­ter­mi­na­das zo­nas del dis­tri­to Sur es una in­vi­ta­ción a que las co­sas de es­tos ba­rrios se que­den en sus ca­lles. Y pro­li­fe­re una for­ma de ha­cer las co­sas por la vía de los he­chos que es la que de­be preo­cu­par cuan­do la san­gre se se­que.

La peor no­ti­cia pa­ra los ve­ci­nos de es­tas zo­nas de la ciu­dad es de­jar de sa­lir en los te­le­dia­rios pa­ra vol­ver a la ru­ti­na­ria sen­sa­ción de ol­vi­do que les tie­ne apar­ta­dos de las prin­ci­pa­les agen­das po­lí­ti­cas de la An­da­lu­cía en cam­pa­ña, don­de se ha­bla de to­do me­nos de los an­da­lu­ces. So­bre to­do, si no tie­nen un du­ro.

VA­LE­RIO ME­RINO

As­pec­to que pre­sen­ta el pa­tio Poe­ta Ga­briel Ce­la­ya des­pués de la re­yer­ta del pa­sa­do jue­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.