Es­pa­ña y Gre­cia aco­ge­rán a so­li­ci­tan­tes de asi­lo que es­tán en Ale­ma­nia

Tras sa­lir en ayu­da de la can­ci­ller, el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol se li­mi­tó a ha­blar de una «can­ti­dad ra­zo­na­ble» de re­fu­gia­dos

ABC (Castilla y León) - - INTERNACIONAL - EN­RI­QUE SERBETO CO­RRES­PON­SAL EN BRU­SE­LAS

Des­pués de una lar­ga no­che de ne­go­cia­cio­nes que du­ró has­ta las 5 de la ma­dru­ga­da, el pre­si­den­te del Go­bierno, Pedro Sánchez, em­pe­zó la jor­na­da ayer apli­can­do el pre­ca­rio acuer­do al­can­za­do a vein­tio­cho con una reunión con la can­ci­ller alemana, An­ge­la Mer­kel, y el pri­mer mi­nis­tro grie­go, Ale­xis Tsi­pras. Gre­cia y Es­pa­ña aco­ge­rán un con­tin­gen­te pro­ba­ble­men­te sim­bó­li­co de in­mi­gran­tes que se en­cuen­tran sin pa­pe­les en el sur de Ale­ma­nia, –«una can­ti­dad ra­zo­na­ble», di­jo Sánchez– de mo­do que el ges­to pue­da tran­qui­li­zar a los so­cios bá­va­ros de Mer­kel, pe­ro sin mo­les­tar al ac­tual Go­bierno ita­liano, que no quie­re sa­ber na­da de ha­cer­se car­go de los emi­gran­tes que ha­yan en­tra­do por su te­rri­to­rio.

El acuer­do al que se lle­gó des­pués de una dis­cu­sión ás­pe­ra y na­da edi­fi­can­te re­ve­la que en reali­dad en Eu­ro­pa no hay tan­to una cri­sis mi­gra­to­ria, por­que las ci­fras de lle­ga­das son ín­fi­mas com­pa­ra­das con lo que su­ce­día ha­ce tres años, sino que de lo que se tra­ta es de con­te­ner los efec­tos po­lí­ti­cos de su per­cep­ción, que ali­men­tan a los mo­vi­mien­tos eu­ro­es­cép­ti­cos y na­cio­na­lis­tas, que han vis­to re­for­za­das sus po­si­cio­nes. El acuer­do que sa­le de la cumbre se li­mi­ta a un lla­ma­mien­to a «ex­plo­rar rá­pi­da­men­te» el «con­cep­to de pla­ta­for­mas re­gio­na­les de des­em­bar­co» de mi­gran­tes res­ca­ta­dos en el mar, en coope­ra­ción con el Al­to Co­mi­sio­na­do pa­ra los Re­fu­gia­dos de la ONU (Acnur) y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM). En di­chas pla­ta­for­mas se de­be­ría po­der iden­ti­fi­car a las per­so­nas res­ca­ta­das pa­ra dis­tin­guir en­tre los que cum­plen los re­qui­si­tos pa­ra ser con­si­de­ra­dos de­man­dan­tes de asi­lo y los emi­gran­tes eco­nó­mi­cos, que se­rían in­me­dia­ta­men­te de­vuel­tos a sus paí­ses. En reali­dad, na­da con­cre­to to­da­vía y ba­sa­do en tér­mi­nos de es­tric­ta vo­lun­ta­rie­dad.

Mo­vi­mien­tos se­cun­da­rios

De he­cho, nin­gún país ni den­tro ni fue­ra de la UE se ha com­pro­me­ti­do a al­ber­gar al­guno de es­tos cen­tros, que to­da­vía des­pier­tan mu­chas du­das so­bre su com­pa­ti­bi­li­dad con el de­re­cho in­ter­na­cio­nal y los va­lo­res eu­ro­peos.

El tex­to ha­bla de cen­tros «con­tro­la­dos» y no «ce­rra­dos» co­mo que­ría Fran­cia, aun­que el sig­ni­fi­ca­do de es­te ma­tiz to­da­vía no es­tá cla­ro, por­que el prin­ci­pal pro­ble­ma ya no es tan­to la en­tra­da ile­gal de per­so­nas, sino so­bre to­do su ca­pa­ci­dad pa­ra ir de un país a otro, los lla­ma­dos «mo­vi­mien­tos se­cun­da­rios», que son la ba­se de to­das las sus­pi­ca­cias de las fuer­zas na­cio­nal-po­pu­lis­tas. No ser­vi­ría de na­da lle­var a esos ex­tran­je­ros a una de es­tas «pla­ta­for­mas» si no exis­te me­dio de obli­gar­les a per­ma­ne­cer en ellas. Igual que no se pue­de ase­gu­rar que aque­llos que sean en­via­dos des­de Ale­ma­nia a Es­pa­ña o a Gre­cia no vol­ve­rán cuan­do les pa­rez­ca, a bor­do del pri­mer au­to­bús, apro­ve­chan­do que

no hay fron­te­ras in­ter­nas en la UE.

Por ello, el com­pro­mi­so in­clu­ye un pá­rra­fo pa­ra com­ba­tir el mo­vi­mien­to de in­mi­gran­tes en­tre los paí­ses an­tes de que se pro­duz­ca una de­ci­sión so­bre su ca­so de las au­to­ri­da­des del país de lle­ga­da. «Los Es­ta­dos miembros –se di­ce en el tex­to fi­nal– de­ben to­mar to­das las me­di­das le­gis­la­ti­vas y ad­mi­nis­tra­ti­vas na­cio­na­les ne­ce­sa­rias pa­ra con­tra­rres­tar di­chos mo­vi­mien­tos y coope­rar es­tre­cha­men­te en­tre sí pa­ra es­te fin», lo que pue­de in­cluir res­tric­cio­nes en las fron­te­ras.

Sánchez se fe­li­ci­tó, sin em­bar­go, de que se ha­ya acor­da­do tam­bién un re­fuer­zo de me­dios fi­nan­cie­ros pa­ra que Es­pa­ña pue­da lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas de con­cer­ta­ción con los paí­ses de emi­sión o trán­si­to de in­mi­gran­tes, que es lo que han ve­ni­do ha­cien­do los su­ce­si­vos go­bier­nos de Ma­drid con bas­tan­te éxi­to, por cien­to. Y a pe­sar de es­ta con­tra­par­ti­da, Sánchez di­jo que lo ha­bía acep­ta­do por­que pe­ten­de en­viar un «men­sa­je de que Es­pa­ña es res­pon­sa­ble y so­li­da­ria».

En fin, el acuer­do es en to­do ca­so una gran vic­to­ria pa­ra los paí­ses del gru­po de Vi­se­gra­do (Po­lo­nia, Hun­gría, Es­lo­va­quia y Re­pú­bli­ca Checa o V4) que han lo­gra­do im­po­ner su po­si­ción de ne­gar­se a acep­tar re­fu­gia­dos. Vik­tor Or­ban, el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, lo ha pro­cla­ma­do co­mo tal al ex­pre­sar su ale­gría por ha­ber po­di­do ven­cer «la ame­na­za real de que se dis­tri­bu­ye­sen los mi­gran­tes en cam­pos de re­fu­gia­dos en los paí­ses eu­ro­peos» mien­tras que con su blo­queo, «he­mos lo­gra­do ha­cer acep­tar nues­tra pro­pues­ta que pre­vé que no po­drá ha­ber re­lo­ca­li­za­ción al­gu­na de mi­gran­tes sin el el con­sen­ti­mien­to pre­vio de los paí­ses con­cer­ni­dos».

Pedro Sánchez, du­ran­te la rue­da de pren­sa que ofre­ció ayer en Bru­se­las tras el Con­se­jo Eu­ro­peo

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.