El «nue­vo PP» cree que el adiós de Cos­pe­dal lo re­fuer­za an­te las ur­nas

▶ Ca­sa­do des­car­ta cam­bios en el par­ti­do tras la mar­cha de la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral

ABC (Córdoba) - - ESPAÑA - MARIANO CALLEJA

In­fluen­cia «im­por­tan­te» Los «so­ra­yis­tas» no tie­nen pe­so y Cos­pe­dal pier­de la «in­fluen­cia im­por­tan­te» que te­nía so­bre es­te PP

Pa­blo Ca­sa­do afron­ta una nue­va eta­pa en el PP en la que los sec­to­res in­flu­yen­tes del pa­sa­do han des­apa­re­ci­do prác­ti­ca­men­te por com­ple­to. Pri­me­ro fue el adiós de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, su prin­ci­pal ri­val en las pri­ma­rias del par­ti­do, y es­ta se­ma­na ha si­do la mar­cha de María Do­lo­res de Cos­pe­dal. Los «so­ra­yis­tas» en el Con­gre­so de los Dipu­tados es­tán des­ac­ti­va­dos, sin áni­mo ni fuer­za pa­ra pro­ta­go­ni­zar na­da pa­re­ci­do a una co­rrien­te in­ter­na. Y los «cos­pe­da­lis­tas», al­gu­nos bien in­te­gra­dos en la es­truc­tu­ra del par­ti­do, han per­di­do de la noche a la ma­ña­na a su men­to­ra.

En el equi­po de Ca­sa­do es­tán con­ven­ci­dos de que la mar­cha de Cos­pe­dal re­for­za­rá al par­ti­do an­te las ur­nas. No tan­to en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas de An­da­lu­cía co­mo en las pró­xi­mas con­vo­ca­to­rias. La con­tun­den­cia del pre­si­den­te del PP al cen­su­rar cual­quier con­duc­ta re­pro­cha­ble y al exi­gir ejem­pla­ri­dad a to­dos los po­pu­la­res «ha con­so­li­da­do su au­to­ri­dad den­tro del par­ti­do y su li­de­raz­go», se­gún sos­tie­nen fuentes po­pu­la­res.

Pa­ra el PP era de la má­xi­ma im­por­tan­cia eli­mi­nar cual­quier du­da so­bre sus com­pro­mi­sos en es­ta nue­va eta­pa. Lo di­jo Ca­sa­do en Huel­va: «Mi úni­co com­pro­mi­so es con los afi­lia­dos del PP». La nue­va ge­ne­ra­ción de po­pu­la­res que se ha he­cho con los man­dos en Gé­no­va que­rían de­mos­trar que el par­ti­do se en­cuen­tra «en una eta­pa ab­so­lu­ta­men­te dis­tin­ta», y el ca­so de los au­dios de Cos­pe­dal y Vi­lla­re­jo sir­vió pa­ra que se vie­ra con cla­ri­dad. «Los ciu­da­da­nos te­nían que ver que las ac­ti­tu­des den­tro del par­ti­do han cam­bia­do, que va­mos a ser in­fle­xi­bles, que no va­mos a pa­sar ni una, sea quien sea el pro­ta­go­nis­ta», ex­pli­can los «jó­ve­nes roc­ke­ros» del PP, co­mo se re­fie­re Ca­sa­do a sus com­pa­ñe­ros de Ma­drid. Va­rios de ellos ha­bla­ron con él días atrás pa­ra ma­ni­fes­tar­le su in­quie­tud an­te lo que se es­ta­ba co­no­cien­do en los au­dios de Vi­lla­re­jo.

«Días te­rri­bles»

«Han si­do días te­rri­bles. Nos vi­mos en el pa­sa­do otra vez, y ha­bla­mos con Pa­blo pa­ra de­cir­le que Cos­pe­dal te­nía que sa­lir, por el bien del par­ti­do», co­men­tan. «De­bía­mos de­mos­trar a to­dos que las co­sas se ha­cen de otra ma­ne­ra en el PP». La sa­li­da de Cos­pe­dal fue «res­pe­tuo­sa» en am­bos sen­ti­dos, se­gún se­ña­lan. «Pa­blo no quie­re ser Ati­la, y ade­más los afi­lia­dos apre­cian a Cos­pe­dal y su la­bor co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral, pe­ro la si­tua­ción era ya in­sos­te­ni­ble».

Con la re­nun­cia de Cos­pe­dal, pri­me­ro a su pues­to en el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal del PP y lue­go a su ac­ta de dipu­tada, el par­ti­do en­vía es­te men­sa­je a la so­cie­dad, se­gún fuentes pró­xi­mas a Ca­sa­do: «No te­ne­mos na­da que arras­trar del pa­sa­do. Es­ta­mos en una nue­va eta­pa». Las in­fluen­cias del «vie­jo PP» se han ex­tin­gui­do.

Ca­sa­do no es ami­go de gran­des cam­bios in­ter­nos o de re­vo­lu­cio­nes trau­má­ti­cas. El par­ti­do que ha for­ma­do, y que los po­pu­la­res no tie­nen re­pa­ro en lla­mar­lo «nue­vo PP», es­tá aho­ra «uni­do co­mo una pi­ña», y muy cen­tra­do en los re­tos in­me­dia­tos, co­mo son las elec­cio­nes en An­da­lu­cía, o ayer mis­mo el con­gre­so del PP ca­ta­lán.

En los pla­nes de Ca­sa­do no es­tá aco­me­ter nin­gún cam­bio en el par­ti­do o el Gru­po par­la­men­ta­rio Po­pu­lar tras la mar­cha de Cos­pe­dal. Fuentes pró­xi­mas a Ca­sa­do ase­gu­ran que el lí­der del PP cuen­ta con ca­da uno de los nom­bres que eran afi­nes a Cos­pe­dal, co­mo lo hi­zo con to­dos los que apo­ya­ron a San­ta­ma­ría. «Quie­re un so­lo par­ti­do uni­do, con in­de­pen­den­cia del ori­gen de ca­da uno», re­mar­can.

Los nom­bres de Cos­pe­dal

En ese sen­ti­do, fuentes de Gé­no­va ase­gu­ran que Cos­pe­dal so­lo pi­dió a Ca­sa­do que con­ta­ra con Vicente Ti­ra­do, su mano de­re­cha en Cas­ti­lla-La Man­cha, en la di­rec­ción na­cio­nal del par­ti­do. Ti­ra­do es aho­ra mis­mo nú­me­ro cua­tro del PP, co­mo vi­ce­se­cre­ta­rio de Po­lí­ti­ca Au­to­nó­mi­ca y Lo­cal. El nom­bra­mien­to de Do­lors Montserrat co­mo por­ta­voz del PP en el Con­gre­so «fue ex­clu­si­va­men­te de Ca­sa­do», así co­mo su de­ci­sión de si­tuar a Isa­bel García Te­je­ri­na co­mo vi­ce­se­cre­ta­ria, o de po­ner a Ra­fael Ca­ta­lá co­mo se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia. To­dos ellos eran pró­xi­mos a Cos­pe­dal, así co­mo Juan Ig­na­cio Zoi­do, tam­bién en la es­truc­tu­ra de par­ti­do y nú­me­ro uno del PP por Se­vi­lla en las elec­cio­nes an­da­lu­zas del 2 de di­ciem­bre. «Han si­do nom­bra­mien­tos de Ca­sa­do y no los va a to­car», in­sis­ten en el en­torno del pre­si­den­te del PP, que rechazan la idea de que ha­ya «sec­to­res» en el par­ti­do. «Aho­ra to­dos so­mos de un mis­mo sec­tor, el de Pa­blo», sub­ra­yan.

El PP que­ría en­viar es­te men­sa­je: «No arras­tra­mos na­da del pa­sa­do, te­ne­mos nue­vas ac­ti­tu­des»

JAIME GARCÍA

María Do­lo­res de Cos­pe­dal, el pa­sa­do ve­rano en el Con­gre­so de los Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.