EL SI­TIO EQUI­VO­CA­DO

JOSÉ ANTONIO GÓ­MEZ MARÍN

ABC (Córdoba) - - ANDALUCÍA -

MA­LA se­ma­na la que aca­ba­mos de pa­sar. Por si fal­ta­ba al­go tras la psi­co­dé­li­ca sen­ten­cia del Tri­bu­nal de De­re­chos Hu­ma­nos que a pun­to es­tá de con­ver­tir en un re­pre­sa­lia­do a un ban­di­do con­vic­to co­mo Ote­gi, el Tri­bu­nal Su­pre­mo pre­ci­pi­ta su des­pres­ti­gio emi­tien­do una cuar­ta de­ci­sión en el con­ten­cio­so de las hi­po­te­cas que abre un an­cho cam­po a la (sin)ra­zón de­ma­gó­gi­ca. Ayer mis­mo se ma­ni­fes­ta­ron an­te y con­tra nues­tro de­va­lua­do Su­pre­mo unas vo­ces con­cer­ta­das por el opor­tu­nis­mo po­pu­lis­ta que car­ga­ban en­te­ra­men­te so­bre los jue­ces la res­pon­sa­bi­li­dad del dis­pa­ra­te que es­ta­mos vi­vien­do, co­mo si no re­sul­ta­ra ob­vio que —al mar­gen de la in­jus­ti­fi­ca­ble tor­pe­za mos­tra­da en es­te ca­so por la pé­si­ma ges­tión ju­di­cial— los res­pon­sa­bles úl­ti­mos (¡y pri­me­ros!, se­gún se mi­re) de es­te ab­sur­do be­ren­je­nal no son los ro­po­nes sino los biem­pa­ga­dos le­gis­la­do­res.

Cier­to, se ne­ce­si­ta ser cor­to pa­ra ri­zar el ri­zo que han ri­za­do esos jue­ces en torno a los in­tere­ses en­con­tra­dos de la Ban­ca y la ciu­da­da­nía , ofre­cien­do tan­to al pre­ca­rio Go­bierno co­mo a los de­ma­go­gos la opor­tu­ni­dad de lu­cir­se an­te la con­cu­rren­cia, a pe­sar de la evi­den­cia de que la ma­yo­ría de es­tos dis­pa­ra­tes no son más que la con­se­cuen­cia de la inep­cia le­gis­la­ti­va y —lo que aún es más de­ci­si­vo— de la pe­no­sa una­ni­mi­dad de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en cer­ti­fi­car lo que Gue­rra lla­mó en su día «la muer­te de Mon­tes­quieu». ¿O ca­be pen­sar si­quie­ra que, tras de­ce­nios de me­dia­ti­za­ción par­ti­dis­ta de los ór­ga­nos ju­di­cia­les, aún se­ría po­si­ble la in­de­pen­den­cia de nues­tros ma­gis­tra­dos?

Tan­to los par­ti­dos que ayer han arras­tra­do a los ciu­da­da­nos enoja­dos a ma­ni­fes­tar­se con­tra los jue­ces co­mo los que fa­ri­sai­ca­men­te han per­ma­ne­ci­do en la pe­num­bra de las ex­cu­sas, ocul­tan a la Opi­nión la ver­dad de­ci­si­va, a sa­ber, que ellos mis­mos, des­de el Par­la­men­to, han te­ni­do y tie­nen en su mano es­ta­ble­cer por ley —¡e inequí­vo­ca­men­te, a ser po­si­ble!— al­go tan ele­men­tal co­mo los de­re­chos y las obli­ga­cio­nes de la Ban­ca y de sus clien­tes. Co­mo tie­nen la po­si­bi­li­dad de sus­ti­tuir el ac­tual sis­te­ma de go­bierno ju­di­cial me­dia­ti­za­do por los par­ti­dos en lu­gar de con­so­li­dar­lo co­mo es­tán ne­go­cian­do es­tos días. Con una ley sen­sa­ta y una ma­gis­tra­tu­ra in­de­pen­dien­te, ni los jue­ces ni los pea­to­nes ten­dría­mos que pa­de­cer el cal­va­rio de la ar­bi­tra­rie­dad. No agi­tan­do la ca­lle sino com­pro­me­tién­do­se en el Par­la­men­to, es don­de tan­tos vi­vi­do­res de la «co­sa pú­bli­ca» po­drían di­ri­mir el plei­to de las hi­po­te­cas y tan­tos otros. Por­que el juez no ha­ce, en fin de cuen­tas, más que apli­car la ley –tan­tas ve­ces cues­tio­na­ble— que le im­po­nen los par­ti­dos. Bien mi­ra­das las co­sas, se­ría an­te el Con­gre­so y no an­te el TS don­de el opor­tu­nis­mo po­pu­lis­ta de­be­ría ha­ber con­vo­ca­do ayer la pro­tes­ta pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.