«ESE EDI­FI­CIO»

ABC (Castilla y León) - - LA TERCERA - POR SE­RA­FÍN FANJUL SE­RA­FÍN FANJUL ES MIEM­BRO DE LA REAL

«Los pro­mo­to­res de la ex­hu­ma­ción de Fran­co sa­ben de so­bra que se­rá un abs­ce­so pu­ru­len­to de odio y ren­cor pa­ra el fu­tu­ro, ma­yor en la me­di­da en que el Dr. Sán­chez y ami­gue­tes ahon­den en la má­xi­ma de Ro­drí­guez («Nos con­vie­ne que ha­ya ten­sión»), trans­mu­tan­do el Va­lle en un par­que te­má­ti­co de la pro­gre­sía. Aho­ra no lo es del fran­quis­mo. Es, sim­ple­men­te, un ce­men­te­rio»

SE­GU­RA­MEN­TE, por nar­ci­sis­mo his­pano o por co­ba a los que man­dan, los es­pa­ño­les te­ne­mos la ten­den­cia a con­si­de­rar­nos pun­te­ros en to­do, bueno y ma­lo, y por con­si­guien­te, a en­sal­zar has­ta los cuer­nos de la lu­na a los go­ber­nan­tes de ca­da mo­men­to: si a Fran­co lla­ma­ban «Fa­ro de Eu­ro­pa», o «La es­pa­da más lim­pia de Oc­ci­den­te», sus su­ce­so­res se au­to­pro­cla­ma­ron –ne­mi­ne dis­cre­pan­te– au­to­res y pro­ta­go­nis­tas de la «Tran­si­ción mo­dé­li­ca, que se es­tu­dia en las me­jo­res uni­ver­si­da­des del mun­do». Y et­cé­te­ra, to­ma pa­le­tos. De ahí que tam­bién es­te­mos con­ven­ci­dos de dis­fru­tar de la iz­quier­da más pa­lur­da y ne­cia del or­be. O, por lo me­nos, de Eu­ro­pa. Pe­ro la co­sa no es pa­ra tan­to y se ad­mi­ten apues­tas.

La Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa –que tan po­si­ti­va fue a la lar­ga pa­ra la Hu­ma­ni­dad– tie­ne sus agu­je­ros feos. Du­ran­te el Te­rror, la Con­ven­ción Na­cio­nal acor­dó el 31 de ju­lio de 1793 «des­truir el pró­xi­mo 10 de agos­to las tum­bas y mau­so­leos de los re­yes pre­ce­den­tes, los eri­gi­dos en la igle­sia de Saint-De­nis, en tem­plos y otros lu­ga­res en to­da la Re­pú­bli­ca». Asi­mis­mo, se ordenó la «eli­mi­na­ción de los sím­bo­los feu­da­les de los se­pul­cros de no­bles y prín­ci­pes en to­dos los edi­fi­cios de la Re­pú­bli­ca». Al­gu­nos mau­so­leos se des­mon­ta­ron pa­ra su con­ser­va­ción por la Co­mi­sión de Be­llas Ar­tes: ¡Al fin he­re­de­ros de los Ilus­tra­dos! Pe­ro las ex­hu­ma­cio­nes, sa­queos y destrozos, ma­yo­ri­ta­rios, se pro­du­je­ron en es­pe­cial en­tre el 6 y 8 de agos­to si­guien­te y en­tre el 12 y 25 de oc­tu­bre, cu­yo tes­ti­go prin­ci­pal fue Dom Poi­rier. Al­gún ca­dá­ver, en buen es­ta­do (el de En­ri­que IV) se ex­pu­so al pú­bli­co du­ran­te va­rios días, otros ex­ce­si­va­men­te de­te­rio­ra­dos y he­dion­dos se desecha­ron de in­me­dia­to. Pe­ro se ro­ba­ron, co­mo fe­ti­ches o pa­ra ne­go­ciar, uñas, pe­los, hue­sos de 170 per­so­nas (46 re­yes, 32 reinas y 63 in­fan­tes, amén de dos do­ce­nas de prio­res de la aba­día: to­do un ré­cord). Las di­nas­tías Va­lois y Bor­bón aca­ba­ron en dos fo­sas co­mu­nes cu­bier­tas de cal vi­va y tie­rra.

De las com­pli­ca­das pe­ri­pe­cias de las re­li­quias no po­de­mos ha­blar y omi­ti­mos nu­me­ro­sos de­ta­lles ma­ca­bros. Aque­llos frag­men­tos an­du­vie­ron de co­lec­ción en co­lec­ción, u ofre­ci­das en ven­ta, en la Res­tau­ra­ción, a Luis XVIII, has­ta dar en el Mu­seo Ta­vet-De­la­cour de Pon­toi­se, don­de se ha­llan res­tos más o me­nos reales. Se in­ten­tó rein­hu­mar los cuer­pos, muy da­ña­dos por la cal vi­va, con dig­ni­dad y se­rie­dad, lo que ha­bía fal­ta­do a los jus­ti­cie­ros re­vo­lu­cio­na­rios y que yo –des­de lue­go– no pue­do ni ima­gi­nar en el Dr. Sán­chez y de­más com­pa­dres.

Nun­ca fui fran­quis­ta –so­bre to­do cuan­do, sién­do­lo, se po­dían lo­grar no­ta­bles le­di­cias pa­ra el cuer­po y has­ta pa­ra el al­ma– y ser­lo a es­tas alturas só­lo tie­ne sen­ti­do, nos­tál­gi­co y sen­ti­men­tal, pa­ra quie­nes lo fue­ron de co­ra­zón. To­da mi fa­mi­lia, por los dos la­dos, era de de­re­chas y lo pa­sa­ron muy mal en la gue­rra, to­dos en zo­na ro­ja: de­te­ni­dos y pre­sos los hom­bres (no ma­ta­ron a nin­guno, aun­que es­tu­vie­ron en un tris), las mu­je­res su­frie­ron re­gis­tros, opre­sión, ham­bre. Pe­ro es­to no me da pa­ra col­gar­me la me­da­lla del abue­li­to «re­pre­sa­lia­do» por el fran­quis­mo (a sa­ber en qué con­sis­tie­ron las ta­les re­pre­sa­lias en ca­da ca­so), que ya se im­po­ne has­ta Ca­sa­do, la es­pe­ran­za del PP, no con­ten­to con au­gu­rar una po­lí­ti­ca fa­mi­liar si­nies­tra, a la vis­ta de los dos ad­lá­te­res que tie­ne a su vera. Y tam­bién Ca­sa­do –no va a per­der com­ba res­pec­to a Ri­ve­ra– afir­ma con­tun­den­te que no de­fen­de­rá «ese edi­fi­cio». Ob­via­men­te, la ba­sí­li­ca y el Va­lle. Pe­ro los pro­mo­to­res de la ex­hu­ma­ción de Fran­co (por aho­ra) no se con­for­man con eso, aun­que ase­gu­ren que así to­dos los es­pa­ño­les vi­vi­rán en paz y bue­na con­cor­dia. Sa­ben de so­bra que se­rá un abs­ce­so pu­ru­len­to de odio y ren­cor pa­ra el fu­tu­ro, ma­yor en la me­di­da en que el Dr. Sán­chez y ami­gue­tes ahon­den en la má­xi­ma de Ro­drí­guez («Nos con­vie­ne que ha­ya ten­sión»), trans­mu­tan­do el Va­lle en un par­que te­má­ti­co de la pro­gre­sía. Aho­ra no lo es del fran­quis­mo: ni la tum­ba de Fran­co in­cor­po­ra adorno ni adi­ta­men­tos de­co­ra­ti­vos. Ni hay pa­ne­les, fo­to­gra­fías o pa­ra­fer­na­lia al­gu­na pa­ra de­nos­tar a los ven­ci­dos. Es, sim­ple­men­te, un ce­men­te­rio.

Si los pro­gres quie­ren do­cu­men­tar­se bien so­bre có­mo mon­tar un chu­rro de su cuer­da, les su­gie­ro vi­si­tar y es­tu­diar a fon­do, pa­ra ex­traer sa­bro­sas en­se­ñan­zas, los Mu­seos de la Re­vo­lu­ción de La Ha­ba­na, Gua­na­ba­coa, Bahía Co­chi­nos, San­tia­go, don­de pa­la­bras co­mo ob­je­ti­vi­dad, ló­gi­ca, se­rie­dad, de­co­ro o res­pe­to de uno mis­mo es­tán pros­cri­tas. Y no hay du­da de que por acá pro­li­fe­ran dis­cí­pu­los aven­ta­ja­dos que su­pe­rarán los ori­gi­na­les. Un vas­co pro­po­ne di­na­mi­tar­lo. Y a fe que lo ha­ría si pu­die­se, con el aplau­so y/o el re­go­deo de to­da la iz­quier­da, in­clui­da la que, con la bo­ca pe­que­ña, di­ce ser mo­de­ra­da. Se­gún pa­ra qué co­sas, no pa­ra la ven­gan­za con­tra un ca­dá­ver; o pa­ra quie­nes mo­te­jan al mo­nu­men­to de «feo», «ho­rro­ro­so» y otros ad­je­ti­vos igual de ori­gi­na­les y crea­ti­vos, por mu­cho que los opi­nan­tes se las den de ra­cio­na­lis­tas y equi­li­bra­dos. Ras­cas un po­qui­to y, al fin, aso­ma el sec­ta­rio de to­da la vi­da. Acla­ro que a mí –con in­de­pen­den­cia del sig­ni­fi­ca­do, dis­cu­ti­ble o no– me pa­re­ce un mo­nu­men­to gran­dio­so, en per­fec­ta ar­mo­nía con un pa­ra­je her­mo­sí­si­mo y con una cruz (sím­bo­lo por an­to­no­ma­sia de la cul­tu­ra, la so­cie­dad y los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos es­pa­ño­les, en ma­yo­ría abru­ma­do­ra) que pre­si­de y es re­fe­ren­cia de to­do el con­jun­to. Hay po­cos mo­nu­men­tos, de cual­quier signo, equi­pa­ra­bles: ¿Son her­mo­sas las Pi­rá­mi­des de Gi­za o só­lo gran­des? ¿Se acuer­da al­guien de su sen­ti­do re­li­gio­so pro­fun­do? ¿Y de quie­nes las cons­tru­ye­ron?

Una úl­ti­ma su­ge­ren­cia: el Dr. Sán­chez de­be exi­gir –me­jor su­pli­car hu­mil­de­men­te, co­mo ha­cen los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les cuan­do se di­ri­gen a eu­ro­peos– a Ma­cron que ex­hu­me ra­pi­di­to a Na­po­león en Los In­vá­li­dos. Y el pre­si­den­te fran­cés y to­da la na­ción fran­ce­sa de­be­rán im­pe­trar per­dón al pue­blo es­pa­ñol, con fuer­te con­tri­ción atri­bu­la­da, por la in­va­sión de 1808 y sus con­se­cuen­cias. Es­toy se­gu­ro de que el ata­que de ri­sa no ma­ta­rá a la to­ta­li­dad de los fran­ce­ses. Ade­lan­te, va­lien­tes: ¡A mo­ro muer­to, gran lan­za­da!

NIE­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.