UNA MACARRADA TUITERA

La Po­li­cía no pue­de uti­li­zar Twit­ter co­mo el des­agua­de­ro de pen­sa­mien­tos re­fle­jos, mu­cho me­nos co­mo pa­les­tra de ex­hi­bi­cio­nes ma­ca­rras

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - JUAN MA­NUEL DE PRA­DA

EN di­ver­sas oca­sio­nes he­mos se­ña­la­do que la tec­no­lo­gía no es un ins­tru­men­to neu­tro. Su mi­sión no es otra –se­gún nos en­se­ña­se Mar­cu­se– que «de­ter­mi­nar la vi­da» de la gen­te, ca­si siem­pre su­plien­do o abre­vian­do nues­tras de­ci­sio­nes, has­ta tor­nar­las por com­ple­to in­cons­cien­tes o im­pre­me­di­ta­das. Es­te efec­to de la tec­no­lo­gía se prue­ba muy es­pe­cial­men­te en el au­ge de las re­des so­cia­les, que se han con­ver­ti­do en el des­agua­de­ro de nues­tros pen­sa­mien­tos re­fle­jos, co­mo si lo que es­cri­bi­mos en Twit­ter o Fa­ce­book ya no pa­sa­ra por nues­tro ce­re­bro. A na­die se le es­ca­pa que las re­des so­cia­les es­tán al­te­ran­do el com­por­ta­mien­to hu­mano, ha­cién­do­lo ca­da vez más im­pul­si­vo y ex­hi­bi­cio­nis­ta; y, al abre­viar nues­tras de­ci­sio­nes mo­ra­les, las tor­na ca­si siem­pre erró­neas, cuan­do no mons­truo­sa­men­te bra­vu­co­nas. Si a es­ta «ner­vio­si­dad» irre­fle­xi­va su­ma­mos el afán in­mo­de­ra­do por agra­dar a nues­tros «se­gui­do­res» y ob­te­ner un atro­na­dor aplau­so que se tra­duz­ca en «me gus­tas» y re­tui­teos, con­ven­dre­mos que los efec­tos del uso de las re­des so­cia­les so­bre la con­cien­cia son es­tra­ga­do­res.

En­gu­lli­da por las re­des so­cia­les, la con­cien­cia hu­ma­na co­rre el ries­go de con­ver­tir­se en un te­mi­ble «ins­tin­to del al­ma» que nos em­pu­ja a ob­te­ner una in­me­dia­ta re­com­pen­sa (un ha­la­go o aplau­so, por ejem­plo), a ve­ces lo­gra­da a cos­ta de es­car­ne­cer o de­mo­ni­zar a quie­nes la tri­bu desea ver es­car­ne­ci­dos o de­mo­ni­za­dos. Es­tas con­duc­tas, que en per­so­nas par­ti­cu­la­res (so­bre to­do cuan­do tie­nen pre­di­ca­men­to o ca­pa­ci­dad de pres­crip­ción) re­sul­tan de­tes­ta­bles, se tor­nan odio­sas cuan­do las per­pe­tran per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, a quie­nes obli­ga una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad. Aca­ba de ocu­rrir con un tuit lan­za­do por la Po­li­cía Na­cio­nal, des­de su cuen­ta de Twit­ter, don­de con un len­gua­je bas­tan­te ma­ca­rra se acu­sa­ba a uno de los miembros de la jar­ca in­fa­me co­no­ci­da co­mo La Ma­na­da de ha­ber si­do «pi­lla­do» [sic] cuan­do pre­ten­día ob­te­ner un pa­sa­por­te, que­bran­tan­do las me­di­das cau­te­la­res que le ha­bían im­pues­to; y se acom­pa­ña­ba el tuit de una eti­que­ta de tono ad­mo­ni­to­rio o chu­les­co (#AsíNo) y de una ima­gen jo­co­sa de un su­per­hé­roe en­mas­ca­ra­do que mue­ve su de­do ín­di­ce en se­ñal de cen­su­ra o re­con­ven­ción.

Re­sul­ta por com­ple­to irres­pon­sa­ble que la Po­li­cía Na­cio­nal uti­li­ce una cuen­ta ofi­cial pa­ra lan­zar men­sa­jes así. No pa­re­ce que un len­gua­je tan in­for­mal y chu­les­co sea el más ade­cua­do pa­ra re­fe­rir­se a un ca­so sub iu­di­ce que ha pro­vo­ca­do enor­me cons­ter­na­ción en la so­cie­dad es­pa­ño­la y ha ser­vi­do de ex­cu­sa a los pes­ca­do­res en río re­vuel­to pa­ra des­pres­ti­giar la la­bor de los jue­ces; tam­po­co pa­re­ce que un tuit sea el me­dio idó­neo pa­ra lan­zar una acu­sa­ción gra­ví­si­ma de la que pen­de la li­ber­tad de una per­so­na. Ig­no­ra­mos si en ver­dad el miem­bro de esa jar­ca in­fa­me in­ten­tó ob­te­ner un pa­sa­por­te en una co­mi­sa­ría. Si lo in­ten­tó, des­de lue­go, de­be ser hom­bre de muy po­cas lu­ces (aun­que no de tan po­cas co­mo su abo­ga­do); pe­ro más pro­ba­ble se nos an­to­ja que su tor­pe­za die­se lu­gar a un ma­len­ten­di­do.

Sal­ta a la vis­ta que la Po­li­cía Na­cio­nal no pu­de pu­bli­car tuits de ese jaez des­de una cuen­ta ofi­cial. Su re­dac­tor ac­túo de for­ma por com­ple­to irre­fle­xi­va, an­sio­so de ob­te­ner re­per­cu­sión y pro­vo­car al­bo­ro­to; em­pleó una re­tó­ri­ca por com­ple­to inade­cua­da; y, tal vez sin pre­ten­der­lo (pues pre­ten­der­lo de­no­ta­ría gran mi­se­ria mo­ral), sem­bró la alar­ma so­cial, azu­zó el ama­ri­llis­mo siem­pre ávi­do de los me­dios de adoc­tri­na­mien­to de ma­sas y cau­só gra­ve da­ño a quien en es­te ca­so tal vez só­lo ac­tuó ato­lon­dra­da­men­te. La Po­li­cía Na­cio­nal no pue­de uti­li­zar Twit­ter co­mo el des­agua­de­ro de pen­sa­mien­tos re­fle­jos, mu­cho me­nos co­mo pa­les­tra de ex­hi­bi­cio­nes ma­ca­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.