«An­tes de ir a zo­nas de con­flic­to so­ña­ba con gu­sa­nos»

▶ Los re­fu­gia­dos que hu­yen de la per­se­cu­ción y la tor­tu­ra su­fren cua­dros psi­quiá­tri­cos gra­ves. Es­te mé­di­co cor­do­bés aten­dió a mi­les en Ca­na­dá. Y su­fría tras­tor­nos co­mo el que des­cri­be en el ti­tu­lar

ABC (Córdoba) - - CÓRDOBA - ARIS­TÓ­TE­LES MO­RENO

Fe­de­ri­co Allo­di es un psi­quia­tra pio­ne­ro en sa­lud men­tal de re­fu­gia­dos que hu­yen de zo­nas de con­flic­to. Ha desa­rro­lla­do gran par­te de su vi­da pro­fe­sio­nal en To­ron­to, don­de a me­dia­dos de los se­ten­ta tra­tó a mi­les de exi­lia­dos su­r­ame­ri­ca­nos que huían de las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res y sus prác­ti­cas bru­ta­les. Con­sul­tor de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud y Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, la se­ma­na pa­sa­da par­ti­ci­pó en Ca­sa Ára­be en un sim­po­sio or­ga­ni­za­do por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Es­tu­dios Ára­bes. Ca­sua­li­da­des de la vi­da, Fe­de­ri­co Allo­di na­ció en el Cas­ti­llo de Mon­te­ma­yor en 1934 y vi­vió en Cór­do­ba en su ju­ven­tud an­tes de for­jar­se una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal so­bre­sa­lien­te, pri­me­ro en Lon­dres y más tar­de en Ca­na­dá. —De Mon­te­ma­yor a To­ron­to pa­san­do por me­dio mun­do. ¿De qué ha lle­na­do su mo­chi­la per­so­nal?

—De gran­des ex­pe­rien­cias, de la sa­tis­fac­ción de ha­ber co­no­ci­do a gen­te es­tu­pen­da y de par­ti­ci­par en bue­nas cau­sas. En la OMS fui je­fe de un ser­vi­cio psi­co­ló­gi­co pa­ra víc­ti­mas de tor­tu­ra y per­se­cu­ción.

El pa­dre de Fe­de­ri­co Allo­di era el ad­mi­nis­tra­dor del Cas­ti­llo de Mon­te­ma­yor, pro­pie­dad del du­que de Frías. In­ge­nie­ro ita­liano, Allo­di tra­ba­ja­ba pa­ra la es­po­sa del du­que, ti­tu­lar de unas mi­nas en Yu­gos­la­via. La du­que­sa lo man­dó a Mon­te­ma­yor pa­ra que ex­plo­ra­ra la via­bi­li­dad de un ya­ci­mien­to. Y se que­dó aquí. Se ca­só con la hi­ja del maes­tro del pue­blo y el jo­ven Fe­de­ri­co se crió en Mon­te­ma­yor has­ta que se ins­ta­ló en Cór­do­ba, an­tes de vo­lar al ex­tran­je­ro. —Es us­ted ex­per­to en sa­lud men­tal de re­fu­gia­dos en zo­na de con­flic­to. ¿Cuál es la en­fer­me­dad del que hu­ye? —Es el sín­dro­me de es­trés pos­trau­má­ti­co. Y siem­pre exis­tió. Un tras­torno emo­cio­nal pue­de ocu­rrir des­pués de un even­to muy des­truc­ti­vo que so­bre­pa­sa la ca­pa­ci­dad del in­di­vi­duo de adap­tar­se. An­tes se de­fi­nía co­mo trau­ma de gue­rra o neu­ro­sis de gue­rra. —¿Con qué sín­to­mas? —An­sie­dad muy ele­va­da, es­ta­do de so­bre­vi­gi­lan­cia, in­som­nio, so­bre­sal­tos, re­pe­ti­ción en sue­ños, pe­sa­di­llas o sen­ti­mien­tos de cul­pa­bi­li­dad por no ha­ber he­cho lo bas­tan­te pa­ra so­bre­po­ner­se. Yo mis­mo una se­ma­na an­tes de via­jar a esas zo­nas te­nía sue­ños te­rri­bles: pu­ña­la­das, gol­pes o gu­sa­nos en la ca­ma. —¿Y cuál es la en­fer­me­dad del que des­pre­cia al que hu­ye? —Una ig­no­ran­cia enor­me. Es fre­cuen­te. Los que se que­dan y re­sis­ten o es­tán lo­cos o son hé­roes. Yo me sen­tí en par­te cul­pa­ble de aban­do­nar Es­pa­ña. —¿Us­ted hu­yó de Es­pa­ña? —No. Pe­ro a mis ami­gos los me­tían en la cár­cel. No per­te­ne­cí nun­ca a nin­gún par­ti­do pe­ro, sien­do ami­go de ellos, quién sa­be. La ra­zón es que no te­nía tra­ba­jo y que­ría te­ner una ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal. Ha­bía si­do alumno de Ló­pez Ibor y tu­ve bue­na re­la­ción con él y sus hi­jos.

—El año pa­sa­do el pla­ne­ta al­can­zó la ci­fra más al­ta de re­fu­gia­dos des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial: 60 mi­llo­nes de per­so­nas. ¿Qué le pa­sa al pla­ne­ta? —El ser hu­mano es Caín y Abel en ma­sa. Nos ma­ta­mos. No hay la so­li­da­ri­dad que de­be­ría ha­ber si fué­ra­mos más in­te­li­gen­tes y tu­vié­ra­mos más con­trol so­bre nues­tro apa­ra­to emo­cio­nal. —¿Y eso es fal­ta de in­te­li­gen­cia? —En par­te es eso. Has­ta que no con­tro­le­mos nues­tro apa­ra­to emo­cio­nal ha­brá gue­rras. Hoy hay una gran mo­vi­li­dad. La gen­te que se mar­cha es la que tie­ne más me­dios. En Áfri­ca, el nú­me­ro de re­fu­gia­dos in­ter­nos es ho­rri­ble. —Si la vio­len­cia es el sín­to­ma, ¿cuál es la do­len­cia? —La en­fer­me­dad es una fal­ta de con­trol y de so­cia­li­zar. Te­ne­mos ten­den­cia a agre­dir o ata­car un es­tí­mu­lo que nos ame­na­za. Es una fuer­za que se pue­de usar bien. Con­tro­lar la ame­na­za sin te­ner que des­en­ca­de­nar una des­truc­ción

ex­ce­si­va. La vio­len­cia es al­go fue­ra del con­trol so­cial y de­mo­crá­ti­co. El te­rro­ris­mo es el uso de esa vio­len­cia con­tra la po­bla­ción ci­vil pa­ra fi­nes po­lí­ti­cos. No so­la­men­te hay una vio­len­cia con­tra el Es­ta­do. Tam­bién los es­ta­dos usan vio­len­cia ile­gal­men­te con­tra la po­bla­ción ci­vil. ¿Quién va a ne­gar que Sta­lin y Hitler eran es­ta­dos y eran te­rro­ris­tas? —¿El mun­do do­mes­ti­ca­rá la vio­len­cia en el fu­tu­ro? —En un uni­ver­so de án­ge­les siem­pre ha­brá al­gún pi­llo. El mun­do ha me­jo­ra­do mu­cho. Una de las pla­gas de la hu­ma­ni­dad ha si­do la es­cla­vi­tud. Y ha des­apa­re­ci­do. Ya no ve­mos bar­cos lle­nos de afri­ca­nos yen­do con es­cla­vos al con­ti­nen­te ame­ri­cano. Y Es­pa­ña ya no es lo que era des­de el 78. Te­ne­mos que dar gra­cias, pro­te­ger­lo y desa­rro­llar­lo.

—En 1995 es­tu­dió us­ted com­pa­ra­ti­va­men­te los di­bu­jos de mil ni­ños pa­les­ti­nos y ca­na­dien­ses. ¿Có­mo es el uni­ver­so de un ni­ño ba­jo las ba­las? —No es nor­mal. Los di­bu­jos pa­les­ti­nos es­ta­ban lle­nos de ba­las, avio­nes, san­gre, muer­tos, sol­da­dos ma­tan­do y alam­bra­das. La iro­nía es que la ma­yo­ría que­rían ser sol­da­dos is­rae­líes, por­que lle­va­ban las pis­to­las. —¿Y có­mo es el uni­ver­so de los ni­ños en­tre al­go­do­nes? —Te­nían ex­pe­rien­cia de vio­len­cia en la te­le­vi­sión. Un chi­co ca­na­dien­se en 24 ho­ras ve nue­ve ase­si­na­tos. —O sea, cuan­do no te­ne­mos vio­len­cia la fa­bri­ca­mos. —Bueno: es vio­len­cia ima­gi­na­da. Lo que hay que ha­cer es dar­le a los ni­ños la con­cien­cia de que es fan­ta­sía, que per­mi­te pro­yec­tar las tendencias vio­len­tas. Des­de EE.UU., se es­tá di­cien­do a la po­bla­ción que pe­gar y ma­tar es­tá bien. Y eso pue­de te­ner in­fluen­cia. —Hoy una ca­ra­va­na de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos se di­ri­ge a la fron­te­ra con EE.UU. ¿Qué em­pu­ja a una fa­mi­lia a de­jar to­da su vi­da atrás? —El mo­vi­mien­to de mi­gra­ción tie­ne dos fuer­zas: em­pu­jar y ti­rar. Lo que me hi­zo sa­lir de Es­pa­ña es que no ha­bía tra­ba­jo pa­ra mí. La gen­te sa­le por­que hay un pe­li­gro in­me­dia­to pa­ra su vi­da. Po­bre­za ex­tre­ma e in­se­gu­ri­dad. —Y si fue­ra el mé­di­co de Trump, ¿qué le re­ce­ta­ría? —Yo no soy su mé­di­co ni ten­go ra­zón pa­ra de­cir que es­tá en­fer­mo. Su bió­gra­fo di­jo que es un psi­có­pa­ta por­que ha­ce mal a otros y se ha­ce da­ño a sí mis­mo. Hay quien di­ce que en EE.UU. no hay dos par­ti­dos. Hay uno: las cor­po­ra­cio­nes, que son quie­nes de­ci­den qué pro­gra­ma va a ha­ber en el Go­bierno. Pe­ro allí hay una fuer­za de­mo­crá­ti­ca enor­me y han con­se­gui­do con­tro­lar gran par­te del da­ño que es­te se­ñor es­tá ha­cien­do. Es un país muy an­ti­guo en su de­mo­cra­cia. —¿Por dón­de san­gra el pla­ne­ta? —Lo más in­me­dia­to es que es­ta­mos des­tru­yen­do el pla­ne­ta don­de vi­vi­mos to­dos. Y es un pla­ne­ta be­llí­si­mo. —Me­dio mun­do hu­ye del ham­bre y la gue­rra y el otro me­dio de la de­sidia. ¿Diag­nós­ti­co co­rrec­to? —Lo que ocu­rre es que to­dos so­mos de­pen­dien­tes. Si qui­sié­ra­mos ayu­dar a que el con­ti­nen­te afri­cano se desa­rro­lle me­jor de­be­ría­mos de­jar de apo­yar a los gran­je­ros nor­te­ame­ri­ca­nos o eu­ro­peos pa­ra que pro­duz­can a un ni­vel don­de pu­die­ran com­pe­tir los afri­ca­nos. Los re­si­duos del co­lo­nia­lis­mo es­tán to­da­vía, son so­cie­da­des muy frá­gi­les y la gen­te es­ca­pa. ¿Dón­de van? Pues aquí. ¿Có­mo se hi­zo la re­vo­lu­ción in­dus­trial? Con el oro de Ugan­da. Y con la ven­ta de es­cla­vos se hi­cie­ron for­tu­nas in­gle­sas enor­mes. Hay un sis­te­ma nue­vo de co­lo­ni­za­ción en Orien­te Me­dio. Les he­mos des­trui­do las ciu­da­des me­jo­res que te­nían: Bag­dad y aho­ra Da­mas­co. —¿Con qué Cór­do­ba se to­pa ca­da vez que re­gre­sa? —Ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo. Igual que el mun­do en­te­ro. Antonio Ga­la de­cía en los se­ten­ta que Cór­do­ba es­ta­ba «co­mo si la hu­bie­ran bom­bar­dea­do». Los edi­fi­cios be­llí­si­mos de Gran Ca­pi­tán los qui­ta­ron pa­ra ha­cer ban­cos. Ha me­jo­ra­do mu­cho en bie­nes­tar ma­te­rial, gra­cias a la so­li­da­ri­dad en­tre paí­ses eu­ro­peos, el in­ter­cam­bio de ideas, de tra­ba­jo y de cul­tu­ra. El fu­tu­ro es­tá en eso. So­mos más di­ver­sos so­cial­men­te. Hay más ca­ras que no son las tra­di­cio­na­les cor­do­be­sas. Cór­do­ba es una mez­cla de eu­ro­peos y nor­te­afri­ca­nos. Igual que Es­pa­ña en­te­ra.

Orien­te Me­dio «Los di­bu­jos de los ni­ños pa­les­ti­nos es­ta­ban lle­nos de ba­las, muer­tos, san­gre y alam­bra­das»

Sen­ti­do éti­co «El ser hu­mano es Caín y Abel en ma­sa. Si fué­ra­mos más in­te­li­gen­tes se­ría­mos más so­li­da­rios»

De­re­chos ci­vi­les «El mun­do ha me­jo­ra­do mu­cho. Una de las pla­gas de la hu­ma­ni­dad ha si­do la es­cla­vi­tud. Y ha des­apa­re­ci­do»

Fe­de­ri­co Allo­di, el domingo pa­sa­do, en el bu­le­var del Gran Ca­pi­tán

FO­TOS: VA­LE­RIO ME­RINO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.