Cam­pa­nas que no oye Madrid

ABC (Castilla y León) - - ENFOQUE - HUG­HES

Si de­mo­cra­cia es res­pe­to a la mi­no­ría, lo de Vic es un atro­pe­llo que ade­más no se ocul­ta; co­mo en un con­cur­so a Vi­lla To­ta­li­ta­ria 2018, mez­cla un to­que de so­ma­tén, la ho­ra del án­ge­lus, un ac­tor­mue­cín y ur­gen­cias co­mo de bom­bar­deo. Al es­cu­char­lo se apia­da uno del no na­cio­na­lis­ta, pe­ro pron­to tam­bién del na­cio­na­lis­ta al que ma­cha­co­na­men­te le re­cuer­dan que no se pue­de des­pis­tar. Aco­go­ta­da la ín­fi­ma mi­no­ría, se di­ri­gen a él: la mo­vi­li­za­ción de sus efec­ti­vos ha de ser per­ma­nen­te, his­té­ri­ca. No ocu­pan la vía pú­bli­ca, el so­ni­do se me­te en las ca­sas.

Lo emi­te el ayun­ta­mien­to: PDECat, Es­que­rra y un gru­po cu­pe­ro. El cons­ti­tu­cio­na­lis­mo–por lla­mar­lo de al­gu­na ma­ne­ra– es un con­ce­jal del PSC.

Es du­do­so que la al­ter­na­ti­va sea un pe­rio­dis­ta con buen pe­lo y un me­gá­fono, o li­brar una ba­ta­lla sim­bó­li­ca en la ca­lle con dos gru­pos pe­leán­do­se de ma­ne­ra in­cruen­ta co­mo en West Side Story. La res­pon­sa­bi­li­dad co­rres­pon­de a las au­to­ri­da­des, aun­que ahí la de­ja­ción de fun­cio­nes es to­tal. La «in­sen­sa­ta» le­gis­la­ción, si qui­sie­ran, ad­mi­te has­ta la di­so­lu­ción de ayun­ta­mien­tos. En un ar­tícu­lo de ha­ce años, So­sa Wag­ner ex­pli­ca­ba que fue un re­cur­so ha­bi­tual en la II Re­pú­bli­ca, pe­ro des­de el 78 se uti­li­zó so­lo en Mar­be­lla. Su apli­ca­ción se aso­cia­ría a me­di­das de ex­cep­ción que se des­car­ta­ron en la cri­sis del año pa­sa­do. La au­to­no­mía lo­cal es­tá me­nos pro­te­gi­da cons­ti­tu­cio­nal­men­te que las co­mu­ni­dad es, pe­ro aña­de una di­fi­cul­tad: po­co pue­de el Es­ta­do allá don­de ya no exis­te. Es po­co rea­lis­ta in­clu­so ima­gi­nar­lo.

En esas co­mar­cas in­te­rio­res se acu­mu­lan fra­ca­sos de di­fí­cil so­lu­ción: la de­re­cha y el li­be­ra­lis­mo es­pa­ñol aban­do­na­ron al re­gio­na­lis­mo, el ca­ta­lán se lo que­dó to­do Pu­jol y esa Ca­ta­lu­ña de fuer­te iden­ti­dad (de Vic era lo de An­gla­da) evo­lu­cio­na ha­cia Es­que­rra y la CUP. Por ges­tos co­mo es­te ve­mos que la mez­cla cu­bano ver da­gue­rian aya es­tá ins­ta­la­da.

Es­to es lo que pro­cla­ma con al­ta­vo­ces el Ayun­ta­mien­to de Vic «No nor­ma­li­ce­mos una si­tua­ción de ex­cep­cio­na­li­dad y ur­gen­cia na­cio­nal. Re­cor­de­mos ca­da día que aún hay pre­sos po­lí­ti­cos y exi­lia­dos. No nos des­vie­mos de nues­tro ob­je­ti­vo, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña»

Fa­cha­da del Ayun­ta­mien­to de Vic, des­de don­de se emi­ten los men­sa­jes se­pa­ra­tis­tas que lla­man a los ve­ci­nos a lu­char por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.