SÍ, MA­DU­RO ES UN DIC­TA­DOR

Ne­gán­do­se a ca­li­fi­car de «dic­ta­du­ra» al ré­gi­men cha­vis­ta, Pe­dro Sán­chez no ha­ce sino dar alas a la re­pre­sión que Ni­co­lás Ma­du­ro ejer­ce con­tra su pue­blo y a la rui­na del país

ABC (Castilla y León) - - EDITORIALES -

LA prue­ba más evi­den­te de la uti­li­za­ción sec­ta­ria, y por lo tan­to me­ra­men­te par­ti­dis­ta, que Pe­dro Sán­chez es­tá ha­cien­do de la pa­lan­ca de la lla­ma­da Me­mo­ria His­tó­ri­ca la es­tá apor­tan­do el pro­pio pre­si­den­te del Go­bierno en su gi­ra por Ibe­roa­mé­ri­ca al ne­gar­se sis­te­má­ti­ca­men­te a re­pro­char a Ni­co­lás Ma­du­ro la fe­roz y abra­si­va dic­ta­du­ra que ha im­plan­ta­do en Ve­ne­zue­la. Pa­ra no eno­jar al ca­ci­que bo­li­va­riano, Sán­chez es­tá ha­cien­do ver­da­de­ros ma­la­ba­ris­mos lé­xi­cos con el pro­pó­si­to de «dul­ci­fi­car» un ré­gi­men que ha pro­vo­ca­do un éxo­do de 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas que hu­yen a otros paí­ses pa­ra es­ca­par de la mi­se­ria, la au­sen­cia de li­ber­ta­des y la re­pre­sión sis­te­má­ti­ca, apo­ya­da en la tor­tu­ra, co­mo han de­nun­cia­do las Na­cio­nes Uni­das. Pre­gun­ta­do ex­pre­sa­men­te si Ve­ne­zue­la es hoy una dic­ta­du­ra, el je­fe del Eje­cu­ti­vo res­pon­día: «Yo di­ría que no es un de­mo­cra­cia». To­da una to­ma­du­ra de pe­lo a mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren el cha­vis­mo.

Cua­tro días lle­va Sán­chez en la re­gión, tres paí­ses ha vi­si­ta­do, y aún no se le ha es­cu­cha­do un so­lo re­pro­che a Ma­du­ro y a la ani­qui­la­ción del sis­te­ma de li­ber­ta­des en Ve­ne­zue­la. Y sor­pren­de pues el pro­pio Sán­chez cen­tró bue­na par­te de su vi­si­ta a Chi­le en cri­ti­car el ori­gen y los efec­tos li­ber­ti­ci­das de la dic­ta­du­ra de Au­gus­to Pi­no­chet. En pleno pro­ce­so de la ex­hu­ma­ción de los res­tos de Fran­co del Va­lle de los Caí­dos, el lí­der so­cia­lis­ta se des­pla­zó pa­ra vi­si­tar el Mu­seo de la Me­mo­ria chi­leno y en­tre­vis­tar­se con la hi­ja de Sal­va­dor Allen­de. Tam­bién sa­lu­dó a una «ni­ña de la gue­rra» es­pa­ño­la, hoy an­cia­na, «cu­yo tes­ti­mo­nio y me­mo­ria de­ben guiar­nos hoy y siem­pre», afir­mó Sán­chez. Al pa­re­cer, los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios lo son siem­pre que el au­tó­cra­ta es­té ads­cri­to a la de­re­cha. Cuan­do lo es­tá a la iz­quier­da, sim­ple­men­te «no es una de­mo­cra­cia». ¿Y ya es­tá? Pues no. Ma­du­ro ha to­ma­do co­mo rehe­nes a los ve­ne­zo­la­nos pa­ra man­te­ner­se en el po­der, ha pi­so­tea­do uno a uno sus de­re­chos, ha su­mi­do al país en una rui­na de pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas, se ha in­ven­ta­do par­la­men­tos cuan­do la po­bla­ción le da­ba la es­pal­da en las ur­nas, ha co­lo­ni­za­do los tri­bu­na­les de jus­ti­cia, ha pues­to en mar­cha un apa­ra­to re­pre­sor es­pan­to­so y ha ani­qui­la­do cual­quier atis­bo de pros­pe­ri­dad fu­tu­ra en una tie­rra ri­ca lle­va­da a la ca­tás­tro­fe.

Sin du­da es be­ne­fi­cio­so que la UE apor­te fon­dos pa­ra ayu­dar al dra­ma hu­ma­ni­ta­rio del exi­lio, y que lo anun­cie el pre­si­den­te es­pa­ñol. Pe­ro esos mi­ra­mien­tos lé­xi­cos de Sán­chez con el cha­vis­mo su­po­nen una muy ma­la noticia pa­ra los ve­ne­zo­la­nos. Y es fa­laz tam­bién el ar­gu­men­to que Sán­chez ma­ne­ja co­mo so­lu­ción a es­ta es­pan­to­sa cri­sis: «Ven­drá del diá­lo­go de Ve­ne­zue­la con­si­go mis­ma». La pre­sión in­ter­na­cio­nal y la de­nun­cia son esen­cia­les pa­ra de­bi­li­tar la po­si­ción del ré­gi­men de Caracas. Ayer, el pre­si­den­te de Co­lom­bia, Iván Du­que, no tu­vo pro­ble­ma al­guno en de­fi­nir Ve­ne­zue­la co­mo lo que es, una dic­ta­du­ra. Y Sán­chez de­be­ría co­men­zar a lla­mar a las co­sas por su nom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.