LA OPO­SI­CIÓN VA­CAN­TE

Cuan­do PP y Cs re­gre­sen al es­ce­na­rio se to­pa­rán con un ma­pa po­lí­ti­co nue­vo cons­trui­do a ba­se de he­chos con­su­ma­dos

ABC (Castilla y León) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

TRAN­QUI­LOS, que al­gún día com­pa­re­ce­rá la opo­si­ción, si pa­ra en­ton­ces Sánchez no ha con­vo­ca­do elec­cio­nes. En al­gún mo­men­to del año, qui­zá cuan­do los te­rro­ris­tas pre­sos es­tén cerquita de sus ca­sas y a pun­to de «pro­gre­sar de gra­do» –eu­fe­mis­mo ofi­cial de ex­car­ce­la­ción pro­gre­si­va–, o cuan­do los lí­de­res del pro­cés duer­man ba­jo la cus­to­dia de To­rra, o cuan­do el PSOE y Po­de­mos se ha­yan pues­to de acuer­do pa­ra nom­brar a pa­chas al mi­nis­tro de la te­le­vi­sión pú­bli­ca, o cuan­do el Go­bierno ha­ya subido por de­cre­to los im­pues­tos, o cuan­do trans­fie­ra nue­vas com­pe­ten­cias al País Vas­co, o cuan­do de­ci­da por su ex­clu­si­va cuen­ta la po­lí­ti­ca so­bre in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos, aca­so en­ton­ces los es­pa­ño­les pue­dan co­no­cer qué opi­nan el PP y Ciu­da­da­nos so­bre es­ta su­ce­sión de he­chos con­su­ma­dos. Sin pri­sa, por­que na­da de eso lo pue­de evi­tar al fin y al ca­bo, y en­tre unas co­sas y otras ya mis­mo lle­gan las va­ca­cio­nes de ve­rano. Con suer­te, ade­más, el pre­si­den­te se de­ci­de a des­en­te­rrar a Fran­co y los dos par­ti­dos del cen­tro-de­re­cha en­cuen­tran al­gu­na ex­cu­sa pa­ra no pro­nun­ciar­se so­bre un asun­to tan an­ti­pá­ti­co.

Los po­pu­la­res ya la tie­nen, en reali­dad: es­tán eli­gien­do a su lí­der y no se les pue­de mo­les­tar en tan de­li­ca­do pro­ce­so. No se han in­tere­sa­do en él mu­chos afi­lia­dos, la ver­dad sea di­cha, pe­ro eso es lo de me­nos; sus di­ri­gen­tes es­tán en­tre­te­ni­dos con el fren­te par­ti­da­rio abier­to. Aun­que cin­co de los seis can­di­da­tos son dipu­tados en el Con­gre­so, de­ben de con­si­de­rar que pro­nun­ciar­se so­bre los asun­tos de la go­ber­na­ción del país vio­la de al­gún mo­do la au­to­no­mía del de­ba­te in­terno. Pa­ra al­go es­tá de guar­dia Ra­fael Her­nan­do, ese por­ta­voz tan su­til y dis­cre­to al que de to­dos mo­dos de­be­rán un ho­me­na­je cuan­do aca­ben de dis­cu­tir en­tre ellos. Los vo­tan­tes que que­den pue­den es­pe­rar o acudir a las re­des so­cia­les, co­mo mu­chos es­tán ha­cien­do, a ex­pre­sar sus pro­pios cri­te­rios. Sin in­cor­diar, que es­to de ele­gir nue­vo je­fe es un tra­ba­jo muy se­rio y ya di­ce el Ecle­sias­tés que ca­da co­sa re­quie­re su tiem­po.

En cuan­to a Cs, pa­re­ce que aún tie­ne que di­ge­rir un po­co más la mo­ción de cen­su­ra. De­ci­dir si es de iz­quier­das o de de­re­chas y si al­gu­nas de las me­di­das del Ga­bi­ne­te de Sánchez son lo bas­tan­te mo­der­nas o re­ge­ne­ra­do­ras pa­ra po­der ha­cer­las su­yas. Res­pe­tar los cien días de gracia que to­do go­ber­nan­te me­re­ce y estudiar la si­tua­ción sin pre­ci­pi­tar­se en ur­gen­cia es­tra­té­gi­ca al­gu­na; con la mis­ma cal­ma des­ple­ga­da tras ga­nar las elec­cio­nes en Ca­ta­lu­ña.

No ha­ce fal­ta que co­rran; el apre­mio siem­pre fue un mal con­se­je­ro. Pe­ro cuan­do al­gu­na de las dos fuer­zas vuel­va a com­pa­re­cer, si es que lo­gran sa­cu­dir­se el des­con­cier­to, es pro­ba­ble que se to­pen con un nue­vo con­sen­so cons­trui­do por los so­cia­lis­tas con el na­cio­na­lis­mo y con Po­de­mos. Que en­tre ges­to y ges­to, el pre­si­den­te ha­ya di­bu­ja­do un nue­vo ma­pa po­lí­ti­co sin en­con­trar otro obs­tácu­lo ni otra res­pues­ta que un de­sola­dor si­len­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.