«Pa­ra escribir un li­bro es ne­ce­sa­rio te­ner un po­co de me­ga­lo­ma­nía»

∑ El au­tor fran­cés, uno de los ti­ta­nes del gé­ne­ro de la no fic­ción, vi­si­ta Ma­drid con mo­ti­vo de la re­cien­te con­ce­sión del pre­mio FIL de Li­te­ra­tu­ra

ABC (Castilla y León) - - CULTURA - BRUNO PAR­DO PORTO MA­DRID

AEm­ma­nuel Ca­rrè­re (Pa­rís, 1957) las arru­gas le de­la­tan. Cuan­do du­da, di­bu­jan un ros­tro dis­tin­to, pe­ro na­tu­ral, pues se ha pa­sa­do (se pa­sa) la vi­da ob­ser­van­do, pre­gun­tán­do­se. Ha­bla len­to, se to­ca el men­tón al pen­sar, y en­ton­ces res­pon­de con la con­tun­den­cia de los ma­ti­ces que sal­pi­can su obra. Des­de que en 1999 sa­cu­dió al mun­do con «El ad­ver­sa­rio», la his­to­ria real de un ase­sino que ma­tó a to­da su fa­mi­lia, el au­tor ha es­ta­do hur­gan­do en la reali­dad pa­ra alum­brar his­to­rias ve­ra­ces e in­có­mo­das, de per­so­na­jes hon­dos co­mo un po­zo del que sa­car al­go de li­te­ra­tu­ra fres­ca. El au­tor vi­si­ta Ma­drid pa­ra ce­le­brar (otra vez) el pre­mio FIL de Li­te­ra­tu­ra en Len­guas Ro­man­ces que re­ci­bió el pa­sa­do sep­tiem­bre con un en­cuen­tro en la Ca­sa de Amé­ri­ca con la crí­ti­ca li­te­ra­ria y co­la­bo­ra­do­ra de ABC Mer­ce­des Mon­many. —Ha­ce unos me­ses, en el dis­cur­so que dio cuan­do re­ci­bía el FIL, se la­men­ta­ba de que no te­nía nue­vas ideas so­bre las que escribir. ¿Con­ti­núa sin ideas? —Ya no es así. Es­toy pre­pa­ran­do una película, aun­que no es exac­ta­men­te lo mis­mo que escribir un li­bro. Es­pe­ro que des­pués de es­to lle­gue otro li­bro. —Co­mo au­tor de no fic­ción, ¿qué es lo que bus­ca en la reali­dad? ¿Qué ne­ce­si­ta una his­to­ria pa­ra ser con­ta­da? —Es una pre­gun­ta di­fí­cil. Por su­pues­to, hay his­to­rias que to­do el mun­do es­tá de acuer­do en que son bue­nas his­to­rias. Pe­ro eso es dis­tin­to de que una his­to­ria sea con­ve­nien­te pa­ra mí. Ten­go que te­ner ese sen­ti­mien­to, un po­co ab­sur­do, un po­co pre­ten­cio­so, de que soy la úni­ca per­so­na en el mun­do que pue­de escribir esa his­to­ria. Aun­que sea un po­co me­ga­ló­mano. Yo creo que es­te ti­po de me­ga­lo­ma­nía es ne­ce­sa­ria pa­ra escribir un li­bro. —¿Por qué? —Por­que ne­ce­si­ta mu­cho tra­ba­jo. Tie­nes que creer que esa his­to­ria te es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra ser con­ta­da. —Ha es­cri­to so­bre per­so­na­jes tan dis­tin­tos co­mo el es­cri­tor y po­lí­ti­co ru­so Eduard Li­mò­nov o el ase­sino Jea­nC­lau­de Ro­mand. ¿Qué es lo que in­tere­sa, lo que bus­ca, en los per­so­na­jes? —Una de la ra­zo­nes pa­ra escribir li­bros, sean de fic­ción o de no fic­ción, es te­ner la sen­sa­ción de qué pa­sa­ría si no fue­ras tú mis­mo, có­mo se­ría te­ner la ex­pe­rien­cia vi­tal de gen­te que no seas tú. In­ten­to en­ten­der y des­cri­bir ex­pe­rien­cias vi­ta­les que son dis­tin­tas a las mías. Y tam­bién, aun­que es­tos per­so­na­jes sean muy di­fe­ren­tes, bus­car si hay al­gu­na si­mi­li­tud con­mi­go. Y tam­bién en qué so­mos di­fe­ren­tes. Gra­cias a Dios no soy un ase­sino (ríe). —Sue­le de­cir­se que sus li­bros son au­to­bio­grá­fi­cos, que siem­pre es­tá es­cri­bien­do so­bre sí mis­mo. —Eso es así en par­te. De­pen­de del pun­to de vis­ta. Si ves mis li­bros co­mo obras de in­ves­ti­ga­ción, co­mo re­por­ta­jes pe­rio­dís­ti­cos, es­toy muy pre­sen­te, qui­zás de­ma­sia­do. Pe­ro si con­si­de­ras es­tas obras co­mo si fue­ran una suer­te de au­to­bio­gra­fía, es­toy muy po­co pre­sen­te, co­mo un vein­te o un trein­ta por cien­to so­lo. Pa­ra una au­to­bio­gra­fía no es mu­cho. —En «Ca­lais» ya tra­tó el te­ma de los in­mi­gran­tes, tan en bo­ga por los úl­ti­mos su­ce­sos en el Me­di­te­rrá­neo. ¿Le gus­ta­ría escribir so­bre es­te dra­ma? —Sí, pe­ro creo que ten­dría que en­con­trar la for­ma de ha­cer­lo, co­no­cer a al­guien... Es al­go muy mis­te­rio­so lo que ha­ce po­si­ble escribir una his­to­ria lar­ga so­bre al­guien o al­go. Ne­ce­si­ta­ría en­con­trar al­go muy con­cre­to que me de ese sen­ti­mien­to del que ha­blá­ba­mos an­tes.. —En el mis­mo dis­cur­so alu­di­do, us­ted ter­mi­na­ba ha­blan­do de la li­ber­tad y la ge­ne­ro­si­dad. Me gus­ta­ría pre­gun­tar­le por lo que es­tá ocu­rrien­do en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, don­de esas ideas pa­re­cen bri­llar por su au­sen­cia.

En la piel del otro «Una de las ra­zo­nes pa­ra escribir li­bros es la sen­sa­ción de qué pa­sa­ría si uno no fue­ra uno mis­mo» «A san­gre fría» «Es un li­bro que tie­ne una in­fluen­cia inevi­ta­ble en to­do au­tor que in­ten­te escribir un cri­men real»

—Ob­via­men­te, el pre­si­den­te Trump no es­tá sien­do ge­ne­ro­so. Po­dría dar­le mi vi­sión co­mo ciu­da­dano, co­mo lec­tor de pe­rió­di­cos. Pe­ro mi vi­sión co­mo es­cri­tor… No lo sé. Ne­ce­si­ta­ría tra­ba­jar mu­cho, in­ves­ti­gar mu­cho el te­ma. Y no lo he he­cho has­ta aho­ra.

—¿Por qué pre­fie­re se­guir es­cri­bien­do li­bros de no fic­ción en lu­gar de obras de fic­ción?

—No es una cuestión de pre­fe­ren­cia. Es­cri­bo no fic­ción por­que es lo que sien­to que pue­do escribir aho­ra.

—En es­te sen­ti­do, ¿có­mo le in­flu­yó la lec­tu­ra de la no­ve­la de Tru­man Ca­po­te «A san­gre fría»? ¿Fue el li­bro que cam­bió su ca­rre­ra co­mo es­cri­tor?

—No creo que cam­bia­ra mi ca­rre­ra, pe­ro fue un li­bro muy im­por­tan­te pa­ra mí. Es un li­bro que creo que tie­ne una in­fluen­cia inevi­ta­ble en to­do es­cri­tor que in­ten­te escribir la his­to­ria real de un cri­men. Es una obra maes­tra.

—¿Qué otros au­to­res le han mar­ca­do co­mo Ca­po­te?

—Mu­chos, mu­chí­si­mos. Dos­toievs­ki, Flau­bert, Phi­lip K. Dick…

—To­do es­cri­tor empieza co­mo lec­tor...

—Yo creo que des­cu­brí que que­ría ser es­cri­tor cuan­do era un ado­les­cen­te. Sal­tar de la lec­tu­ra a la es­cri­tu­ra fue un pro­ce­so na­tu­ral.

—¿Se plan­tea vol­ver a la fic­ción?

—No ten­go na­da pla­nea­do, ¿pe­ro por qué no?. No ten­go na­da en con­tra de la fic­ción. Yo leo fic­ción. Me en­can­ta la fic­ción. Si al­gún día ten­go una idea pa­ra un li­bro de fic­ción lo es­cri­bi­ré con pla­cer.

—Por cier­to, esa película que es­tá es­cri­bien­do, ¿es fic­ción o do­cu­men­tal?

—Es am­bas (di­ce en­tre ri­sas).

—Es­cri­be no­ve­las, li­bros de no fic­ción, pe­lí­cu­las… ¿Có­mo se mue­ve en­tre gé­ne­ros tan dis­tin­tos?

—Es siem­pre el mis­mo tra­ba­jo: tra­tar de en­ten­der al­go so­bre el mun­do, so­bre las ex­pe­rien­cias de la gen­te, so­bre mí, y ex­plo­rar el te­ma de la for­ma más se­ria y pro­fun­da que lo pue­da ha­cer. Y no im­por­ta si es fic­ción, no fic­ción, un li­bro o una película. Es lo mis­mo.

BELÉN DÍAZ

Em­ma­nuel Ca­rrè­re, ayer du­ran­te la en­tre­vis­ta con ABC en la Ca­sa de Amé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.